Desabasto, gasolinazo y esperanza
4 Enero, 2017
¡Hasta luego, Ford!
4 Enero, 2017

La amenaza cumplida

Carlos López Torres

Desconcertado, con la cabeza gacha, el aspirante a empleado de la armadora Ford no pudo contenerse al exclamar: ora sí que nos dejaron como la novia de rancho… nos la aplicó Trump, recalcó el habitante de Villa de Reyes.

El poder de convencimiento del presidente electo del imperio vecino está fuera de toda duda. No sólo porque logró convencer a sus votantes, sino por sus exitosas amenazas que finalmente han doblado a la segunda empresa armadora de Estados Unidos.

Como se recordará la primera empresa trasnacional en doblarse ante la amenazante actitud del próximo mandatario imperial fue Carrier. La pregunta obligada sería Ford. ¿Qué otras seguirán?

Aunque todo mundo conoce la tradicional máxima de los gobiernos estadunidenses que sostiene: Estados Unidos no tiene amigos, tiene intereses, no deja de ser de una ingenuidad grotesca la actitud de los gobernantes neoliberales en turno, quienes no sólo han reiterado una y otra vez su entreguismo incondicional frente al avasallamiento de las trasnacionales, sino una carencia total de previsión frente a la escalada antimexicana del empresario racista.

El atractivo millonario ofrecido por el gobierno de Juan Manuel Carreras López a la armadora Ford para su instalación en este sufrido San Luis Potosí, finalmente poco pudo hacer frente a las endurecidas advertencias del empecinado constructor de muros, a costa, por supuesto, de sus vecinos, a quienes desprecia profundamente como ha sido ya demostrado.

La pérdida de la apuesta por la inversión extranjera en este caso, a costa inclusive de los derechos laborales de los aspirantes, quienes inclusive sin saberlo ya tenían un sindicato que los representaría y un contrato de protección patronal, firmado por la CTM, con salarios bajísimos en comparación con los que paga la trasnacional Ford Motor Company en Estados Unidos, según han contado algunos empleados que lograron ganar en Detroit, Michigan, entre 20 y 30 dólares la hora en su última contratación, antes que la empresa cerrara su fábrica para instalarse en otros países.

Aunque el alcalde de Villa de Reyes, Gabriel Solís Ávalos, asegura que “no se acaba el mundo por la decisión de Ford sobre cancelar su inversión…”, lo cierto es que las cuentas alegres hechas por el edil sobre el gran potencial y competitividad del municipio altamente contaminado, con problemas de tierras y agua, no saldrán como lo pronosticaba hace unos días.

Y es que no se trata sólo de la empresa que dejó colgados de la brocha a sus apostadores, sino del efecto que causará la pérdida de expectativas entre los diversos proveedores atraídos por la instalación de la armadora automotriz.

La decisión de la trasnacional y el triunfo de Trump antes de su toma de posesión, se da justamente en un momento de descontento generalizado en el país por el gasolinazo, el aumento a la energía eléctrica y el gas, en medio de las escandalosas corruptelas de los gobernantes y los despilfarros de la clase política.

Particularmente para nuestra entidad, envuelta en una serie de conflictos agrarios, sindicales, con diversos movimientos ciudadanos cansados de las fallas del gabinete y de la inseguridad prevaleciente, resulta impactante para la población el accionar de Trump y su equipo de duros. ¿Qué sigue?