Repetición
10 agosto, 2015
El nivel de exclusión se extiende en todo el ámbito universitario: Daniela
10 agosto, 2015

Más “hechos aislados”

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

La seguridad, ausente
Marchas, a favor y en contra

N uevamente, y a pesar de los operativos que con motivo de la Fenapo 2015 se realizan por parte del gobierno estatal, un doble homicidio con rastros de ejecución tiran por la borda la imagen de paz y seguridad que la administración torancista pretende proyectar.

En la calle de La Lonja con 5 de Mayo, a unas cuantas cuadras del cuartel de la 12 Zona Militar, dos mujeres fueron asesinadas luego de que varios desconocidos en un sedán color negro acribillaron el negocio Baby Blue, una casa de masajes, la madrugada de este domingo. Usando fusiles de asalto abrieron fuego en contra del local, hiriendo además a una docena de personas que se encontraban al interior del lugar.

Luego del ataque, huyeron en su auto entre las calles estrechas de la zona y hasta el momento se ignora si alguna corporación policiaca o militar ha logrado su captura. Los agentes se hicieron presentes hasta muchos minutos después, sólo llegando a dar fe de los cadáveres y contar la cantidad de casquillos percutidos en contra de quienes se encontraban en el inmueble.

Y en más “hechos aislados”, como llaman las autoridades estatales a estos crímenes ocurridos en las últimas semanas, se encontró otro cadáver en la Zona Industrial, cerca del Ceprereso de La Pila, un hombre de entre 30 y 40 años con signos de violencia. Tampoco sobre esto las corporaciones policiacas han emitido un comunicado que aclare las posibles causas del fallecimiento, ni tampoco los generales del occiso.

Y además, un joven de apenas 14 años falleció también por bala, en lo que de acuerdo con los vecinos de Los Magueyes se trató de otra pelea entre pandillas de la zona, a pesar de los operativos que según la policía estatal y municipal se realizan. Según esos mismos vecinos, la nula vigilancia ha convertido el lugar en una zona de guerra.

Ya desde el viernes el conteo de “hechos aislados” había iniciado, con el asesinato de otro joven en El Mezquital, de 23 años, quien fue acribillado por un grupo de sujetos con armas de calibre grueso desde un taxi en movimiento. Cuatro disparos fueron suficientes para quitarle la vida, aunque la ráfaga percutida superó los 16 tiros. Tampoco de este caso se tienen detenidos, aunque se sabe que el fallecido tenía menos de un año de haber abandonado el penal de La Pila.

CampanaMientras tanto, fuera del ámbito policial, el fin de semana se vio marcado por dos manifestaciones, una más concurrida que la otra, con el tema de los matrimonios igualitarios que deben reglamentarse, ahora que el Poder Judicial a nivel federal decretó que las uniones entre personas del mismo sexo están avaladas por la Constitución y por ende, los congresos de cada estado están obligados a armonizar sus leyes para asegurar el respeto a este derecho para las parejas homosexuales y con otras preferencias.

La del sábado, que logró reunir a más de mil personas, aunque se manifestaba férreamente a favor de lo que grupos cercanos a la Iglesia católica llaman “familia natural”, no pudo perder el halo de homofobia que las asociaciones civiles por la diversidad sexual acusan. Consignas como “sólo de padre y madre” y alusivas a la “santidad” del matrimonio, además del expreso rechazo a la crítica a los escándalos sexuales revelados contra curas de todo el país, hicieron pensar en otro propósito ajeno a la sola defensa de la “familia natural”. Si a eso se agrega que entre los asistentes había incluso quienes defendían a ultranza al prófugo Eduardo Córdova, la intención de protección a los menores esgrimida por los organizadores se diluye.

Por su parte, y para evitar confrontaciones, los pertenecientes y simpatizantes de la comunidad LGBT en la capital, marcharon este domingo por la misma ruta que el día anterior recorrieron los “pro familia”. Su reclamo giró tanto en la igualdad de derechos y obligaciones, y sus consignas y coros en momentos parecieron referirse directamente a cierto partido político que tradicionalmente ha sido cercano a la Iglesia, “A mi no me gusta el pan, me gusta la tortilla, la tortilla nacional”, en un juego de palabras, pues en la jerga de dicha comunidad, “tortilla” es una referencia a las mujeres homosexuales. Ya en el mitin, en plaza de Armas, se refirieron más directamente a Miguel Maza, diputado de extracción panista y que a su parecer de manera consistente está entorpeciendo que se legisle en el tema.

A esto, la titular del Consejo Estatal de Población, Teresa Galicia, recordó que no se deben confundir las costumbres con los derechos civiles. “Nos guste o no nos guste, no podemos excluir a nadie ni quitarle sus derechos por su preferencia sexual”. Entra esto en sintonía con uno de los reclamos de la comunidad LGBT, pues señalan que la Iglesia no debería involucrarse en un tema que implica ceremonias civiles, cuando su ámbito es solamente religioso.

JSL
JSL