éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Relación deteriorada
11 diciembre, 2014
Astillero, Pacto por México
Astillero: Protesta (también) en el Nobel
11 diciembre, 2014

México SA: Barril: 54.40

reforma energética

T res noticias, ninguna de ellas positiva, que se tornan recurrentes en esta temporada “pasajera”: el precio del barril mexicano de exportación volvió a caer; el tipo de cambio se mantiene en riguroso sentido contrario, y la Bolsa Mexicana de Valores se zarandea, con notorias pérdidas para las grandes empresas, incluida la que al inquilino de Los Pinos le da “orgullo”.

Aunque son simuladores profesionales, la sonrisa de los funcionarios del mundillo financiero del sector público mexicano es cada día más forzada, al igual que la manifiesta “confianza” en los no pocos discursos que cotidianamente pronuncian. Ya ni los más ilusos dan un cacahuate por la sobada frase oficial, la cual presume que “vamos por el rumbo correcto”.

Resulta que la “volatilidad pasajera” se niega a ser tipificada como tal, y para hacer patente su inconformidad ayer apretó un poco más las tuercas: el tipo de cambio peso-dólar concluyó la jornada en un máximo de 14.87 bilimbiques por billete verde, contra 14.70 del día previo, con todo y la “disponibilidad” de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México para “inyectar” 200 millones de dólares al mercado cambiario nacional y así –según pretendían– “atemperar presiones” en contra de la traqueteada divisa nacional, algo que, por cierto, no lograron.

Los grupos financieros Santander y Banamex-Citigroup cerraron sus respectivas operaciones cambiarias al menudeo en 14.87 pesos por dólar, mientras el BBVABancomer lo fijó en 14.84 unidades por billete verde. Por su parte, Banorte lo ofreció a 14.75, todos ellos con precios sustancialmente por arriba de la jornada previa.

La “volatilidad pasajera” también patentizó su rechazo en el mercado petrolero, y el oro negro mexicano destinado a la exportación cerró jornada en 54.40 dólares por barril (información oficial de Pemex), lo que equivale a un descenso de 4.8 por ciento con respecto al pasado martes, o si se prefiere una baja de 2.74 dólares, precio que ya aplica para las ventas del próximo año.

Con el nuevo “ajuste” (léase caída), el precio del barril de exportación se coloca en niveles similares a los registrados en abril de 2007. Habrá que ver hasta dónde estiran las coberturas del “ministro del año”, pero el hecho es que el citado precio resulta 24.60 dólares menor al considerado en el armado del presupuesto de egresos de la Federación para 2015, o lo que es lo mismo, 31 por ciento por debajo de tal proyección.

Y la perspectiva no es grata. Ayer el Departamento estadunidense de Energía, por medio de la Energy Information Administration (EIA), divulgó sus estimaciones sobre el precio petrolero promedio para el próximo año. Así, el barril del West Texas Intermediate se ubicaría en 62.75 dólares, mientras el Brent del Mar del Norte no pasaría de 68.08 billetes verdes. Las caídas con respecto al cierre de 2014 serían de 33 y 32 por ciento, en cada caso.

Aunque la EIA no lo menciona, si se consideran como referencia los precios citados por esa misma agencia gubernamental, el promedio del barril mexicano rondaría entre 55 y 57 dólares. Aparte, desde luego, la contabilidad por el descenso en la plataforma de exportación, de tal suerte que las finanzas públicas sí sufrirán, con todo y coberturas, si es que a la hora de la hora resultan tan efectivas como las presumen.

Por cierto, la EIA documenta que a lo largo de 2014 el precio de la gasolina regular (el equivalente a la Magna que se vende en México) registró un descenso de 7 por ciento, y para 2015 estima una baja adicional de 23 por ciento, como resultado de la caída de los petroprecios, de tal forma que los consumidores de aquel país resultarán beneficiados. De hecho, la EIA subraya que “se espera que los menores precios del petróleo crudo ayuden a reducir 27 por ciento (alrededor de 632 dólares, casi 10 mil pesos mexicanos al tipo de cambio actual) los gastos de combustible para calefacción de los hogares este invierno en comparación con el anterior”.

Por el contrario, en México (país que crecientemente importa gasolina –la mayoría de Estados Unidos– para garantizar su abasto) el precio del combustible se incrementó alrededor de 10 por ciento a lo largo de 2014 (12 gasolinazos al hilo, que el gobierno justificó por “la necesidad de equiparar los precios internos con los externos y así evitar subsidios”), y apenas arranque 2015 aumentará entre 3 y 4 por ciento. Y a ello hay que sumar el aumento al precio del gas y el crecimiento de las tarifas eléctricas.

La molestia de la “volatilidad pasajera” también quedó de manifiesto en el mercado mexicano de valores, Ayer su principal índice, el de precios y cotizaciones, bajó 2.28 por ciento, una de las más pronunciadas del año. Entre las caídas más pronunciadas se contaron las de la constructora ICA (5.64 por ciento negativo), la tienda departamental Liverpool (5), Genomma Lab Internacional (4.88), la regiomontana Alfa (4.6) y el orgullo de Enrique Peña Nieto, Televisa (4.5 por ciento).

En fin, la terca “volatilidad pasajera” se mantiene en los estropicios y por lo visto no hay quién la convenza de que asuma su “temporalidad”, como afirman el “ministro del año” y el doctor “catarrito”, mismos que como secretarios de Hacienda (cada cual en su momento) y “cabezas” del fundamentalista mundillo financiero del sector público de plano no han dado una, que sería lo de menos de no llevarse entre las patas al país y a sus habitantes.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Viento en popa va el proyecto de filmar la película 1938: cuando el petróleo fue nuestro, del director de cine Sergio Olhovich, quien concluyó exitosamente la primera etapa de financiamiento para tal fin, de tal suerte que ya se cuenta con el capital “semilla”. El cineasta subraya que “gracias a ese capital semilla estamos en la posibilidad de atraer capitales más grandes, de diversas instancias, para completar el presupuesto asignado y comenzar la preparación, producción y postproducción de la película”. Son fundamentales las aportaciones individuales y/o colectivas para alcanzar íntegramente el objetivo, el cual, por lo demás, no sólo es genuino sino socialmente necesario. Por ello, los interesados podrán documentarse en la página electrónica www.1938lapelicula.com, en la que sabrán de qué se trata y podrán aportar lo que consideren pertinente… Un fuerte abrazo y mi agradecimiento pleno a los queridos amigos de Morena Coyoacán Centro, por su generosidad y atención. ¡Salud! Y felices fiestas.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.