En el Altiplano, promesas incumplidas, asegura Sonia
6 Abril, 2015
abuso sexual
Investiga la CEDH tortura sicológica a madre de niña robada en Las Mercedes
6 Abril, 2015

La comunidad defraudada

Carlos López Torres

M adrugadores, con el nuevo horario, dos candidatos a presidir la administración capitalina por los dos partidos que se han alternado en la administración de la comuna potosina, sin resultados positivos importantes ambos institutos en lo económico social, igual han salido para ofrecer algunas ideas generales sin precisar objetivos concretos que garanticen la confianza y el bienestar de los habitantes de la demarcación sobreutilizada políticamente.

Abstracto, el candidato del partido tricolor, Manuel Lozano Nieto, promete como objetivos de su gobierno “generar cambios necesarios y mejorar a San Luis Potosí”. La apuesta grande asegura será “la juventud”. Su acompañante Carreras López, candidato a la gubernatura promete a su vez “transformar a San Luis Potosí y hacer un lugar espléndido. ¡Vaya generalidades las de los candidatos!

Por su parte, el candidato azulino Xavier Azuara Zúñiga, al iniciar el camino hacia la presidencia municipal se autoproclamó como el abocado a dirigir la comuna, al subrayar que “el municipio no merece otros tres años de corrupción y mentiras, merece que gente honesta retome los espacios para servir”.

Al medio día, una tercera candidata a la alcaldía, Luz María Lastras, por el partido Movimiento Ciudadano, apareció por el rumbo del mercado de las vías para comprometerse a que en caso de ganar frenaría el ambulantaje que es un serio problema, además de combatir las malas prácticas de gobiernos anteriores, sin mencionar cuáles, por supuesto, que tienen a la ciudad estancada.

Si el municipio es la institución jurídica, política y social, que tiene como finalidad organizar a una comunidad en la gestión autónoma de sus intereses de convivencia primaria y vecinal, lo conducente en las campañas electorales no es prometer y ofrecer discursos, sino escuchar, permitir opinar y recoger sugerencias y propuestas vecinales sobre el apego a la legalidad de los ediles y funcionarios, así como la garantía de la representatividad para todos, sin compromisos partidistas o de grupo, mediante el ejercicio del erario para favorecer los intereses de la colectividad, es decir, de la sociedad en su conjunto.

Hablar con generalidades a los vecinos del municipio capitalino, cuando llevamos algunos trienios de gobernantes azulinos y tricolores que se alternan en el ejercicio de la administración, cuyos mandatos no se han caracterizado precisamente por un manejo eficiente y escrupuloso de la hacienda municipal, ni por la prestación de servicios medianamente aceptables en materia de seguridad pública, abasto de agua y alumbrado público, por citar sólo parte del desastre derivado de ejercicio discrecional del poder, sin la participación real del Cabildo y los ciudadanos en la toma de decisiones, es asegurarnos que tendremos más de lo mismo.

Ofrecernos que se gestionaran recursos federales en la perspectiva de un manejo cada vez más centralizado, y por lo mismo más condicionado, de las participaciones federales; así como la convocatoria a la inversión privada en las diversas áreas municipales, sólo nos convence que “los cambios necesarios y mejoría de San Luis” tendrán un alto costo para los contribuyentes, sin la posibilidad de recuperación de lo que se han llevado las sucesivas administraciones anteriores, como lo demuestra la impunidad que gozan todo tipo de ex funcionarios municipales, de los que no se quiere hablar.