Carlos Salcedo ya es tigre
21 enero, 2019
‘Roma’, nominada a Mejor Película Extranjera en los Oscar
22 enero, 2019
  • Militares y cierre de ducto
  • Pacheco Pulido en Puebla
  • Margarita y Felipe insisten

Julio Hernández López

A los críticos y adversarios del gobierno aspirante a consumar la Cuarta Transformación nacional les cayó como regalo del cielo la precisión que hubo de realizar el equipo obradorista respecto al tiempo que tardó en  ser cerrado el ducto que había sido pinchado en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde horas más tarde se suscitó una tragedia que a la hora de cerrar esta columna había sumado noventa y un muertos y decenas de heridos.

El secretario federal de seguridad, Alfonso Durazo, reconoció el domingo que la tardanza en cerrar ese ducto se debió a que no se consideró “relevante” tal hecho. El lunes, en la conferencia presidencial mañanera, el director de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza (ORO), dio datos que luego llevaron al nuevo Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero (AGeMa) a anunciar que se recolectarán declaraciones y testimonios (de funcionarios federales y estatales) respecto a tiempos y acciones realizadas en aquel poblado de Hidalgo.

Es destemplado el litigio político que se vive entre quienes pretenden adjudicar la tragedia de Tlahuelilpan a las actuales autoridades y quienes consideran que el presente dramático es consecuencia de omisiones y complicidades del pasado lejano y reciente. Al obradorismo se le pretende culpar por no utilizar represivamente a las reducidas fuerzas militares presentes en el lugar para cercar el ducto roto e impedir la presencia de pobladores ahí. De haberse dado esa acometida castrense, hoy estarían desbordadas las acusaciones contra el gobierno federal. También se pretende responsabilizar a Palacio Nacional por el tiempo que se tardó en cerrar el multimencionado ducto.

La batalla obradorista contra la corrupción en general, y contra el robo de combustible en particular, va saliendo del tramo políticamente envenenado que le ha sido construido a partir de Tlahuelilpan, pero evidentemente es solo una batalla más, de una larga guerra en la que naturalmente habrá bajas de todo tipo.

Para disolver la percepción de que se quedaría con la gubernatura de Puebla a la muerte de Martha Erika Alonso, a pesar de que oficialmente Acción Nacional habría ganado esa posición, el partido Morena echó mano de un priista, Guillermo Pacheco Pulido,  quien ha sido presidente municipal de la capital de aquel estado, diputado local y federal y presidente del Supremo Tribunal de Justicia de la entidad, cargo este en el que coincidió con la detención de la periodista y escritora Lydia Cacho, a quien parece aberrante que ahora se “premie” a un personaje de esta catadura política.

Al ahora gobernador interino de Puebla, Pacheco Pulido, se le ha mencionado como financista, por la vía de uno de sus hijos, de la pasada campaña electoral del experredista y ahora morenista Luis Miguel Barbosa. Su elección, sin embargo, fue apabullante: 40 votos a favor y una abstención, ninguno en contra, luego que el panismo se quedó sin carta a jugar, pues Jesús Rodríguez Almeida (exfuncionario de seguridad pública con Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México) no pudo acreditar los requisitos para ser elegido. Pacheco Pulido estará unos meses en el cargo y convocará a elecciones en este mismo año.

En la entrega de este lunes dimos cuenta de la convención nacional de las Redes Sociales Progresistas (creadas e impulsadas por Elba Esther Gordillo) que decidió buscar su conversión en partido político nacional. Ayer mismo, Margarita Zavala y su tripulante esposo, Felipe Calderón, visitaron las oficinas centrales del Instituto Nacional Electoral para iniciar los trámites de solicitud de registro para una asociación política nacional, denominada Libre, como primer paso rumbo a un partido. Pulverizar a la “vacilante oposición” (como la llamó la investigadora Renata Terrazas en un artículo de opinión) terminará ayudando al partido fuertemente hegemónico, Morena, pero al grupo de la profesora Gordillo y a la familia Calderón-Zavala lo que les interesa es crear condiciones para instalar a algunos de sus allegados en futuras candidaturas que por vías plurinominales lleguen a las cámaras.

Ante la evidencia de que esta asociación política, con mirar a convertirse en partido, sería una plataforma para que la esposa de Felipe Calderón Hinojosa volviera a buscar una candidatura presidencial, ella misma descartó tal posibilidad. La asociación “Libertad y Responsabilidad Democrática”, según su dirigente, Zavala Gómez del Campo, no nace “contra ningún partido” ni por situaciones de “coyuntura” o para ir en contra de “quien detenta el poder”. Por lo pronto, la anunciada adhesión de Calderón Hinojosa a esa asociación política le coloca virtualmente fuera del Partido Acción Nacional, al que Zavala había renunciado pero no Felipe. Ellos viajarán por el país a lo largo del presente año para promover su nuevo instrumento político.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, ha dicho que la cámara de diputados ha colocado a este organismo autónomo en una situación crítica, que tendrá consecuencias explícitas “en algún momento del año” en curso, pues no se cuenta con recursos suficientes (San Lázaro quitó 950 millones de pesos al presupuesto solicitado por el INE) para enfrentar sus obligaciones constitucionales. Vaya, vaya.

Hoy, en el 97.7 de Radio Centro en la Ciudad de México (la señal puede escucharse mediante la correspondiente aplicación de internet), debatirán John Ackerman, catedrático e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Javier Lozano Alarcón, expriista, luego panista y nuevamente priista, quien ha ocupado diversos cargos legislativos y gubernamentales. El tema obviamente, es el gobierno obradorista y sus claroscuros. Será de dos a tres de la tarde, en un programa a cargo de un tecleador astillado. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.