El mismo giro
10 noviembre, 2015
Por pura lógica
10 noviembre, 2015

La migración como supervivencia #AligerandoElPaso

Guillermo Luévano Bustamante

E sta es la tercera vez que la columna periodística Altermundi se dedica a promover una noble campaña de coadyuvancia con las personas migrantes que atraviesan por San Luis Potosí. Como bien se sabe, nuestro estado es punto de cruce para la migración que procede de Centroamérica y que se dirige a Estados Unidos. Pues desde hace algunos años un grupo de organizaciones y colectivos de San Luis Potosí llevan a cabo una campaña de solidaridad con esas personas migrantes.

El asunto es que los gobiernos desconocen la condición de sujetas de derechos fundamentales a todas las personas que no poseen una calidad migratoria regular. Parece que el hecho de que no posean la ciudadanía y que estén impedidas para votar y ser votadas implicara que no tienen ningún otro derecho humano.

Las personas migrantes que pasan por nuestro país de la manera en que llaman “ilegal” son víctimas de numerosas violaciones a sus libertades. Es frecuente que sean extorsionadas por las policías federales, estatales, municipales, agredidas incluso por agentes de migración, hostigadas por la delincuencia organizada y, las mujeres, además, agredidas sexualmente.

La campaña #AligerandoElPaso busca sensibilizar a la población local en que quienes migran tienen derechos y debe respetarse su dignidad; contribuye a visibilizar el tema como un problema asociado a la desatención de los gobiernos, tanto los de los lugares de origen como los involucrados en el tránsito y movilidad, especialmente internacional; pretende también acopiar enseres diversos que quienes viajan en condiciones de necesidad requieren especialmente; finalmente permite convivir a quienes integran y organizan las actividades con un grupo de migrantes en la Casa de la Caridad Hogar del Migrante de San Luis Potosí, para aliviar al menos un día de las penurias que implican los desplazamientos, casi siempre obligados.

Esta campaña modesta, por supuesto, no remedia los males graves que originan la expulsión de personas, que tiene que ver con el modelo económico capitalista y la precarización de los derechos sociales; esta campaña tampoco agota las violencias que viven quienes mudan su lugar de residencia en busca de sobrevivir. Lo que sí hace, es que ayuda a dar calidez un día, a llamar la atención de la población local que suele estigmatizar y prejuzgar a las y los migrantes. Y ya por eso creo que es importante.

La valiosa cooperación de las organizaciones Vida sobre ruedas, AC, Educación y Ciudadanía, AC, Nómadas sin rumbo, Colectivo Praxis Combativa, “EPISTEME, AC”, Centro de Derechos Humanos Samuel Ruiz, AC, Clínica de Derechos Humanos de la UASLP, Cáritas, AC, Colectiva La Castilla Combativa, Red Diversificadores Sociales, AC, comunidad terapéutica Vista Hermosa, hace este esfuerzo posible y lo hacen crecer en alcances y logros.

La campaña invita a la sociedad a donar los siguientes artículos:

Mochilas, cachuchas, ropa limpia y en buenas condiciones (para hombre, mujer, niños y niñas): zapatos de suela antiderrapante, calcetines, tenis, suéteres, chamarras, sudaderas, rompevientos, playeras, camisas de manga larga, ropa interior. No ropa blanca, no tacones, no vestidos; productos de aseo personal en presentaciones pequeñas: pasta de dientes, jabones, rastrillos, bloqueador solar, cepillos de dientes, crema para el cuerpo, champú, desodorante; artículos higiénicos: papel de baño, toallitas húmedas, toallas sanitarias, gel antibacterial, pañales; artículos varios: block de notas, plumas, tarjetas telefónicas Ladatel (para teléfonos públicos), mapas de la República (de preferencia con rutas), cerillos, pomada contra picadura de insectos, VickVapoRub, artículos de primeros auxilios; bebidas y alimentos. Botellas de agua, suero líquido o en sobres, bebidas rehidratantes, barras de cereales, alimentos enlatados con abrefácil, galletas dulces o saladas; mecate: que servirá para amarrarse al tren por las noches y evitar caídas.

Los centros de acopio se ubican en la ciudad de San Luis Potosí, en las siguientes direcciones: Iturbide 815, Cuauhtémoc 742, Vallejo 885, Comonfort 1005, Sierra Leona 550, Francisco Zarco 136, 5 de Mayo 620.

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.