Compromiso
12 Noviembre, 2015
Metan en cintura a los diputados
12 Noviembre, 2015

Medium de Dios y Satán: Ramón F. Gamarra

Emiliano Canto Mayén

Luego de ser periodista y de servir en la administración pública estatal como subsecretario de gobierno y diputado, en San Luis Potosí, Ramón Francisco Gamarra pasó sus últimos años como bibliotecario del Instituto Científico y Literario; así, en sus años postreros, Gamarra leyó a Young, Flaquer, Chateubriand, Maistre, Gaume, Bizouard, Kardec, Moreau de Tours, Manzoni y Mandeville, entre otros.

Esta erudición llevó a Gamarra a citar el Deuteronomio a pocas páginas de distancia de “Des rapports de l’homme avec le demon” y provocó que sus escritos nos parezcan hoy extraños, confusos y alucinantes. Gamarra cultivó el relato breve, se dice que dejó el manuscrito de una novela titulada El filántropo y consta que en 1865 publicó Memorias de un espiritista y, en 1885, Ellos. Episodio histórico (del género realista). De esta última el prólogo lo firmó el autor en septiembre de 1885, a escasos meses de su deceso, registrado en abril del año siguiente.

Ellos de Gamarra se reeditó el año de 1998 y su trama se divide en un prólogo y trece breves capítulos. La tesis principal del relato es que una buena familia o individuo virtuoso, por designio divino o satánico, puede contaminarse al tratar con una mala familia o una mujer impura. Ellos, creador y demonio, reparten castigos y premios por razones inexplicables para la mente humana.

Tal es el destino de Graciano Ármoni, quien contrae matrimonio con María Luisa Bonora  y, al enviudar, con Natalia. La primera esposa pertenecía a un clan en el cual se había cometido, años atrás, un incesto mientras que Natalia había sido prostituida por su madre y, por ello, se proponía hacer lo mismo con sus hijas habidas con Ármoni.

De manera inescrutable, se sucede súbitamente la muerte de las esposas y de sus vástagos. También, durante unos “jueguitos” en Tequisquiapan, muere atravesado por una bala perdida el autor del incesto de la familia Bonora y la lenona y madre de Natalia es desfigurada al caer en una olla donde se freían buñuelos.

Las acciones anteriores se desarrollan entre largas digresiones espiritistas, biológicas y bíblicas. Pasajes tenebrosos refieren las apariciones de un vestiglo en el cuartel del regimiento de caballería y a ciertas citas misteriosas habidas en el cementerio. En cuanto a su sentido del humor, Gamarra a veces juega con ingenio con las palabras y, en otras ocasiones, pareciera burlarse de la credulidad de sus lectores.

Por último, cabe recalcar que en el prólogo de Ellos se indica que este libro correspondía al volumen doce de los Ensayos Literarios de su autor. Esta revelación indica que la mayor parte de la obra del potosino espera ser recuperada por algún interesado en las ideas metafísicas de aquel médium de Dios y del diablo que respondió al nombre de Ramón F. Gamarra.