ejército
Doloroso, que no reconozcan que el Ejército disparó en Ostula
25 julio, 2015
Oaxaca
Protesta contra la presencia de fuerzas armadas en Oaxaca
25 julio, 2015

Mexican Passport SLP I parte

SLP

“…en aquellos tiempos remotos el mundo entero era nuestro reino, inmenso mapa sin fronteras, y nuestras piernas eran el único pasaporte exigido. …” Eduardo Galeano, 2008, Espejos, Una Historia Casi Universal, Editorial Siglo XXI.

Que lejos aquellos tiempos, donde como escribió alguna vez el periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano… ¡nuestras piernas eran el único pasaporte exigido para recorrer territorios, don  de las fronteras no existían y el mundo inmenso era nuestro reino!

¡Hoy la realidad es diferente!, el mundo está dividido en territorios, cada uno regido por un sistema de gobierno donde sus elites políticas y empresariales llevan con un rumbo desconocido a sus ciudadanos, y donde el cruce de sus fronteras territoriales, sociales y culturales exigen lo que ahora se le llama “Pasaporte” (Passport).

El pasaporte como lo conocemos en México, es un librito pequeño de color verde, que es un permiso temporal que el Gobierno Mexicano da a los ciudadanos para traspasar las fronteras como emigrantes, o sea, una persona que viaja de un territorio a otro con un “sinfín” de fines… entre los que destacan el ocio y/o el trabajo.

En México, el pasaporte por lo regular es un trámite previo para la búsqueda y obtención del papel más deseado y codiciado en Occidente, como lo es la visa americana (US Visa)… que permitirá obtener luego la “tarjeta verde”, mejor conocida como “Green Card”.

Pero no hay final sin inicio y para intentar viajar fuera de nuestro país de manera legal, todo comienza por la búsqueda y obtención del pasaporte mexicano… y lo que acontece durante dicho trámite resulta por demás inverosímil… ¡sirva la presente experiencia como una referencia para todos los ciudadanos y paisanos que tenemos que tramitar algún día de la vida el pasaporte…! (en San Luis Potosí).

Búsqueda del “Mexican Passport-SLP”.

Día previo, día soleado en San Luis Potosí (SLP), me informo por internet de los requisitos para obtener el pasaporte, pregunto a un amigo, a un familiar y todos coinciden en que tener el pasaporte es un mero trámite, alguno me sugiere que no vaya a la oficina de San Luis Potosí, que vaya a la del municipio conurbado de Soledad de Graciano Sánchez, ignoro su sugerencia, ¡total! ¡¿Qué tan malo puede ser…?!

Día elegido, es temprano, ¡el amanecer en San Luis es precioso!, un café, un desayuno… reviso la carpeta que llevaré con mis documentos… es el día que elegí para tramitar mi pasaporte… ¡todo debe funcionar bien!

Credencial de elector, acta de nacimiento, CURP, acta ante ministerio público (por perdida de pasaporte anterior) y las fotos (dos fotos tamaño pasaporte)…¡ ¿las fotos?¡ ¡No las tengo…! ¡Pero todavía hay tiempo para “sacarlas”…! he visto que enfrente de donde se tramita el pasaporte hay negocios que ofrecen ese servicio por módicos 60 pesos…. en dicho momento, en mi mente recuerdo la canción de los cubanos Alexander Abreu y Havana D’ Primera… titulada “Pasaporte”… dice una parte de la canción… ¡“un pasaporte sin fecha de vencimiento…”!…

 Pero aquí eso no existe… los costos para tramitar el pasaporte depende de su duración de validez… los cuales en el año 2015 van desde $1,070.00 por 3 años, por 6 años $1,475.00 y por 10 años $2,265.00, ¡recuerdo que antes lo podías tramitar solo por un año…! ¡Las cosas cambian…! se ofrece un 50% de descuento en dichos costos a personas mayores de 60 años, personas con discapacidad y trabajadores agrícolas temporales, clarifican que las personas con discapacidad deberán entregar constancia o certificado médico o credencial nacional, por su parte los trabajadores agrícolas deberán entregar una constancia expedida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS)… ¡mucha “documentocracia”!

Antes de llegar, hago una parada en el Edificio de la Procuraduría General de Justicia del Estado de San Luis Potosí, Eje Vial No. 100, Zona Centro, me orientan para la obtención del acta de extravío de mi pasaporte anterior, copias, y me pasan a una oficina al fondo a la izquierda, dos secretarias amables me atienden, parece que ya tienen un formato, vaciamos los datos… me piden mi información y… ¡hecho…!, mi acta ante el Ministerio Público está lista para su entrega.

Manejo hacia la calle de General Mariano Arista No. 716, hay un cajero Banorte y dos enormes letreros que textualmente dicen “S.R.E. Secretaría de Relaciones Exteriores” “Oficina de Enlace Estatal con la S.R.E.”, lo cual me indica que he llegado a mi destino.

Busco estacionamiento, todo está saturado, hay parquímetros, no me dan tanta confianza, habrá que buscar un estacionamiento establecido… encuentro un estacionamiento en la parte trasera de lo que antes era el “Cine Avenida”, 6 pesos la hora…

Camino una cuadra, me enfilo hacia la Oficina Estatal de Enlace con la Secretaria de Relaciones Exteriores (S.R.E), lugar de múltiples encuentros entre individuos con un mismo fin, tramitar el Pasaporte Mexicano (Mexican Passport) en San Luis Potosí (SLP).

