Inhabilitación
1 marzo, 2017
Ford se queda…
1 marzo, 2017

La inseguridad al día

Carlos López Torres

Desde varios flancos (perdón por usar un terminajo militar), el pequeño Peña Nieto, Presidente de la República que no logra remontar los bajos niveles de popularidad, recibió en su reciente visita a la entidad algunos desmentidos sobre su afirmación de que San Luis potosí es una de las entidades más seguras.

En el frente de guerra contra la delincuencia organizada a cargo de las desprestigiadas fuerzas armadas, previó a la llegada del pequeño Enrique Peña, aparecieron dos hombres ejecutados en el peligroso río Santiago, como un desafiante mensaje al titular del Ejecutivo federal, así como un mentís al gober Juan Manuel Carreras, quien lleva toda su administración prometiendo que mejorará sustancialmente el clima de seguridad en el estado, y de paso a Ricardo Gallardo, alcalde capitalino, a quien no se le conoce proyecto alguno en la materia.

Mientras los jefes policiacos federales, estatales y municipales desplegaban un numeroso operativo para cuidar y proteger al pequeño presidente, los malos (perdón otra vez por el lapsus) recrudecían su batalla por la plaza potosina, en tanto los genízaros de los tres niveles tundían a toletazos y empellones a un grupo de manifestantes que en uso de la libertad de expresión, acudieron para señalarle a Peña el terrible caso de Ayotzinapa aún sin concluir.

No fue muy lejos por la respuesta a sus temerarias declaraciones sobre la seguridad en el estado, cuando dos directivos de organismos empresariales le salieron al paso al señalarle que “esto no puede seguir así” y demandar una pronta evaluación de las dependencias que tienen que ver con la seguridad, cuyos resultados no pueden ser más desalentadores ante la persistente ola de violencia que, cual flagelo, recorre al entidad por sus cuatro puntos cardinales.

Sin embargo, en declaración interesada, y por supuesto, a la usanza  del viejo PRI, la diputada local Martha Orta Rodríguez, aceptando que los niveles de inseguridad e incidencia que tenemos “en algunos municipios” son reales, concluyo rápidamente que es necesario que el Ejército permanezca en las calles.

O sea, las declaraciones del pequeño Peña, como muchas otras que le publican cotidianamente, no tienen sustento alguno. Y en cuanto la insistencia de mantener la entidad y la zona conurbada de la capital como se ha hecho todo lo que va del sexenio, en la inseguridad cotidiana, mientras las balaceras se multiplican y el vandalismo se instala en las aterrorizadas colonias capitalinas y de Soledad, pareciera que continuará ahora con el dicho de que San Luis Potosí es una entidad segura. ¿Usted qué piensa estimado lector?