Sentencia
20 mayo, 2015
reforma energética
México SA: México “en hundimiento”
20 mayo, 2015

Legislativo achicado

Carlos López Torres

A ace sólo unos días en estas mismas páginas, dábamos cuenta de lo que ahora nos confirma el diputado Juan Pablo Escobar: que sólo a un puñado de ciudadanos les interesa lo que ocurre en el Poder Legislativo.

No es casual por lo tanto, que en el marco de las campañas electorales, particularmente las que tienen que ver con la renovación de los diputados locales, se refleje atractivo alguno por sus candidaturas, ni se despierte interés mayor o comentario importante entre los decepcionados votantes hacia sus discursos.

La desilusión ciudadana y el desinterés por el Poder Legislativo viene de lejos, no es sólo por el desconocimiento que los electores tienen del funcionamiento de la institución encargada de darnos leyes, sino porque a la inmensa mayoría de la población le parece que los diputados son servidores del Ejecutivo, no representantes del pueblo, por más que los legisladores gusten de llenarse la boca afirmando, en cuanto la ocasión lo permite, que son verdaderos “representantes populares”.

Más aún, algunos de ellos no tienen empacho en iniciar sus discursos haciendo alusión a “la soberanía” ahí representada, aunque a la hora de tomar decisiones y votar todo mundo sabe que los ciudadanos tienen poco que ver con lo que generalmente se aprueba.

Con la inseparable maleta de gestoría, caminan durante tres años con otra repleta de papeles acaso llena de proyectos de dictámenes, iniciativas que poco leen y estudian, como lo patentizan sus intervenciones en tribuna cada que hacen uso de la palabra. Aunque gustan mucho de declarar superficialmente y sin compromiso alguno sobre diversos tópicos.

Sus dietas, sin embargo, son abultadas, los diputados de San Luis Potosí, igual que el gobernador, ocupan los primeros lugares por sus altas percepciones, no obstante que su desempeño se ve reflejado en el estancamiento de la entidad.

No, no estoy descubriendo nada nuevo, sólo haga algunos ejercicios memoriosos a propósito del reconocimiento que hace el diputado Juan Pablo Escobar, quien no se atreve a presentar propuesta alguna para cambiar esa disminuida presencia del oneroso Poder Legislativo.

Acaso por ello, por considerar de poca utilidad para la ciudadanía el funcionamiento tradicional de la Cámara de Diputados, misma que nunca se ha propuesto convertirse en un contrapeso real de poder de los gobernadores, cuyo ejercicio autocrático no ha encontrado límite alguno de parte de quienes hoy reconocen el vacío que les ha hecho la población, es que los pobladores rechazan al Legislativo.

Es grave el alejamiento al que ha llegado el Poder Legislativo en su relación con sus “representados”, de quienes finalmente obtienen sus votos, las dietas y prerrogativas. Más grave aún resulta que, de cara al futuro, uno tenga que conformarse con otro titular del Ejecutivo que, aún con su mediocridad, debilidad para tomar decisiones propias o producto de su arrebato visceral, según su estilo de gobernar, los potosinos obligadamente tengamos que soportar otro sexenio desastroso.