Seduvop atiende a los empresarios inconformes con obras del metrobús
12 abril, 2017
Que no se hable de Panavi
12 abril, 2017

¿Qué hacer con la 61 Legislatura?

Israel López Monsivais

Nuevamente la 61 Legislatura causa polémica. Las dos últimas sesiones ordinarias han ido del zafarrancho a la confrontación con un connotado notario potosino. No entraré en detalle en la diatriba cruzada entre el Congreso local y Leonel Serrato. Lo único que denunciaré es el discurso ofensivo de todos los actores políticos. Los potosinos no merecen estas prácticas políticas.

A mi modo de ver (opinión generalizada), la asamblea local es un desastre. Artículos, columnas, crónicas, fotografías y notas periodísticas guardan registro de los excesos parlamentarios en la entidad tunera. A partir de ahora nos debemos comenzar a preocupar por la 62 Legislatura que será votada en el siguiente proceso electoral.

La reforma político-electoral de 2013 autoriza la reelección inmediata para senadores, diputados federales, presidentes municipales y diputados locales. Los asambleístas locales aún no definen si ellos podrán postularse para su mismo cargo el próximo año. Afirmo que ninguno debe continuar. Toda la Legislatura tiene cola que le pisen.

Aquí entro en una contradicción teórica-práctica. Tengo fe en la reelección como vía para la profesionalización parlamentaria y una administración pública municipal transformadora a mediano plazo. Sin embargo, los actuales congresistas no merecen permanecer en sus curules. Si fueran conscientes y autocríticos darían un paso al costado o cambiarían su actuar en los siguiente meses.

Resumiendo: diputados expulsados, salarios excesivos, compra de autos en tiempos de desigualdad, aguinaldos sin justificación legal, maquillaje de cuentas públicas, triangulación de recursos públicos, plagios legislativos, insultos en sesión, omisión en la regulación de los derechos humanos, pleitos, prepotencia y nepotismo, por mencionar algunas joyitas de nuestros representantes.

La decadencia se ha evidenciado. Cabe destacar que desde hace varios periodos se fue perdiendo la vocación y oficio parlamentario en SLP. Concibo, pues, que las prácticas son heredadas. En cierto sentido, la crisis del régimen se cristaliza en la llamada bancada informal de los broncos. Legisladores que olvidaron su ideología partidaria para imponer sus agendas personales.

Atrás de ellos se encuentra el poder entre las sombras de Cándido Ochoa, que desde las alturas dice y dispone influyendo en las decisiones. En concreto, si los diputados locales quieren terminar decorosamente o si pretenden reelegirse deben dar un giro de 180 grados en su labor. De inicio dos temas: modificación del contrato Panavi y cuentas publicas del ejercicio fiscal 2016.

Compórtense a la altura, no se dejen seducir por el canto de sirenas y actúen como contrapeso. Si quieren volver a ostentar la misma curul o buscar otro cargo dignifiquen la política del Congreso local. Desde este espacio los exhortamos a terminar con los privilegios y excesos económicos al interior de las oficinas de Vallejo. Les quedan algunos meses para concluir como la peor Legislatura de la historia o rescatar las naves quemadas.

Aguijón: ¿Cuándo aparecerá Juan Manuel Carrera López a poner orden en su bancada? ¿Algún día entenderán los panistas que sus pleitos al interior del partido les cuestan elecciones? ¿En la siguiente Legislatura, PVEM, PT, MC y Conciencia Popular mantendrán sus registro?

@francotiradort1

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.