Gallardo: oscuro muro amarillo
9 junio, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: Reacomodos de temporada
9 junio, 2015

La ¿defensa? a Sonia

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

Calderón olvidadizo
Clasismo derrotado
Se reaviva el temor

D os personajes nacionales en pugna se apresuraron ayer a presentarse solidarios en defensa de Sonia Mendoza, la panista que al menos en las horas posteriores a la emisión de primeros resultados oficiales sobre la gubernatura no ha podido acreditar una postura triunfadora.

El primero fue Felipe Calderón, quien mostró una gran desmemoria respecto a sus propias cuitas, las del 0.56 por ciento de diferencia con el que se hizo de la Presidencia de la República en 2006, en medio de un gran movimiento social que demandaba revisión del proceso electoral, en su fase de “voto por voto, casilla por casilla”. Como si todo eso no hubiera sucedido, el actual activista en campañas panistas con recursos y personal pagados por el erario se lanzó a señalar por Twitter que “Es importante revisar bien resultados de las actas en SLP y Colima para evitar cualquier duda en elección de Gobernador. @SoniaMendozaSLP” , a lo cual, la aludida contestó “@FelipeCalderon así es amigo, defenderemos cada uno de los votos de las y los potosinos”.

Cierto es que uno de los flancos débiles de Sonia en la grilla panista es su adscripción a las filas en declive de los calderonistas, así que esa intervención felipesca no le ayudó mucho. Aún así, horas después hizo acto de presencia el propio presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, adversario frontal de los calderonistas, quien tuiteó que “Se precipita @EPN declara ganadores antes que concluya el INE los cómputos. Le urge consumar el fraude en Colima y SLP. No lo permitiremos!”

La restauración de una cierta hacha guerrera de blanco y azul tiene como punto de referencia las “incidencias” registradas en el proceso dominical que, a pesar de lo que pudieran significar, no tendrían consecuencia en las “tendencias” ya dadas a conocer por la autoridad electoral, según reportó ésta en un comunicado oficial. La propia Sonia había reconocido la mañana de ayer, en un noticiero de radio que se difunde desde la capital del país, que sería “muy difícil” remontar los datos que dan la victoria al priísta Juan Manuel Carreras.

Otro panista en apuros fue Javier Azuara, el apadrinado por Marcelo de los Santos, quien hubo de apurar el trago amargo de reconocer el triunfo electoral de Ricardo Gallardo Juárez en la contienda por la presidencia municipal capitalina. Azuara desplegó en semanas recientes una campaña clasista que pretendía reservar para él y su entorno, en el que cabían también priístas como Meme Lozano, la etiqueta de la “bondad” frente a la “maldad” que significaría el ahora virtual ganador de la alcaldía. Los buenos contra los malos en versión diseñada por quienes se sintieron poseedores de la clasificación positiva, como si no tuvieran tras de sí esos grupos políticos, panistas y perredistas, una estela de corrupción e ineficacia, de delictividad de cuello blanco.

Ante las derrotas, comienzan a potenciarse las voces que previamente habían advertido de los riesgos de las malas selecciones internas en el PAN, de las imposiciones e insensibilidad de los dirigentes estatales y del desapego de los principios doctrinales de esa organización. El diputado Miguel Maza dijo que es necesario revisar, criticar y componer, para que no continúe esa línea negativa en su partido. Ya aparecerán otras voces, como Alejandro Zapata Perogordo y Octavio Pedroza, que mucho podrán decir, en lo privado o en público, respecto a la enorme pérdida de oportunidades electorales en esta ocasión.

La llegada de Gallardo padre al mando de la capital del estado, y el control adjunto de la presidencia municipal de Soledad de Graciano Sánchez, reaviva el temor de que episodios preocupantes se reaviven y multipliquen. En un escenario de enconos, el gobernador saliente, Fernando Toranzo, forma parte de la lista de adversarios políticos del gallardismo, pues empujó la confrontación de sus mandos policiacos contra los Gallardo, sobre todo contra el hijo, cuando ocupaba la alcaldía soledense.

JSL
JSL