Municipio continúa sin tomar en cuenta a la ciudadanía: vecinos del jardín Colón
29 enero, 2015
Retadora
30 enero, 2015

La alianza no camina

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

Adiós a las curules
¿Miel sobre ojuelas?

Ricarlos I

A hora le tocó a los legisladores panistas decir adiós a sus curules en el Congreso de la Unión, con el otorgamiento de licencia a Xavier Azuara Zúñiga, quien busca contender por la alcaldía capitalina; Sonia Mendoza Díaz, quien quiere ser la abanderada albiazul para la gubernatura, y Felipe de Jesús Almaguer, quien tratará de competir por una diputación local.

Esto claro, si Xavier Azuara ve una resolución a su favor en la impugnación de que es objeto la elección que ganó en diciembre, por parte de Miguel Maza, el aspirante contendiente y quien lo acusa, entre otras cosas, de proselitismo indebido el día de la elección.

La senadora con licencia Mendoza, por su parte, afirma que tendrá que vencer, además del desencanto partidista, el apoyo que la dirigencia nacional quiere dar a Alejandro Zapata, una queja semejante a la que Zapata arguyera como causa de su amago de declinación hace unos meses, pero en la dirección contraria, y que según sus mismas palabras fue lo único que impidió la “imposición” de la dirigencia estatal en la decisión de la militancia.

Entre una cosa u otra, la aspirante panista sostuvo que no renunciaría a sus aspiraciones por nada, una actitud semejante a la anunciada por Eugenio Govea, candidato del Movimiento Ciudadano y muy mencionado como posible abanderado de las izquierdas, tras la caída en desgracia de los Gallardo, de los cuales el padre, Ricardo Gallardo Juárez, ya anunció que ni siquiera por la candidatura a la alcaldía lucharía, cuando por momentos se le llegó a considerar incluso como posible sustituto de su hijo, hoy tras las rejas y en espera de juicio.

Con los candidatos panistas más fuertes, Alejandro Zapata y Sonia Mendoza, decididos a conservar la eventual bandera opositora al PRI, al igual que Eugenio Govea, cuyo pasado albiazul sólo complicaría las negociaciones pero con vínculos familiares que le hacen sentir respaldado, la alianza contra el tricolor podría estar siendo desechada antes de siquiera discutirse.

Y más cuando el PRD en voz de su dirigente estatal, Érika Briones, ya afirmó que de ser señalado este último como candidato del sol azteca por la cúpula nacional, la decisión se acatará sin reclamos.

A menos que cambiara el escenario político de una manera drástica, con la inclusión o remoción de algún actor, la oposición dividida deberá enfrentar a un PRI que oficialmente luce monolítico y firme, aunque los rumores de una grieta fatal cada vez son más fuertes. Las declaraciones de Juan Manuel Carreras en un programa de radio diciendo que confía en que Fernando Pérez Espinosa se mantenga en el PRI tras ser visto con la cúpula de uno de los partidos de izquierda, hacen notar que no todo es miel sobre ojuelas.

Después de todo, incluso Sonia Mendoza reconoció que Calolo es de los pocos legisladores priístas a los que siempre se encontraba en sus giras por todo el estado, haciendo lo mismo que ella, cultivando amistades y haciendo contactos con ciudadanos y militantes por igual, una red de simpatizantes incondicionales que podría, en un momento dado, cambiar de bandera de ser necesario.

Pérez Espinosa, por su parte, afirma que no ha habido acercamientos oficiales para contender por algún partido de izquierda, y que sus relaciones con los integrantes de esos partidos son sólo de amistad.

Mientras tanto, Martín Faz Mora, hoy integrante del consejo electoral local, admitió que la figura de las candidaturas ciudadanas, la única salida que podría tener el electorado ante el desencanto contra los partidos políticos, podrían estar mal reglamentadas y estar desanimando a la participación de los potosinos sin partido. Ya en días anteriores, se dijo que varios aspirantes a la candidatura independiente por la alcaldía podrían no ser capaces ni siquiera de competir entre ellos, pues el tiempo para la reunión de firmas no era, a su modo de ver, suficiente.

JSL
JSL