Tianguistas se dicen víctimas de extorsión
30 julio, 2015
Adeuda el ayuntamiento dos mil millones de pesos, señala regidora
30 julio, 2015

México SA: De mal en peor

reforma energética

A lgo falló, porque la trascendental caída de El Piojo Herrera no contuvo el desplome del peso, ni del barril de exportación, y mucho menos el incremento interno de precios y la salida de divisas, de tal suerte que todo apunta a que el ex entrenador de los ratoncitos verdes no era el problema real del país.

Defenestrado el susodicho, enloquecida la afición, polarizados los medios y destinado todo el tiempo del mundo a la cobertura de esa trascendental noticia, lamentablemente no se hizo la luz ni se corrigió la triste situación política, económica y social de este “México en movimiento”. El Piojo, pues, falló doblemente.

De hecho, la tendencia va de mal en peor, porque el de por sí enclenque pronóstico de “crecimiento” económico en 2015 (con su impacto social y político) de nueva cuenta fue recortado (en esta ocasión por la Cepal), mientras el tipo de cambio peso-dólar se mantiene en un nivel histórico y la salida de capitales se da a paso veloz (¿quién fue el energúmeno que dijo aquello de “no nos volverán a saquear”?).

Hoy nos amanecemos con la ingrata noticia de que en el transcurso de 2015 “salieron del país inversiones por 43 mil millones de dólares, que estaban depositados en instrumentos financieros que se negocian en los mercados locales, ante la expectativa de un incremento de las tasas de interés en Estados Unidos, reveló Gerardo Salazar, director general de Interacciones Banco, con base en información oficial” (La Jornada, Roberto González Amador), acción que explica el lado interno de la divisa nacional (o de la revaluación del dólar, según los optimistas).

De acuerdo con la información de González Amador, “el monto de recursos que inversionistas han retirado del país es equivalente a 55.6 por ciento del saldo de la deuda externa del gobierno federal al cierre de 2014, que fue de 77 mil 352.4 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público”.

Esa cantidad salió del país (“se exportó”, dirían los tecnócratas) porque ‘‘los capitales siempre buscan oportunidades de obtener ganancias con el alza de tasas” en otras regiones, lo que sería este caso ante la inminente alza de tales indicadores en el mercado financiero estadunidense.

Pero resulta que las tasas no se movieron porque la Reserva Federal del vecino del norte consideró que “no es momento” para hacerlo, aunque dejó abierta la posibilidad de que tal alza se registre en septiembre, de tal suerte que esos 43 mil millones de dólares golondrinos no regresarán a México, pues ya se acomodaron en otros mercados con rendimientos más generosos.

Comienza a materializarse aquella pesadilla del gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien en octubre de 2014 lanzó una advertencia que lo puso “nervioso”: ante la eventual alza de tasas de interés en el vecino del norte, México debe estar atento a la posibilidad de que ocurra “una reversión de capitales”, lo que, simple y sencillamente, sacudiría las finanzas internas.

¿Y qué creen? Que en apenas un semestre 43 mil millones de dolarucos cruzaron la frontera y abandonaron el paraíso mexica, en pos de mayores ganancias. En este contexto, como recordar es vivir, van las sabias palabras de Luis Videgaray y del propio doctor “catarrito”, en el sentido de que la inestabilidad cambiaria que registra el país sólo es producto de “una volatilidad temporal”, y por lo mismo el peso “tenderá a estabilizarse –incluso a apreciarse– frente al dólar”. Y en lo que va del año el tipo de cambio ha superado en diez ocasiones el nivel histórico, en demérito, obvio es, del bilimbique.

Para agriar un poco más el sabor de la noticia, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, ve en su bola de cristal “aún más volatilidad de las divisas (latinoamericanas), especialmente cuando la Reserva Federal eleve los tipos de interés”; lo primero se viene dando desde hace meses, mientras lo segundo se pospone a septiembre, pero de cualquier forma Estados Unidos ha puesto a parir al mundo entero.

La cereza del pastel va por cortesía de la Cepal, institución que además de recortar el pronóstico de “crecimiento” mexicano para 2015 (de 3 lo bajó a 2.4 por ciento, con ganas de empeorarlo más adelante), y para el mismo año ubica a la poderosa economía nacional en el escalón número 19 de 33 posibles, por debajo de Haití.

Allá a lo lejos sobresalen las economías de Panamá, Antigua y Barbuda y República Dominicana, que en el pronóstico de la Cepal ocupan las tres primeras posiciones. A la que peor le va en la feria es Venezuela, con un desplome de 5.5 por ciento en su producto interno bruto.

En su análisis más reciente, divulgado ayer, la Cepal señala que “la dinámica de la actividad económica observada en el primer trimestre de 2015 en los países de América Latina y el Caribe hace proyectar para el año en curso un crecimiento significativamente inferior al 1.1 por ciento registrado en 2014. Si bien la desaceleración es un fenómeno generalizado en la región, la evolución del crecimiento ha sido muy heterogénea entre países y subregiones. En este contexto se espera una tasa de crecimiento regional de 0.5 por ciento en promedio ponderado; América del Sur mostraría una contracción de 0.4 por ciento, Centroamérica y México un crecimiento de 2.7 y el Caribe de 1.7”.

Tal “dinámica”, explica el organismo, “es originada por factores tanto externos como internos. En lo que respecta al contexto externo, cabe destacar que el crecimiento de la economía mundial durante 2015 se mantendrá lento, aunque con tasas algo mayores que las observadas en 2014. Por lo tanto, se espera un crecimiento promedio de 2.2 por ciento en los países desarrollados, mientras las economías emergentes continuarán desacelerándose, con un crecimiento esperado de 4.4”.

Concomitantemente con la “dinámica de crecimiento del PIB, las tasas de crecimiento del volumen de comercio mundial están estancadas en niveles todavía inferiores a los registrados antes de la crisis financiera mundial. No han superado el 5 por ciento desde 2011 y durante los primeros cuatro meses de 2015 la tasa de variación interanual apenas promedió 2 por ciento, mostrando signos de una desaceleración aún mayor en comparación con 2014”.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Oooootra vez OHL México aparece embarrada junto con funcionarios de primer nivel (por posición, no por resultados), mientras las prometidas “investigaciones” (de los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Eruviel Avila) brillan, sí, pero por su ausencia.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.