Sección 52, en contra de cómo se realiza la evaluación docente
23 junio, 2015
Alcaldías de SL y Soledad olvidan a escuelas de educación especial
23 junio, 2015

Juan Sarabia, precursor de las libertades

Guillermo Luévano Bustamante

Hay un caso en que la rebelión no es un delito, sino una prerrogativa del ciudadano, y es cuando se ejercita, no contra un gobierno legalmente constituido, sino contra uno ilegítimo y usurpador

Juan Sarabia, 1907

E n octubre de 1920, cuando aún tenía impulso la inercia de los movimientos que echaron finalmente a Porfirio Díaz de la presidencia de la República, murió uno de sus precursores intelectuales, el potosino Juan Sarabia Díaz de León.

No se sabe exactamente qué día de octubre de 1920 murió Sarabia, pero sabemos que nació el 24 de junio de 1882. Si bien se distanció del magonismo más radical, preservó en su trayectoria pública, como periodista y como agente político, una línea ideológica crítica y consistente que le llevó a prisión en diversas ocasiones. Murió joven, cuando aún no comenzaba la contención ideológica de la Revolución Mexicana.

La Alameda de la ciudad de San Luis Potosí lleva su nombre, pero su legado intelectual trasciende la cantera y arboledas del jardín central de la capital potosina. Juan Sarabia fundó, con los Flores Magón y Arriaga, muchos emprendimientos contra el gobierno de Díaz y contra los subsecuentes del régimen posrevolucionario. Participó como periodista en la conformación de El Hijo de El Ahuizote, Regeneración, El Porvenir, Vésper, El Renacimiento, entre otros esfuerzos editoriales en condiciones adversas. Con otros potosinos rebeldes intelectuales como Librado Rivera y Antonio Díaz Soto y Gama, participó en el Congreso Liberal de 1901 en San Luis Potosí y fue secretario del Club Liberal Ponciano Arriaga, como ya he dicho antes en este espacio sobre Díaz Soto y Gama, en una época en que ser liberal significaba más bien ser radical. Por sus militancias y sus dichos fue exiliado en Estados Unidos en 1904. Fue preso político del porfiriato de 1907 hasta la caída del régimen en 1911, en San Juan de Ulúa. Y fue apresado también durante el mandato de Victoriano Huerta, entre 1913 y 1914.

Se postuló a la gubernatura de San Luis Potosí pero fue derrotado por el candidato del carrancismo, que entonces era la posición oficialista por ser la que más fuerza militar tenía en ese momento en la entidad, Juan Barragán. Luego sería electo senador, el mismo año en que falleció. Su conciencia social la adquirió de su propia experiencia vital, como trabajador joven en las minas, como ayudante de impresor, como librero. La prisión no disminuyó sus vocaciones combativas.

El recién entregado premio estatal de periodismo de San Luis Potosí denomina a la categoría de reportaje con el nombre de Sarabia, mucha más falta nos hace un periodismo tan comprometido y denunciante, tan crítico y consecuente, pero lo mismo una ciudadanía más participativa.

No es esta una evocación de un héroe caído como apología de la simple remembranza anecdótica, sino un pretexto para la recuperación histórica de una conciencia necesaria en una sociedad lastimada en sus derechos más elementales que requiere el restablecimiento de las libertades públicas.

Twitter: @GuillerLuevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.