Entre la sospecha y la desconfianza
27 marzo, 2015
Seguridades
27 marzo, 2015

Los tres por la alcaldía

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

Gallardo papá, un año de ventaja
Quejas ante candidatos
Críticas al dirigente de la FUP

Ricarlos I

Y a están los contendientes por la alcaldía capitalina y, sorpresa para algunos, no tanta para otros, Ricardo Gallardo Juárez será registrado hoy para buscar la presidencia municipal potosina, cumpliendo en efecto los deseos de buena parte de la militancia perredista, que a pesar de que no son hostil a Fernando Pérez Espinosa, tampoco gozaba de todas sus confianzas.

Este registro se da casi tres meses después de que tanto su hijo como el municipio soledense que gobernara atrajeran los reflectores a nivel nacional, al ser Ricardo Gallardo Cardona el primer alcalde perredista que tras ser investigado por su propio partido, fue detenido y consignado, aunque con juicio pendiente, por supuestos daños al erario de su ayuntamiento.

Este registro altera por completo los panoramas originalmente planeados a principios de año luego del “apagón”, pues la pelea por la alcaldía parecía ser entre sólo dos contendientes, Manuel Lozano, ex delegado federal y con la ventaja (y grave desventaja) de representar al partido en el poder, y Xavier Azuara, quien se encuentra arropado por buena parte de la clase empresarial potosina, y sobre todo, el ex gobernador Marcelo de los Santos y su esfera de influencia.

Ahora todos los candidatos deberán modificar sus planes para el inicio de campaña, pues el aspirante perredista les lleva por lo menos un año de ventaja en cuanto a proselitismo puerta a puerta se refiere, y si a eso se agrega el aura de perseguido político que el ex alcalde encarcelado tiene entre varios grupos e incluso en redes sociales, donde se manejó desde el primer día que Gallardo Cardona fue un chivo expiatorio del PRD nacional (tesis insinuada incluso por la dirigencia estatal), los demás candidatos deberán encontrar cómo contrarrestar este efecto.

A menos que haya, como señalan irónicamente en Facebook y Twitter, “otro apagón”.

Mientras tanto, Calolo fue cuestionado por algunos académicos por la posible inclusión en su gabinete de “vividores” de la política, y entre los reclamos y peticiones, salió a relucir el asunto de la tenencia, a favor de la cual votara el ex priísta mientras fue diputado local, hace dos años. Sostuvo que votó en aquella ocasión a favor de mantener el impuesto olímpico, “obligado” por su partido.

Luego de eso, prometió que perseguiría “sin descanso” a todos los funcionarios que en las pasadas administraciones han sido señalados por supuestos quebrantos al presupuesto estatal y municipal, entre ellos varios de sus ex compañeros tricolores.

Quien recibió también quejas fue Sonia Mendoza y en su reunión con los miembros de la CMIC escuchó a los constructores lamentar la tendencia de los gobiernos recientes (incluyendo al panista De los Santos) por contratar empresas foráneas que, a la larga, han dejado qué desear en sus trabajos, como es el caso de uno de los puentes de la recientemente inaugurada obra del Periférico Norte, la cual ya presenta hundimientos y grietas.

Campana

Y mientras esto sucede, las críticas del estudiantado universitario contra el dirigente de la Federación, principalmente en las redes sociales y eventos de colectivos juveniles, han aumentado por la presencia de Gabriel de León Saldaña en un evento de Juan Manuel Carreras, el candidato del PRI por la gubernatura del estado.

Este rechazo se sigue haciendo patente también en las protestas que se han efectuado a raíz del caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, en los cuales los contingentes de la UASLP prácticamente “expulsan” antes de iniciar las marchas, a cualquiera que consideren quiera obtener tajada política de su presencia. Ya desde el año pasado cuando la FUP quiso organizar una de las protestas, no fueron capaces de convocar más de unas cuantas decenas de estudiantes, y cuando había corrillos en los patios para informar o dar agenda por parte de los colectivos, los estudiantes exigían con gritos e insultos a los allegados a la dirigencia estudiantil, retirarse.

JSL
JSL