Tigres golea 5-1 al Atlético de San Luis
15 agosto, 2018
AMLO, Aristegui y Gutiérrez Vivó
16 agosto, 2018

Maestros por México, la nueva rebatiña política

María Elena Yrízar Arias

El movimiento llamado Maestros por México es una asociación civil que surgió en mayo pasado, en razón de que algunos maestros consideran que el gobierno de la republica violentó los derechos y autonomía sindicales y la actual dirigencia del SNTE no representa más a los maestros mexicanos y porque, además, consideran que nuestro país necesita una nueva relación horizontal entre los trabajadores, el gobierno y la sociedad en general. Ellos se están constituyendo como asociación civil en todo el territorio nacional, en más de cien ciudades donde se concentra la mayor población de México.

Estos maestros pretenden defender la educación pública de calidad, la libertad de afiliación de los trabajadores, y los derechos de los niños y jóvenes mexicanos. Uno de sus objetivos es convertir la educación en la principal herramienta para alcanzar una mejor calidad de vida.

Maestros por México pretende ser la voz de los maestros, de los trabajadores y de toda la comunidad educativa, asimismo, quiere ser la organización social, autónoma, representativa, democrática, incluyente y participativa que defienda la dignidad de los profesionales de la educación en todos sus niveles para la recuperación de sus legítimos derechos y elevar la calidad de la educación y la investigación en México.

En el trasfondo de esta organización, están los maestros aliados y simpatizantes de la maestra Elba Esther Gordillo, ex lideresa del SNTE, que son quienes han convocado y realizado las asambleas constitutivas.

En el caso potosino, este nuevo movimiento lo iniciaron tanto Jean Castilla Jonguitud –nieto del maestro Carlos Jonguitud Barrios, ex líder nacional del SNTE y ex gobernador del estado– y Manuel Macedo, situación que no ha gustado a algunos profesores del SNTE, porque es obvio que existen intereses sindicales previamente establecidos, como es el caso de la famosa sección 26 del SNTE, con su líder Alejo Rivera, quien en Tamazunchale pretendió desbaratar la asamblea constitutiva en ese municipio, pero Jean Castilla Jonguitud y Manuel Macedo no se lo permitieron y de todas formas se constituyó la asamblea en Tamazunchale, como se ha venido haciendo en otros municipios. Lo anterior se entiende por el miedo que tiene el líder del SNTE de que cada vez se sumen más maestros al nuevo movimiento y abandonen sus filas sindicales. De cualquier forma, en el mismo SNTE estatal están preocupados, inclusive sus ex líderes, que venían controlando a los maestros, como lo fuera el profesor Crisóforo Sánchez Lara, ahora en problemas (léase http://lajornadasanluis.com.mx/opinion/por-feminicidio-investigan-al-politico-crisogono-sanchez-y-su-esposa/), lo que lo tiene marginado políticamente hablando, y otro líder, Ricardo García Melo, diputado con licencia de la vergonzosa actual legislatura local, también se le señala de haber quebrado el fondo de capitalización social del magisterio potosino de la Sección 26 del SNTE, que tenía el propósito de generar prestaciones complementarias en beneficio de los maestros que se adhieran al fideicomiso. Después de que había operado por más de 16 años, dicho fideicomiso fracasó, pero quienes no han fracasado en sus bienes son los ex líderes, ya que cuentan con múltiples propiedades conocidas públicamente tanto en la capital como en sus pueblos de origen.

Estos ex líderes tienen enojados a los maestros, por eso no quieren nada con ellos y ahora se suman a la nueva fuerza de Maestros por México, lo que convertirá en rebatiña que jalará maestros para ambos lados, pero el cauce de las aguas políticas se sabrá pronto, porque si este nuevo movimiento magisterial, de seguir creciendo, debilitara a la Sección 26 y con el nuevo gobierno de López Obrador, más la salida de la maestra Elba Esther Gordillo de prisión, se ve claramente que también las cosas están transformándose en los maestros, porque si bien han tenido que aceptar la llamada “reforma educativa” tan anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto, actualmente el presidente electo ha anunciado que la echará abajo.

Los buenos tiempos del SNTE parece que ya están acabando con su partido político, el PRI, al cual sirvieron por décadas y garantizaban el funcionamiento del partido por toda la nación. Pero en la elección del 1 de julio hasta votaron infinidad de profesores por el cambio que ofreció Andrés Manuel López Obrador. Entonces, habrá que esperar la conferencia de prensa señalada para el próximo lunes 20 de agosto, donde la maestra Elba Esther Gordillo dará algunas declaraciones que posiblemente tengan como objetivo debilitar el actual SNTE y fortalecer la nueva organización de maestros, que, como dijo Ricardo Aguilar Gordillo, integrante del SNTE y coordinador del movimiento Maestros por México, son cerca de 200 mil docentes que quieren el regreso de Elba Esther Gordillo al frente del sindicato. Como es de esperarse, la maestra Elba Esther opera ambidiestramente, por un lado va a reivindicarse como sea, ya sea en el SNTE o bien en la nueva asociación civil de Maestros por México. Pero de que regresa triunfante, lo hará con López Obrador y la clausura de la reforma educativa de Peña Nieto.

[email protected]