cámaras
Policías gordos serán enviados a áreas administrativas: DGSPM
28 octubre, 2015
Multas por confianzudos
28 octubre, 2015

Legislativo no da el ancho

Carlos López Torres

A confesión de parte, relevo de pruebas, dicen los abogados. No dejan de ser reveladoras las declaraciones del diputado Manuel Barrera Guillén cuando señala que algunos de sus compañeros han presentado iniciativas que no sirven para nada, y otros usan la tribuna para contar chistes o decir “idioteces”.

A un mes de haberse iniciado la actual Legislatura, efectivamente pareciera que el Congreso del Estado en su conjunto marcha sin rumbo claro, sin cohesión jurídico-política y abstraído de una parte de la realidad que viven sus “representados”.

El afán protagónico de algunos diputados les lleva a perder piso, mientras otros parecen chivos en cristalería, o de plano pecan de ocurrentes. El caso es que no acaban de dar el ancho.

Por supuesto, uno no esperaba después de la campaña electoral rutinaria, con poca creatividad y carente de imaginación que presenciamos, la integración de un Legislativo ágil, certero y vinculado a los electores.

Pero es el caso que, conforme avanza la descomposición del contexto económico-político, los problemas se agravan y la sensación de indefensión por el incumplimiento de la ley o la obsolescencia de la misma, se adueña de amplios sectores de la población.

Así, ante la inminente alza del precio en la tarifa del transporte público concesionado, a partir de la aplicación de la Ley del Transporte aprobada por la pasada Legislatura que establece el ajuste de tarifas, dependiendo del incremento anual del Índice Nacional de Precios al Consumidor, no ha merecido mención alguna por los diputados no obstante la difícil situación económica que padecen la inmensa mayoría de los usuarios.

El previsible alud recaudatorio que terminará por aplastar a los pobladores, con el aumento de las contribuciones, pago de servicios y multas, bajo el pretexto de que no hay dinero porque las arcas las dejaron vacías y los endeudamientos ascienden a miles de millones de pesos, tampoco ha merecido comentario alguno de los señores diputados.

Algunos funcionarios como el alcalde capitalino, desplegado como si anduviera en campaña, justifican la permanencia de la fotoinfracción con el puro argumento de que no tiene dinero. Como si los miles de conductores lo tuvieran a manos llenas. Tampoco en este caso los diputados han dicho esta boca es mía.

El tremendo desequilibrio entre el salario real y el nominal no permite a quienes viven de su empleo satisfacer sus necesidades básicas. De nada sirve la homologación de los salarios mínimos si al final de cuentas los aumentos apenas servirán para cubrir uno o dos días del aumento al transporte público.

La desigualdad en aumento, incluyendo la que se supone debiera ser efectiva ante la ley, no se resuelve legislando a favor de quienes más tienen, sino favoreciendo el interés público mayoritario en todos los ámbitos. ¿Será pertinente una capacitación y su respectiva evaluación a los diputados?