Un niño llora, su mamá lo retira del lugar, gorras, sombreros, el turno y el número de la caja anuncian el orden de tu destino… ¡el cuadro de Peña Nieto sonríe detrás de un vidrio transparente en el primer piso!

8:00 a.m.  a 15:00 p.m. hrs. es el horario de atención, pero hasta las 12:00 pm reciben documentación, de Lunes a Viernes… fila democrática, fila expectante, fila de ilusiones, sueños y proyectos, la mayoría habla en la fila de irse a los “United States”, muchos tienen visa vigente, los pocos viajan a lugares que no son los “United”.

Adultos con experiencia acompañan a los niños, el ambiente es muy inquieto, brazos cruzados, piernas cruzadas, miradas, sudor, dudas, pocas respuestas, nota aclaratoria en la entrada respecto de la gente que ofrece servicios fuera de esta oficina de la S.R.E.

Gobierno del Estado de San Luis Potosí y Secretaría de Relaciones Exteriores

Atención Usuarios, toda información proporcionada afuera de esta oficina es totalmente ajena y no justifica la realización de su trámite. Su trámite es directo y personal. Tenga cuidado, las personas que proporcionan información no pertenecen a esta oficina de enlace con la Secretaría de Relaciones Exteriores.

¡Ya entendí!, la gente fuera de estas oficinas no dependen de estas oficinas… están a pocos metros… sus uniformes fluorescentes destacan en la vía pública, su espera hace que cavilen y mosqueen su sueño… ¡vaya rutina laboral!

Pulula el negocio de las copias, fotos, asesorías… en la fila se platica que a un compadre le tardaron el pasaporte porque no sonrió, ¡habrá que sonreír pues…! el Chavo del 8 en la TV, pero no hay sonido, solo veo que se está agarrando el diente blanco, el Chavo del 8 siempre me acompaña en todos los procesos burocráticos, siempre aparece en la pantalla de las TV públicas, de las dependencias federales… mudo, pero sigiloso… ¡se me antoja una torta de jamón por cierto!

Una niña de aproximadamente 2 años de edad, me ve con ojos vivarachos, como si estuviera presintiendo la realización de este análisis, se ve muy bien su moño morado, su mami la arreglo muy bien.

Escritorios largos del lado izquierdo, uno, dos, tres, cuatro lapiceros, poca tinta, mucho desgaste, muchos sueños materializados a través del llenado del formulario han pasado por ellos, me recuerda cuando en la primaria uno ya no tenía tinta en su pluma… ¡había que agitarla…!

Hay múltiples anuncios de que los derechos estatales por emisión del pasaporte cuestan 200 pesos… ¡pero no me queda claro a lo que se refiere…! ventanillas… copias… ¡las copias son un buen negocio…! muchos anuncios de no fumar… ¡aunque a más de uno se le antojaría…! están iniciando un largo camino los que van a USA y no tienen Pasaporte Mexicano y los que queremos pasaporte sin viajar también.

Por fin me atiende un servidor público amable, me da un formulario… dice el papel… Secretaría de Relaciones Exteriores, solicitud de pasaporte ordinario mexicano (op-5) en territorio nacional… sólo debo llenar el nombre y la dirección… me dan una indicación totalitaria, ¡ni un dato más…! ¡Llega el vendedor de churritos! ¡Se ve que están bien buenos!… ¡todos los trabajadores le consumen!

Me dan un turno y me indican que espere su llamado… asientos de metal, pisos lúgubres, sentado uno solo alcanza a ver las nucas de los demás, cabello corto, largo, pintado, cola de caballo, suelto, abanicos, papeles en mano, pululan copias del IFE, actas de nacimiento, fotos.

Televisa monopoliza nuestra distracción, canal dos a la izquierda y canal 5 a la derecha, novela y el Chavo del 8… y el turno no avanza… ¡ qué novela es?… ¡Carlos Bonavides con cabello largo?… ¡Qué horror!

El de los Churros hizo su agosto en Julio, vendió todo… el coctel de frutas o de yogurt llegó al primer piso, se nota que “ahí está la oficina de los jefes”… hay jerarquías… Yogurt con Granola es la receta “Nice”.

El clima comienza a acalorarse… un chavo hace el trámite… en su espalda carga una mochila roja que textualmente señala… ¡“Trabajando por los que más quieres”…! creo que conozco esa frase… ¡sí! es una mochila roja del PRI!… aquí también proliferan los souvenirs electorales.

Por fin me toca mi turno… hay poco dialogo… más bien el dialogo es parco… no hay pie para muchas palabras… comienzan las indicaciones… almohadilla con tinta negra… pasan el formulario (op-5)… ¡comenzamos…! ¡Coloque los dedos…!

¡Mano Derecha: pulgar, índice, medio, anular meñique… Mano izquierda: meñique, anular, medio, índice, pulgar…! ¡Papel higiénico para limpiar la tinta en mis dedos y el pase para pagar el costo del pasaporte…!

Pago el pasaporte… ya ha pasado un “rato”… ahora está en una de las TV, Bob Esponja y Patricio… ¡lástima que no hay sonido en las TV…! ¡Regreso a la misma ventanilla!, se me pide el recibo de pago y me indican que espere el llamado de mi nombre en una ventanilla que tiene pegado en su vidrio una fotocopia que tiene el “Anexo único de la ley de ingresos del Estado 2014, derecho estatal por trámite de pasaporte… $200.00”, ¡creo que además de lo pagado, pagaré otros 200.00 pesos más…! ¡¿Por qué será?!

Lee aquí la II parte