Acuerdan medidas para combatir incendios forestales en el estado: González Sierra
3 marzo, 2015
Comerciantes de Pedro Moreno exigen servicio de alumbrado
3 marzo, 2015

Las coordenadas donde te busco

Luis Ricardo Guerrero Romero

L a ubicación que no encuentro, la que no me hace temblar, la que toco en el límite de tu alma, la ubicación mal ubicada que me trajo como a Jonás, desde las frías gules, desde las fauces acuáticas, húmedas, caladas de mi imaginación.

A mi lector pido una disculpa pues se enfrentará a una cacofonía inhumana al fin de señalar de dónde salió la ubicación. Como ejemplo primero veremos que en el italiano y el portugués se conservan de modo asequible el génesis de nuestras palabras de hoy: ubicación y donde; donde se dice: dove y onde, respectivamente.

Hablar de ubicación, necesariamente es decir también el donde. Cuando un taxista expresa: –¡Oiga no sea malito, deme la ubicación más clara!–, está pidiendo una orientación para poder llegar donde le solicitamos.

En el latín se utiliza el adverbio Ubi, para decir: en donde, de allí el pedir una ubicación; V.gr: Ubi sunt?, Ubi terrarum sumus? (¿Dónde están?, ¿en qué sitio de la tierra estamos?). Pero, por qué es más productivo el adverbio donde, la respuesta la tiene el latín vulgar que nos heredó el  adverbio unde: de donde, desde donde, undecumque: de dondequiera. Y que lenguas como el portugués y el gallego conservan un poco más apegadas a lo que se describe –ejemplo líneas arriba− y lenguas como el italiano, se remiten al uso de iniciar con dental /d/. Encontraríamos entonces, algo así como la secuencia unde ˃onde˃ donde. No dejando de lado el significado del ubi.

El eximio filólogo mexicano, Antonio Alatorre menciona que “la preposición de perdió fuerza significativa al convertirse en articulación gramatical… [asienta como ejemplo] De unde, el de era un pleonasmo, pues unde, significaba por sí solo ‘de donde’”. Cuando oí a un amigo decir ¿onde vas, quédate otro ratito? Pensé que usaba un híbrido lenguaje seductor entre latín y portugués, que con alevosía lo expresó para cautivarme en su plática, pero pronto me desilusionó.

Pero así son las cosas de la lengua, ubicuas, saucibu, muchas veces todo parece al revés, sin embargo en la lengua uno se da entender dando la ubicación (el contexto) de las palabras que se emiten.

[email protected]

JSL
JSL