Astillero, Pacto por México
Astillero: Justicia caída
28 abril, 2015
Nerviosismo y paranoia invaden al PAN: PRI
28 abril, 2015

México SA: Cae el ingreso petrolero

reforma energética

C ada día más profundo, el boquete financiero producto de la caída del precio petrolero mexicano dejaría muy lejos de la realidad al recorte presupuestal anunciado en enero pasado por el “ministro del (d) año”. Las cifras ayer divulgadas por el Inegi, aderezadas con las de Pemex, adelantan que tal agujero sería de mayores dimensiones con respecto a las originalmente estimadas por los virtuosos conductores de la economía nacional.

Al finalizar enero de 2015 el gobierno federal, vía Luis Videgaray, anunció un recorte presupuestal por 124 mil millones de pesos, el cual se aplicaría “de forma preventiva y responsable”. Según el carismático funcionario, “hacer un ajuste hoy en nuestra trayectoria de gasto público fortalece la confianza en nuestras finanzas públicas, y disminuirá nuestras necesidades de financiamiento, justo cuando tenemos un entorno internacional de menor disponibilidad de flujos financieros para las economías emergentes. Debemos actuar de manera preventiva desde hoy, para que el ajuste sea oportuno, ordenado e integral. Haciéndolo desde hoy, dará certidumbre a los mercados financieros, bajo principios de responsabilidad y estabilidad para protegernos ante situaciones de mayor volatilidad”. Y semanas después anunció un segundo tijeretazo, pero aplicable en 2016.

Sin embargo, apenas en el primer trimestre de 2015 el desplome del ingreso petrolero ya se “comió”, por decir así, más de la mitad del recorte presupuestal (54.4 por ciento para ser preciso), de tal suerte que si se mantiene esa tendencia (y hasta ahora no hay indicios de que se modifique) la pérdida de ingreso petrolero al cierre del presente año sumaría alrededor de 18 mil millones de dólares, o lo que es lo mismo, cerca de 270 mil millones de pesos, esto es, más de dos veces el monto del recorte anunciado en enero.

De acuerdo con las cifras del Inegi y de Pemex, en el primer trimestre de 2015 el ingreso petrolero se desplomó –en comparación con el mismo periodo de 2014– a razón promedio mensual de mil 500 millones de dólares, para totalizar 4 mil 500 millones de billetes verdes (67 mil 500 millones de pesos), monto que no es cualquier cosa pues –para dar un comparativo– equivale a 20 por ciento del presupuesto destinado a Educación Pública, 50 por ciento del canalizado a Desarrollo Social, 68 por ciento al que ejerce Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación y, en fin, tres tantos por arriba al de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Así, a lo largo de ese periodo la pérdida de ingreso petrolero ha sido, en promedio, de 667 millones de pesos por día.

A lo largo de abril del presente año el precio del barril mexicano de exportación ha tenido un ligero avance con respecto al registrado entre enero y marzo. Inició el mes en 48.06 dólares, y el pasado viernes cerró en 54.65 dólares. Algo es algo, diría el “ministro”, pero ni lejanamente sirve para siquiera comenzar a cubrir el boquete financiero, de tal suerte que todo indica que quedará muy corto el “ajuste preventivo y responsable”.

Lo anterior se refuerza cuando el Inegi da a conocer que en el primer trimestre de 2015 las exportaciones petroleras se desplomaron 46.2 por ciento, mientras las importaciones de ese mismo sector cayeron 21.1 por ciento. Sólo en marzo pasado la caída fue de 44.3 y 22.1 por ciento, respectivamente.

La citada institución lo detalla así: “el valor de las exportaciones petroleras en marzo de 2015 fue de 2 mil 84 millones de dólares. Este monto se integró por mil 728 millones de dólares de ventas de petróleo crudo y por 356 millones de dólares de exportaciones de otros productos petroleros. En ese mes el precio promedio de la mezcla mexicana de crudo de exportación se situó en 45.97 dólares por barril, nivel inferior en 0.91 dólares respecto al del mes previo, y en 47.29 dólares en comparación con el de marzo de 2014. En cuanto al volumen de crudo exportado, éste se ubicó en el mes que se reporta en un millón 212 mil barriles diarios, cifra menor a la de un millón 305 mil barriles diarios de febrero de 2015, pero superior a la de un millón 133 mil barriles diarios de marzo de 2014”.

Lo mejor del caso es que, desde el sexenio salinista, el gobierno federal decretó “la despetrolización” de las finanzas nacionales, aunque en los hechos –como tantas otras cosas– cada día que transcurre éstas son más dependientes de los ingresos provenientes del oro negro, los mismos que ahora de forma “moderna” se repartirán con los consorcios privados que, gracias a la “reforma” energética, vengan a succionar el producto.

México registró largos periodos con ingresos petroleros históricos, que le garantizaban holgura financiera y la posibilidad de invertir esos multimillonarios recursos para impulsar el crecimiento económico y garantizar el desarrollo social. Sin embargo, los diferentes gobiernos beneficiados –especialmente los de la docena trágica panista y más allá de sus corruptelas- dilapidaron los dineros y el país se quedó como el perro de las dos tortas.

En fin, hay que estar muy atentos con la tijera del “ministro del (d) año”, porque nada garantiza que el recorte presupuestal de enero sea suficiente ni, sobre todo, el único.

En vía de mientras, el Inegi detalló que las cuentas del comercio exterior mexicano no van muy bien que se diga: “la balanza comercial presentó un déficit de 2 mil 210 millones de dólares durante el primer trimestre de 2015, el cual se compara con el saldo negativo por mil 314 millones de dólares registrado en igual lapso de 2014”.

Sólo en marzo, apunta el Inegi, “se registró un superávit de 480 millones de dólares, el cual se compara con el de 558 millones de dólares observado en el mes previo. Tal evolución se originó de la combinación de un aumento en el superávit de la balanza de productos no petroleros, el cual pasó de 962 millones de dólares en febrero a 980 millones de dólares en marzo, y de un incremento en el déficit de la balanza de productos petroleros, que pasó de un saldo negativo de 404 millones de dólares a otro igualmente negativo de 500 millones de dólares”.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Nadie registra dónde están los empleos ni quién invierte para generarlos, pero la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo asegura que en marzo de 2015 la tasa oficial de desocupación abierta se “redujo” 0.2 puntos porcentuales… Y para arrancar semana el dólar en ventanilla bancaria se vendió a 15.72 bilimbiques.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.