Dilma
Dinero: Slim está perdiendo el toque mágico
23 diciembre, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: La familia priísta 2016
23 diciembre, 2015

México SA: Remesas, pilar económico

México SA

Expulsados de su tierra, ninguneados por las supuestas autoridades federales y estatales, los mexicanos que cruzan la frontera en busca de oportunidades que en su tierra les niegan, paradójicamente se han convertido en uno de los pilares de la economía nacional y en “motor” del consumo interno, al inyectar miles de millones de dólares producto de su trabajo en terceros países.

En esta República de discursos el gobierno no pierde oportunidad para alabar la inversión foránea (a la que no sólo rinde tributo, sino que le regala terrenos, le construye infraestructura y la exenta de obligaciones fiscales, entre otras gracias, con lo que resulta más oneroso el caldo que las albóndigas, y allí está el caso de la trasnacional coreana Kia Motors en Nuevo León, por sólo citar el caso más reciente), pero ni de lejos reconoce la aportación de los mexicanos en exilio económico, que cada año, y sin condición alguna, suma miles de millones de dólares que incluso a estas alturas supera con creces el ingreso por exportación petrolera.

De acuerdo con información estadística del Banco Mundial, en las últimas dos décadas esos mexicanos inyectaron más de 355 mil millones de dólares a la economía nacional, una proporción cercana a 30 por ciento del producto interno bruto a precios actuales, y el doble de las reservas internacionales del Banco de México. En ese periodo, el envío de remesas se incrementó en alrededor de 500 por ciento, algo no visto en ningún renglón de la actividad económica autóctona, aunque sí, y mucho más, en las fortunas de los barones marca Forbes.

En la tienda de enfrente, según información de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, de cada dólar de utilidad que la inversión extranjera obtiene en el país 70 centavos se remiten a sus naciones de origen, mientras que reinvierten aquí los 30 centavos restantes. Este tétrico balance no incluye los generosos “obsequios” del gobierno federal (terrenos, infraestructura gratuita, exención fiscal, etcétera).

Por el contrario, de cada dólar que en remesas envían los emigrantes latinoamericanos a sus respectivas naciones, casi 40 centavos se quedan en México. El Banco Mundial detalla que en 2015 (hasta octubre) la región captó 67 mil millones de dólares en remesas, y de ellas cerca de 26 mil millones correspondieron a mexicanos, y ninguno de ellos puso condiciones, como la inversión foránea comprenderá.

En 2015 el ingreso por exportación petrolera (hasta octubre pasado) sumó 16 mil 486 millones de dólares, mientras que el envío de remesas (al cierre del mismo mes) llegó a 25 mil 689 millones de billetes verdes, monto 56 por ciento superior con respecto a las divisas provenientes del oro negro.

El monto remitido por los paisanos en este zarandeado 2015 supera el presupuesto educativo y supera en 64 por ciento al costo financiero (hasta octubre) de la deuda pública, es decir, lo que el gobierno federal pagó por intereses y capital de dicho débito en los 10 primeros meses del año.

En el balance de su primera mitad (2013- 2015), el gobierno peñanietista obtuvo ingresos petroleros por alrededor de 95 mil millones de dólares, mientras que en ese mismo periodo los paisanos inyectaron a la economía mexicana 73 mil millones de billetes verdes. Con Felipe Calderón ese monto superó los 144 millones y con Fox (que “exportaba” jardineros “muy bien preparados”) alrededor de 138 mil millones.

Con todo, en el ranking mundial 2015, el monto de remesas enviado por los paisanos descendió a la cuarta posición, desbancado de su tradicional tercer escalón por los filipinos. El primer peldaño los ocupa India, seguida de China. A lo largo del presente año (hasta octubre) entre los emigrantes de esas cuatro naciones sumaron envíos por 192 mil millones de dólares, equivalentes a 33 por ciento del total, el cual ascendió a 588 mil millones de billetes verdes.

Recientemente el Banco Mundial informó que en 2015 “se espera que los migrantes internacionales superen los 250 millones, nivel sin precedentes, a medida que la gente sale a buscar mejores oportunidades conómicas. Además, los países en desarrollo de rápido crecimiento son un imán cada vez más poderoso que atrae a personas de otras partes del mundo en desarrollo”.

Como demostración de su repercusión económica, apunta el organismo, “este año los migrantes internacionales enviarán 601 mil millones de dólares a sus familias en los países de origen. De este total, las economías en desarrollo recibirán 441 mil millones. Estados Unidos fue el país desde donde se origina la mayor cantidad de remesas, con flujos de salida estimados en 56 mil millones en 2014, seguido por Arabia Saudita (37 mil millones) y Rusia (33 mil millones). El principal país receptor es India, con una cifra estimada en 72 mil millones en 2015, seguido por China (64 mil millones) y Filipinas (30 mil millones)”.

Detalla que “puesto que más que triplican el valor de la ayuda para el desarrollo, las transferencias de los migrantes internacionales representan un salvavidas para millones de hogares de países en desarrollo. Adicionalmente, los migrantes mantienen más de 500 mil millones en ahorros anuales. En conjunto, las remesas y los ahorros son una importante fuente de financiamiento de proyectos de desarrollo que pueden mejorar la vida y los medios de sustento en las economías en desarrollo”.

En 2015, los 10 principales países de destino de los emigrantes fueron Estados Unidos, Arabia Saudita, Alemania, Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Francia, Canadá, España y Australia, mientras que las 10 naciones expulsoras de mano de obra más importantes fueron India, México, Rusia, China, Bangladesh, Pakistán, Filipinas, Afganistán, Ucrania y Reino Unido.

Por último, el Banco Mundial explica que un total de 32.5 millones emigraron de América Latina y el Caribe y casi 85 por ciento de ellos vive en países de la OCDE. Las principales naciones de origen de los emigrantes fueron México, Colombia, Brasil, Costa Rica y Ecuador. La zona recibió 4.2 millones de emigrantes, en particular desde la propia región. Los principales receptores incluyen México, República Dominicana, Brasil, Costa Rica y Ecuador. La región recibió un total de 67 mil millones en remesas durante 2015 (hasta octubre).

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Con eso de que al gobierno mexicano le fascina rescatar a los gallegos (allí está el caso de los Astilleros Hijos de J. Barreras), ahora bien puede ofrecerle algún hueso al destroyer Mariano Rajoy y a su banda de mafiosos… Y el dólar se mantiene en 17.50 pesitos.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.