¡Basta, entonces, basta!
11 junio, 2018
Una buena, para casi todos: sí caerá la ‘ley chayo’
11 junio, 2018
  • Meade aprieta contra panista
  • Anaya: Casa Blanca de EPN
  • Acción u omisión de PGR, la clave

Julio Hernández López

Siendo, como es, el candidato del gobierno federal en turno, José Antonio Meade Kuribreña quedaría exhibido como un fanfarrón sin poder, o sin conexión con el centro real de poder, si la muy fuerte subida de tono que ha dado contra su adversario por el segundo lugar de la contienda presidencial, Ricardo Anaya Cortés, no deviene en una expresa acción de la Procuraduría General de la República contra el abanderado del frente PAN-PRD-MC.

Ayer mismo, en una espiral avinagrada que arrancó en Tijuana en el segundo debate entre candidatos presidenciales, ya con la presencia del controlador ejecutivo de la imagen y los disparos propagandísticos de Meade, el publicista Carlos Alazraki (usando el caso de Nestora Salgado para sacar al candidato cuasipriista de su estancamiento) el mencionado Meade tachó abiertamente a Anaya de ser un “vulgar ladrón”. Palabras duras, propicias para una querella judicial del queretano si no se da la mínima base de acción judicial contra Anaya, como lo está solicitando abiertamente quien fue cinco veces secretario de estado.

La evolución del choque entre antiguos aliados retomó un lugar preferente en la agenda política de estos días a partir de la difusión de imágenes y audio en que un hermano del empresario Manuel Barreiro apuntala la versión del lavado de dinero que involucraría a Anaya. Con ese material, el PRI-Gobierno sentó las bases para “justificar” la probabilidad de que el candidato panista sea involucrado oficialmente en la presunción de delitos en el caso de la nave industrial queretana. Los cuatro días de extraño paréntesis en las actividades públicas y viajeras de Meade podrían estar relacionados justamente con la operación coordinada de ese golpe por venir contra Anaya.

Desde luego, todo podría quedar en fuego de artificio. La histórica alianza de intereses entre PRI y PAN podría nombrar embajadores que negociaran un armisticio, para no seguir peleando entre hermanos distanciados mientras se les cuelan tan campantes los adversarios sustanciales del prianismo, que son López Obrador y Morena.

Pero el panista Anaya ha respondido con dureza. Aparte de insistir en que, a su juicio, Enrique Peña Nieto ha sido un corrupto ocupante de Los Pinos, y de insistir en la postura de una eventual búsqueda de cárcel para el priista, ahora ha repuesto en escena el tema de la Casa Blanca, no la estadunidense sino la de las Lomas de Chapultepec, adquirida por Angélica Rivera, la esposa de quien cumple sus últimos meses como habitante de Los Pinos. Anaya, en un video que está por ser pautado en medios electrónicos, propone incluso crear una fiscalía especial para investigar el caso de la alba residencia y “otros escándalos” peñistas.

La clave, en este cruce de excrecencias, habrá de darla en las próximas horas la PGR, órgano absolutamente dependiente de Los Pinos. Si se abre cualquier línea de investigación que expresamente afecte a Ricardo Anaya, se confirmará la plena disposición del PRI-Gobierno para derrumbar a cualquier costo al panista e intentar, también a cualquier costo, la imposición de Meade como supuesto ganador en “hazaña” de última hora. Suficientes evidencias hay del tendido nacional de una red de defraudación electoral y de la existencia de condiciones institucionales propicias (INE, tribunal electoral federal y fiscalía electoral) para ignorar hechos delictivos y permitir la distorsión de la voluntad popular.

Un giro distinto tendría esta historia si las denuncias y exigencias de Meade quedan en la nada y Ricardo Anaya llega al tercer debate, en Mérida, con la aureola de político “antisistema” que es “perseguido” por el actual gobierno y que es el único “dispuesto” a encarcelar a corruptos si llega a Los Pinos. En esta hipótesis, se estaría en presencia de un armado tramposo para fortalecer al “opositor”, Anaya, necesario para que el sistema siga adelante.

Astillas: Pop Group, la empresa usada por el PRI para simular cambios acelerados en las tendencias electorales, ya colocó ayer a José Antonio Meade a cinco puntos porcentuales de López Obrador: 32 por ciento de intención para el tabasqueño, 27 % para el abanderado del PRI y sus aliados, y 24% para Ricardo Anaya. Cantadito… La treta del PRI, para aparentar que Meade alcanza a AMLO y eventualmente lo podría rebasar, reside en lo que llaman el “voto oculto” o los votantes aún “indecisos”, como si ese segmento pudiese tener el próximo primero de julio un comportamiento apabullante a favor del representante de PRI, Verde y Panal… Grupo Mitofsky, por su parte, en datos que dio a conocer ayer, sostiene a López Obrador como lejano puntero, con 47 por ciento de la preferencia “efectiva”, a Anaya como segundo lugar, con 26% y a Meade en tercer sitio, con 22% de esa intención “efectiva” de voto… En la Ciudad de México no hay movimiento real en ese índice de preferencias: Claudia Sheinbaum sigue plenamente adelante, seguida de la perredista Alejandra Barrales, con el tecnócrata postulado por el PRI, Mikel Arriola, en distante tercer lugar… El tema del futbol mundialista va ganando terreno en la atención del respetable público, lo cual necesariamente tiene implicaciones en el resbaladizo y peleado terreno de lo electoral. Lo que suceda con la selección nacional de futbol profesional tendrá repercusiones en el ánimo social… Y, mientras Marcelo Ebrard y Tatiana Clouthier cayeron ayer en la broma tuitera que hablaba positivamente de una joven mexicana exitosa en concursos internacionales, aunque, en realidad, la fotografía del caso se refería a una celebridad del mundo de la pornografía… ¡hasta mañana, con los significativos ataques armados contra un candidato priista a diputado federal en Piedras Negras (el cual falleció) y contra un director de la facultad de derecho de la universidad autónoma (herido, antes director de averiguaciones previas en el gobierno estatal) de Coahuila, donde Meade cerrará campaña, acogido al imperio de los Moreira!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.