Participación ciudadana aún sin legislar
8 febrero, 2017
Ridículo
8 febrero, 2017

Manifaltantes

Jaime Nava

La indignación por los incrementos en los precios de las gasolinas les duró muy poco a los potosinos. Apenas cien personas se juntaron el domingo para manifestar su rechazo al gasolinazo y al acostumbrado derroche de recursos en el Congreso, la administración estatal y los municipios. Y es que, por increíble que parezca, todavía hay quienes consideran que protestar en México “no sirve de nada”, aunque el resultado inmediato de las múltiples protestas en el país haya sido, precisamente, que no aumentara el precio de los combustibles este fin de semana como estaba previsto.

“Falló la comunicación y el horario”, comentaron algunos de los pocos presentes durante la protesta; “¡¿quién decidió organizar una marcha en domingo a las 10 de la mañana?!”, cuestionaron otros. Sin duda lo anterior y el anuncio de la postergación del gasolinazofueron factores que ayudaron a desmovilizar a los miles de potosinos que, por primera vez en muchos años, parecían despertar de su letargo.

A la manifestación le faltaron gente, ganas e imaginación. Buena parte del tiempo las calles del Centro Histórico de San Luis Potosí fueron recorridas en silencio por el grupo convocado por la organización Cambio por San Luis a excepción de contados momentos en los que animadores espontáneos lograron contagiar al resto con el repertorio de consignas viejas pero pegajosas:“¡Únete, pueblo, únete!”, “No que no, sí que sí, ya volvimos a salir”, entre otras.

La falta de una idea clara acerca de los motivos y objetivos por los cuales se acepta caminar bajo el sol por más de una hora fue evidente. Al pasar frente a la doceava zona militar, los asistentes primero les gritaron sin titubear: “¡asesinos!” a los soldados y, posteriormente, arrepentidos o esquizofrénicos corearon el ya famoso: “¡el uniformado también es explotado!”.

Cambio por San Luis no supo capitalizar el bono de indignación que generó el gobierno y el permiso para marchar con el que los potosinos se autoconvencieron de que podían salir de sus casas sin miedo al “qué dirán” gracias a la multiplicación del descontento y a la presencia en las calles de miles de personas en todo el país; sin embargo, a diferencia de otras entidades, los mítines en San Luis han concluido sin tener una idea clara de cómo cohesionar y motivar la participación de más personas.

“Los políticos son un fraude y no podemos quedarnos aplastados y sumisos”, dijo un niño de ocho años que tomó la palabra para llevarse todos los aplausos de la tarde. Le siguieron varias personas y cada una de ellas se llevó su porción sonora de palmas a pesar de que las ideas expresadas eran completamente opuestas. ¿Seguir a un líder o construir la participación ciudadana de otra manera? En el aire quedaron junto a una nueva convocatoria para movilizarse el próximo domingo. ¿Habrá indignación que aguante mil marchas?

El 4 de febrero esta columna cumplió dos años en La Jornada San Luis.Gracias a quienes me leen y de alguna manera me hacen llegar sus comentarios sobre lo que escribo, también a Julio Hernández por el espacio y la libertad.

Han pasado 407 días sin que se sepa el paradero de la pequeña Zoé Zuleica Torres Gómez.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.