El arranque de las candidaturas independientes en SLP
19 noviembre, 2014
Se realiza en San Luis Potosí la convención de jefes de bomberos
19 noviembre, 2014

Las coaliciones y el montonerismo

María Elena Yrízar Arias

E l Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional celebró este martes pasado en la ciudad de México una asamblea donde, entre otros puntos a considerar, se trató el tema 5.6, relativo a la autorización para emitir la convocatoria para la postulación de candidatos a las elecciones para gobernadores de los estados y también para las diputaciones federales, que se renovarán a través del proceso electoral del 7 de junio de 2015, como es el caso de San Luis Potosí, de conformidad con el procedimiento aprobado por el Consejo Político Estatal del PRI y lo dispuesto por el artículo 492 de los estatutos internos de ese partido.

Lo anterior, a su vez, fue validado por el Consejo Político Estatal del PRI, que celebró ayer miércoles su asamblea estatal, donde el delegado nacional, Melquiades Morales, dio un discurso convocando a los militantes y consejeros a la unidad en pos de quienes salgan candidatos, tanto a la gubernatura, diputaciones federales, locales y los integrantes de las planillas a las presidencias municipales, regidores y síndicos de los 58 municipios del estado, para ir todos unidos a la competencia política en contra de sus adversarios.

Por cierto, hablando de unidad, resulta que PRI, PVEM y Panal se habían unido en coalición, pero el Tribunal Estatal Electoral, en su sesión del 17 de noviembre pasado en el expediente número /RR/4/2014, dictó una resolución adversa, en la impugnación que se había promovido previamente, donde el tribunal “no avaló la figura de la coalición”, no obstante que existe dicha figura jurídica en la legislación electoral estatal potosina.

Al respecto, los líderes de cada uno de esos partidos acordaron estudiar el recurso legal que sea procedente para combatir la resolución que no favorece la coalición, pero, independientemente de las cuestiones jurídicas, han dicho en forma categórica que irán juntos hasta las elecciones del próximo año.

Claro es que los dirigentes y militantes de esos partidos tienen una matriz común que es el PRI. Por eso sostienen esa postura, ir juntos, sea legal o ilegal la coalición. Esa unidad nadie se las podrá coartar de hecho, porque son lo mismo, divididos en tres partidos, pero todos son priístas en el fondo.

Con relación a este tema, el vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, dijo ayer que la Iglesia católica ve las alianzas partidistas como un tipo de montonerismo político.

Pero, primeramente, ¿qué es el montonalismo político? Y la definición nos la da Galimberti, quien lo define como un partido de masas y en torno a su origen ideológico corresponde a la derecha nacionalista católica valiéndose de una hermenéutica parcializada o de afirmaciones provenientes del mismo agrupamiento revolucionario. Se analiza que el núcleo inicial de montoneros recibió la influencia teórica de la izquierda católica posconciliar.

Vista la definición, me parece que quien no conoce este término podría pensar que se refiere a amontonamientos políticos, pero del análisis del significado del montonerismo, nada tiene que ver con la coalición de tres partidos políticos que son iguales, desde su origen hasta sus acciones políticas. El término usado por el vocero sí parece que nos dejó muy apantallados, pero no corresponde con la realidad política potosina y menos con partidos como el PRI, PVEM y Panal, que sus orígenes nada tienen que ver con la derecha nacionalista católica.

Igualmente, el vocero del arzobispado puntualizó que la coalición puede pensarse como una forma de tener más poder los partidos políticos juntos. Por último, dijo que son válidas cuando hay una dictadura o un partido hegemónico. Entonces, con esta última afirmación, no tiene cabida la idea del montonerismo a que él hizo referencia al inicio de la definición de la postura política de la Diócesis que representa.

[email protected]