Los que nos gobiernan; ingobernabilidad familiar
25 Junio, 2015
Amotac “desquiciaría” la ciudad si gobierno no atiende sus peticiones
25 Junio, 2015

La Marcha de Zacatecas

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

Recriminaciones a los locales
Bajan las ventas en Obregón
Vienen protestas en el Cobach

A yer, la caravana por la democracia zacatecana (o como algunos de ellos dicen, un poco en broma, la Marcha de Zacatecas) pasó por San Luis Potosí, dejando varias preguntas en el aire a la clase política local. Después de la rueda de prensa, off record varios de ellos recriminaron ácidamente la prestancia con que buena parte de la oposición reconoció los resultados, además de hablar sobre cómo sospechan que incluso algunos de sus partidos, a nivel nacional, “autosabotearon” a sus candidatos, tanto en el vecino estado como en San Luis Potosí.

En primera instancia, llama la atención de esta caravana que sean candidatos de todos los partidos, salvo el Verde, los que se encuentran inconformes y reclamando el resultado. Estamos acostumbrados a que en San Luis Potosí ciertos institutos políticos mantienen alianzas que en ocasiones se antojan eternas cuando de un tema “importante” se trata, como fue el caso de la gubernatura del estado, en el que la alianza PRI-Verde incluyó a Nueva Alianza.

Claro que dichas uniones no siempre aplican para los puestos menores, díganse diputaciones locales y alcaldías, cosa que no se presentó en las elecciones zacatecanas, diferenciando enormemente el caso potosino del de nuestros vecinos plateros. Había más cosas (y salarios) en riesgo, pues.

Aún así, la sensación de “traición” al interior de los partidos se mantiene, como señalaron algunos ex candidatos de la entidad presentes en el mitin de apoyo a la causa de los de Zacatecas, específicamente en el caso del PAN, cuya aguerrida ex candidata Sonia Mendoza fue echada de menos por los panistas presentes, dada la combatividad que mostró en los primeros días posteriores a la elección, y también el caso de Ricardo Gallardo, hoy símbolo del perredismo (o gallardismo) que felicitó a Juan Manuel Carreras con un amplio espectacular que causó que más de una ceja se arqueara en la zona de Lomas.

Respecto al actuar del PRD, entre la plática, salió a relucir el hecho de que prácticamente nunca haya tenido un candidato propio, sino sólo al aspirante priísta inconforme del momento.

Campana

Conforme pasan los días, las ventas bajan en la calle Obregón, debido a las obras de remodelación que se iniciaron con retrasos, primero para evitar precisamente un gran impacto en los comercios, luego porque el ayuntamiento capitalino se declaró en quiebra. Hasta hoy no tienen los locatarios de la zona una cifra exacta, pero con sólo algunos días, afirman que la caída es más grave de lo que pensaron, pues al cerrarse también las calles aledañas, son muy pocos los que transitan a pie por las áreas donde el empedrado se encuentra ya removido.

Y es en días tan malos para la venta que surgen preguntas entre los afectados sobre la utilidad de la obra, pues cuando ven el caso de Arista, con árboles centenarios talados y vitrinas arqueológicas que no dejan ver lo que se supone deberían mostrar, gracias a la humedad, el aliciente de tener una mejor circulación y un cableado subterráneo, pasan a ser mero asunto cosmético.

Viven al día, como la mayoría de los potosinos, y salvo casos de tiendas “obligadas” como las cadenas de electrodomésticos o las de computación, con accesos alternos y disponibles, muchos de ellos expresan su temor de que, de nuevo, las obras se retrasen con el cambio de gobierno y con esto, la eventual recuperación de sus ventas no llegue.

Campana

Mañana, nuevamente los profesores del Colegio de Bachilleres se presentarán ante las autoridades educativas, exigiendo que se resuelvan los casos de violaciones a derechos laborales, nepotismo y demás agravios que el sistema a nivel estado mantiene. Ya en meses anteriores habían bloqueado vías de la capital debido a los retrasos en el pago de aguinaldos y otras prestaciones, y exigían la destitución de Mónico Jiménez Medina, un hombre “de confianza” del anterior director, Helios Barragán Farfán, y que durante su gestión fuera señalado por haber ostentado el poder en el sistema de manera casi monárquica.

Cabe recordar que no son los primeros señalamientos contra Mónico Jiménez, pues en 2014 se acusó al Colegio de Bachilleres de tener irregularidades en su administración por más de seis millones y medio de pesos. Además, cuando ocurrió una protesta de padres de familia y algunos maestros contra la directiva del plantel 19 el pasado enero, la decisión salomónica del Colegio de Bachilleres estatal para terminar el problema, fue “reubicar” a los tres profesores que pidieron la remoción.

JSL
JSL