Medios y periodistas también hemos perdido credibilidad
9 febrero, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: Michoacán: aureola negociada
9 febrero, 2015

La clave como meollo

“El misterio es el elemento clave
de toda obra de arte” Luis Buñuel

Luis Ricardo Guerrero Romero

Al llegar a casa como de costumbre busqué las llaves en esa maleta que me regaló mi madre, ese día no pensé en mi madre y su obsequio, ese día más bien era de noche y me di cuenta de que mis llaves jugaban a la onomatopeya en francés de sí mismas, al dar el primer giro claramente con una entonación franca mis llaves dijeron: clé, y la puerta se abrió. Que dialéctica mágica se suscitó entre porte y clé.

La forma en que hemos utilizado la palabra clave en nuestro idioma ha sido muy variada, tenemos desde luego como Buñuel aduce, la clave como meollo; clave, también se usa en la música para indicar si se tocará en clave de Sol o de Fa; clave es también algo que  hay que descifrar, está en clave, como lo es al mismo tiempo la respuesta del mismo problema, hay asimismo en los instrumentos de percusión un par de palos, ya sea cubanas o españolas que al golpearlas su sonido es particularmente: clik . Ya desde la lengua clásica griega encontramos la palabra κλεις, (cleis) cerrar, como palabra clave de la clave.

La cl se  conmutó a ll, así se generó clave por llave. La clave es la cosa que cierra, como lo vemos reflejado en variadas palabras como: clavo, clavija, claustro (lugar de encierro), esclavo, −quien vive un perpetuo encierro de libertad−, conclusión, excluir −es no censurar algo, incluir− es cercarlo.

En la mitología griega el dios Jano −nombre que dio lugar al mes january−, era el administrador de la llave, la llave que le permitía cerrar un año y darle entrada a otro, un rostro miraba al pasado y otro al futuro. En el latín encontramos que la palabra llave es dicha como: clavis.

En la lengua francesa no se conmutó a doble ll, quedando entonces clef –c/l/i; esto fonéticamente nos hace recordar el famoso click, cuando existe click en alguna situación, es porque hubo un cierre, un circuito perfecto−. Amado Nervo tiene un fantástico poema −a mi criterio por su construcción y colocación de imágenes− intitulado La vieja llave, del cual recupero aquí unos fragmentos: Esta llave cincelada / que en un tiempo fue colgada / (del estrado a la cancela de la despensa al granero) / del llavero de la abuela […] Pobre llave desdentada,  / ¿para que la he de  guardar?

No olvidemos las llaves mecánicas, que son claves para poder aflojar o apretar una tuerca, o las llaves que encierran conjuntos matemáticos {1,3, 33}, como también la que agrupa distintos conceptos en cuadros sinópticos o esquemas. Todas estas llaves-claves, nos ayudan a cerrar o abrir muchos elementos.  Desde antiquísimo vemos el Nem Ankh, cruz ansada como un símbolo de llave para girar a la vida eterna o para abrir la puerta de la vida, y si toda vida humana es dada por la mujer, no es de sorprenderse que el símbolo de lo femenino sea semejante a una llave o cruz ansada invertida como en la que fue crucificado san Pedro según la religión católica, al que por cierto se le atribuye las llaves del cielo,  el cual no imagino el por qué debe estar cerrado. Que el kemetismo me lo explique, mientras  abro de mi casa la puerta, mientras abro de mi casa, mientras abro de mí, mientras abro, mientras.

[email protected]