deuda
PRI e Iglesia proponen consulta ciudadana sobre las uniones gays
27 noviembre, 2015
Profesores de telesecundaria reconocen trabajo de Finanzas
27 noviembre, 2015

Las burocráticas maneras de la Secult

Ignacio Betancourt

El círculo perverso en que todo tipo de autoridades a lo largo y lo ancho del territorio nacional hacen y deshacen a su antojo con absoluto descaro es posible por dos razones principales (me parece): la indiferencia ciudadana frente a los atropellos y la construcción de leyes y normatividades elaboradas por las propias autoridades, para que en cumplimiento de esas mismas leyes puedan agredir a la ciudadanía con total impunidad; un ejemplo notable de tal situación lo constituye la forma como el secretario de Educación Pública hace cumplir la ley, apoyado en miles de policías e ignorando olímpicamente la deplorable situación en que se encuentra la mayoría de las escuelas del país o la pobreza extrema de millones de alumnos (según la OCDE: el gasto total de México por estudiante es uno de los menores de los países que la integran).

Trasladando dicha actitud a la situación local del estado de San Luis Potosí la encontramos, por ejemplo, en las maneras como Armando Herrera, nuevo secretario de Cultura, intenta excluir la participación ciudadana de las burocráticas maneras en que la Secult está acostumbrada a proceder en cuestiones culturales determinadas por el Estado (que obviamente no son las que la ciudadanía genera para su propia cultura). Señalando el caso específico del Centro Cultural Mariano Jiménez la Secult utiliza a Emilio Delgado (ex encargado de dicho lugar aunque aún sigue cobrando en él) quien ahora se dedica a promover cartas con firmas de cómplices y beneficiarios de su burocrático proceder para denostar a quienes se atrevieron a impedir la arbitraria decisión de desaparecer ese centro cultural, únicos documentos en los que se apoya Armando Herrera para agredir a académicos y artistas que  actualmente coordinan el Mariano Jiménez a través de una Comisión Mixta aprobada por la Subsecretaría de Gobernación del Estado desde octubre del año anterior, misma que de manera inédita incluye el punto de vista ciudadano para el funcionamiento del Centro.

Resulta tan autoritaria e irracional la manera estatal de cumplir con la encomienda de apoyar la actividad artística de los ciudadanos (a su debido tiempo se presentarán las pruebas de lo anterior) que cualquier punto de vista ajeno a sus decisiones se vuelve atentatorio para su legalidad y la consecuente impunidad a la que se han habituado, obviamente contando con la complicidad explícita e implícita de la llamada comunidad cultural a la que han reducido a una pequeña minoría tradicionalmente beneficiada con apoyos que unilateralmente decide otorgarles la burocracia en turno, por cierto nunca a favor de los intereses de creadores jóvenes o independientes.

Los ataques realizados por Emilio Delgado y sus cómplices (anónimos y no tanto) con la anuencia de la “nueva” Secult en contra del Colectivo de Colectivos para seguir medrando en el centro cultural; pretenden lograrlo a través de cartas con firmantes manipulados, únicos argumentos a los que significativamente otorga credibilidad Armando Herrera con la complacencia de Arturo Gómez Díaz quien hace dos semanas intentó una torpe agresión contra los colectivos (llegó de improviso con fotógrafos y funcionarios dizque a tomar posesión del Centro) utilizando el nuevo puesto creado para él con la denominación de Director de Gestión y Seguimiento (más gastos inútiles cuando a los verdaderos creadores se les niegan los más insignificantes apoyos). Lo anterior es una prueba elocuente de la manera en cómo ha actuado tradicionalmente la Secult y cómo pretende preservar tal estilo la “nueva admistración”. Si la ciudadanía involucrada en los asuntos culturales no se decide a participar seguirán en lo mismo, no se trata de quitar a algún funcionario o conseguir chamba, simplemente hay que cambiar lo nefasto. Quienes impidieron que el Mariano Jiménez desapareciera no pretenden apropiarse del Centro, simplemente señalan la corrupción que inunda el habitual funcionamiento de la Secult y por ahora prevenir contra quienes desean prentarse como algo diferente en esa cotidiana putrefacción que es la burocracia cultural del Estado. Por cierto el Colectivo de Colectivos Mariano Jiménez forma parte del Consejo Ciudadano para el Desarrollo Cultural del Estado, convocado por el Municipio.

El próximo jueves 3 de diciembre a las ocho de la noche se presentará en el museo Federico Silva (jardín de San Juan de Dios) el libro Teatro Zopilote 1967-1997, una memoria fotográfica de treinta años de actividad teatral ininterrumpida realizada por Teatro Zopilote, grupo nacido en la ciudad de San Luis Potosí que desde finales de los años setenta se trasladó a la ciudad de México. El magnífico libro fue editado en el DF por el Centro de Investigaciones Teatrales Rodolfo Usigli (CITRU), el Conaculta, el INBA y el Centro Nacional de las Artes, la edición será comentado por Rodolfo Obregón director del CITRU y por Julio César López, investigador teatral, entre otros participantes.

Del poeta hidalguense Ignacio Rodríguez Galván (Tizayuca 1816-La Habana 1842) considerado el “primer poeta romántico de México”, va su poema de 1837 titulado El licenciado Muñoz: I Decid que es el tirano/ modelo de virtud,/ y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataud.// ¿No miráis como vaga sañoso/ tras la reja el tirano Muñoz,/ como tigre sangriento, espantoso,/ como pálido espectro feroz?// Decid que es el tirano/ modelo de virtud,/ y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataud.// II Devorado su pecho de envidia,/ él nos mira ligeros danzar./ y medita quizá una perfidia/ porque el gozo no puede encontrar.// Decid que es el tirano/ modelo de virtud./ Y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataud.// III Apartad de su reja los ojos,/ o pedidle humillado perdón./ Que si no, provocáis sus enojos/ y os sepulta en oscura mansión.// Decid que es el tirano/ modelo de virtud,/ y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataud.// IV No ceséis de bailar un momento,/ y después dulce vino bebed,/ que entre tanto el tirano sangriento/ quizá apaga con sangre su sed.// Decid que es el tirano/ modelo de virtud./ Y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataud.// V Por doquiera víudas se miran,/ o doncellas sin padre o sostén,/ por doquiera inocentes expiran,/ por doquiera cadalzos se ven.// Decid que es el tirano/ modelo de virtud,/ y no que es inhumano,/ porque entronces voláis al ataud.// VI Teme al rey, y a la guardia, y al cielo,/ teme al pueblo que vino a mandar,/ y su sangre se torna de hielo/ si oye acaso a su puerta llamar.// Decid que es el tirano/ modelo de virtud,/ y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataud./ / VII No envidiéis su palacio y riqueza,/ no envidiéis su absoluto poder:/ cuando va a reposar su cabeza/ sangre mira en su lecho correr.// Decid que es el tirano/ modelo de virtiud,/ y no que es inhumano,/ porque entonces voláis al ataúd.