Dilma
Dinero: Un billón a pago de deudas
18 diciembre, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: Piñata petrolera
18 diciembre, 2015

México SA: Economía: 13/20

reforma energética

El “ministro del (d) año” puede estar tranquilo, que por fin alguien hizo caso de su perorata de que la economía nacional “acelera su ritmo de crecimiento”, “avanza según lo estimado” y “en una proporción mayor que la de otros países de América Latina”. Y ello es así, porque en su más reciente informe la Cepal tuvo la cortesía de “aumentar” tres décimas de punto porcentual la perspectiva de avance en este 2015 (de 2.2 a 2.5 por ciento).

Sin embargo, lo anterior no cambia la realidad, pues de cualquier suerte la economía mexicana concluirá el presente año en el escalón número 13 de 20 posibles (un peldaño arriba respecto de 2014) en el contexto latinoamericano, aunque el susodicho “ministro” puede presumir que nuestro país “avanzó” (2.5 por ciento) más que Haití (2 por ciento) y ligeramente por arriba de El Salvador (2.4 por ciento), aunque mucho menos que Nicaragua y Cuba (4 por ciento en cada caso), Guatemala (3.9 por ciento) y Honduras (3.4 por ciento), por sólo citar algunas naciones.

La Cepal divulgó ayer su Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe, en el que actualiza sus proyecciones para la región en materia de producto interno bruto para 2015 y presenta sus primeras estimaciones para 2016, y entre ellas destaca que en el primero de los años citados las economías latinoamericanas con mayor crecimiento fueron República Dominicana (6.6 por ciento), Panamá (5.9 por ciento) y Bolivia (4.5 por ciento). México aparece en el escalón número 13 de 20 posibles, con todo y discurso del “ministro”.

Para 2016 el pronóstico de la Cepal prácticamente no se modifica, pues las economía con mejores resultados serían Panamá (6.2 por ciento), República Dominicana (5.2 por ciento) y Bolivia (4.5 por ciento). México aparece registrado en el escalón número 12 de 20 posibles, (con una perspectiva de crecimiento de 2.6 por ciento) de tal suerte que se mantendría el mediocre comportamiento en el denominado (versión oficial) “navío de gran calado”.

La economía cubana reporta un crecimiento de 4 por ciento para 2015 y una perspectiva de crecimiento de 4.2 por ciento para 2016, la cual podría aumentar sustancialmente según avanzan las negociaciones con Estados Unidos. El patito feo de la región es Venezuela, con un desplome económico de 7.1 por ciento en 2015 y una perspectiva negativa de 7 por ciento para 2016. Y a Brasil nada bien le va, pues cerraría 2015 con una caída de 3.2 por ciento y 2016 con un descenso de 2 por ciento.

De concretarse la estimación cepalina para 2015, el gobierno peñanietista haría la hombrada de crecer a un ritmo anual promedio de 1.9 por ciento en la primera mitad de su mandato, y si se considera la proyección para 2016 entonces ese promedio “subiría” a 2 por ciento, o lo que es lo mismo nada, dadas las urgencias nacionales. Así, se mantendría en la inercia de las pasadas tres décadas.

Originalmente, para 2015 la Secretaría de Hacienda estimó en 3.7 por ciento el crecimiento económico, pero en los hechos la economía mexicana ni lejanamente se acercará a esa proporción, algo que, dicho sea de paso, ha sido la norma a lo largo del gobierno actual.

Y para 2016 el cómodo pronóstico oficial es un crecimiento de “entre 2.6 y 3.6 por ciento”, aunque la Cepal adelanta que sería la cifra inferior la que se concretaría, en el mejor de los casos y sin modificación de fondo respecto del resultado de 2015. Ello provocaría que en ese año la economía mexicana se ubicara en el peldaño número 12 de 20 posibles en el contexto latinoamericano, con el agravante de que la haitiana le respiraría en la nuca (2.5 por ciento).

En fin, otro año perdido, con ganas de que 2016 se sume, por mucho que la economía mexicana “acelera su ritmo de crecimiento”, “avanza según lo estimado” y “en una proporción mayor que la de otros países de América Latina” (el de la casa de Malinalco dixit).

En otro orden, el Banco de México reaccionó de inmediato al anuncio de la Reserva Federal, y ayer incrementó su tasa de interés en un cuarto de punto porcentual (de 3 a 3.25 por ciento), lo que impactará en el costo de los créditos empresariales y personales. Esta es la primera vez desde agosto de 2008 que dicho organismo aumenta tal indicador, lo que aparentemente contuvo la depreciación del peso. Ayer el billete verde se vendió en 17.30 bilimbiques.

Sobre este tema la Cepal recuerda que en los primeros 10 meses de 2015 la devaluación del peso frente al dólar fue de 12.9 por ciento en términos reales (15.7 por ciento nominal), lo que “estuvo vinculado principalmente a la incertidumbre sobre el inicio del ciclo de aumentos de la tasa de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, a la menor entrada de divisas por la venta de petróleo y a la desaceleración de la economía de China”. La intervención oficial en el mercado cambiario reportó un costo cercano a 20 mil millones de dólares en reservas internacionales, pero de cualquier forma el tipo de cambio se hundió.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

La Unión Nacional de Productores de Carbón denuncia que la Comisión Federal de Electricidad “está faltando al decreto presidencial y a los acuerdos de su junta de gobierno, en los cuales se autorizó el Programa de Fortalecimiento y Desarrollo de la región carbonífera de Coahuila, con la finalidad de coadyuvar en la creación de empleos y el apoyo a los pequeños y medianos productores de carbón, mediante adquisiciones de carbón para el abastecimiento de las centrales termoeléctricas JLP y Carbón II. La licitación CFE001-CAAA-0001-2015 no fue diseñada ni dirigida para los pequeños y medianos productores de carbón tal y como lo mencionan las bases de la licitación, fue un concurso abierto en el que, según los funcionarios, se buscan bajar los costos de producción y hacer más eficientes las compras de carbón, para poder ser ‘competitivos’. Pedimos que no se juegue con el patrimonio de nuestra gente, de nuestras familias y de nuestros hijos. Las licitaciones están diseñadas para bajar los precios de nuestro carbón, cuando ya es el más barato que compra CFE en el mercado nacional e internacional. Solicitamos la cancelación del procedimiento de referencia, ya que empresas no productoras de carbón bajaron indiscriminadamente los precios del mineral a posiciones inferiores a los costos de producción, independientemente de que se violaron las bases de licitación en lo referente a los calendarios y a los plazos para su ejecución, provocando inequidad e injusticia en cada uno de los participantes”.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.