Investigador de El Colegio de San Luis, acusado de plagio
1 julio, 2015
éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Marchan los maestros
1 julio, 2015

Los funcionarios justiciables

Carlos López Torres

A lgunos de los justiciables que hacen realidad cotidianamente el viejo refrán que reza: para las muchas leyes, muchas las muelles, son los funcionarios públicos de los diferentes niveles.

La inmensa mayoría de quienes se han servido del cargo ocupado, durante algún sexenio o trienio, hayan sido titulares, colaboradores o achichincles en este sufrido solar potosino, se dedican a vivir muellemente dada la enredada madeja tejida para impedir la aplicación expedita de la ley, así como la lentitud con que actúan los encargados de perseguir las infracciones de los impunes funcionarios.

El uso sistemático de la ley del mínimo esfuerzo permite que ex presidentes municipales y hasta ex gobernadores o colaboradores que se hayan despachado con la cuchara grande, quienes seguramente ni domicilio dejaron para ser notificados a pesar de la reforma para que lo hagan al concluir su periodo, saben que no serán requeridos en tiempo y forma, o en el mejor de los casos, lo serán cuando el expediente esté suficientemente empolvado y se asegure que su comparecencia deje de ser notoria.

Por ejemplo, según el titular de la Procuraduría General del Estado, Miguel Ángel García Covarrubias, quien justifica la tardanza en la aprehensión del ex sacerdote Eduardo Córdova Bautista con el dicho de que “se ha sabido esconder muy bien”, ahora nos sale con que “no es fácil” ejercer acción penal contra los ex funcionarios acusados de diversas irregularidades financieras durante su mandato. Hay casos desde 2012 que aún no concluyen porque es mucho el trabajo que se tiene que hacer, asegura el burócrata en cuestión.

Por su parte, el titular de la desacreditada Auditoría Superior del Estado (ASE), José de Jesús Martínez Loredo, nos explica que en el caso de los funcionarios observados en sus cuentas públicas 2014, tienen el derecho de audiencia para alegar lo que a sus intereses convenga y después de tomada alguna resolución en caso de resultar insatisfactoria las pruebas para solventar dichas observaciones, todavía pueden usar el recurso de revocación sobre alguna medida que haya tomado la ASE. Será hasta entonces, cuando no funcione el recurso, que se pondrá el expediente en manos del procurador, quien para entonces tendrá más trabajo acumulado. El muelleo para amortiguar la ley, ya sabe usted.

Pero eso no es todo, el rezago en materia de procuración de justicia es enorme, específicamente el que se refiere al combate a la institucionalizada corrupción en la entidad. El cambio de estafeta en el Ejecutivo, las presidencias municipales y el Legislativo, retrasará obviamente todos los procesos pendientes, y como es ya costumbre, es decir, ley no escrita, algunos de los implicados en corruptelas y abusos de poder, acaso sean exonerados, dependiendo del padrino protector que encuentren o tengan en las nuevas administraciones, si no es que llegan a obtener algún cargo como funcionarios en alguna de las administraciones.

Por lo pronto, con la entrevista Toranzo-Carreras se inicia prácticamente el proceso de entrega recepción, lo que implica el poner en práctica el infaltable “borrón y cuenta nueva”.