éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Alberto ¿Rangel?
18 mayo, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: Los nuevos cárteles
18 mayo, 2015

México SA: Economía raquítica

reforma energética

E l próximo jueves se conocerá, vía el Inegi, el resultado oficial sobre el comportamiento económico en el primer trimestre de 2015, el cual, entre recortes presupuestales y la constante reducción de la perspectiva de avance en la materia, no apunta para ser considerado un logro ni para apuntalar la creencia gubernamental de que en 2015 el PIB se incrementará entre 3.2 y 4.2 por ciento.

De hecho, fuera de la esfera gubernamental a estas alturas nadie considera que la economía mexicana avance más allá de 2.5 por ciento en el año, en el mejor de los casos, lo que refuerza la creencia de que el “México en movimiento” (Peña Nieto dixit) no pasa de mero eslogan propagandístico.

En el primer trimestre de 2013 el “crecimiento” reportado fue de uno por ciento, en medio del furor propagandístico por el mexican moment; en igual lapso, pero de 2014, el “avance” a duras penas alcanzó 2 por ciento, lo que provocó el júbilo gubernamental, por el “notorio incremento registrado” y el paquete de “reformas” a punto de turrón. Ese fue el “gran logro”. Llegó 2015 y junto a él, el recorte presupuestal (con otro en lista de espera) y el desplome de lo poco que no había caído un año antes. Pero insisten en aquello de “vamos por el camino correcto” y que la “tendencia es de crecimiento”.

En este sentido, al Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, advierte que “alcanzar las metas oficiales de crecimiento planteadas en el rango de 3.2 a 4.2 por ciento para este año luce cada vez más complicado. Aunado a que la confianza de los consumidores no muestra señales importantes de mejoría, la actividad industrial de nuestro país exhibió una evolución menos vigorosa”, de tal suerte que difícilmente el país superará el raquitismo económico que lo ha caracterizado a lo largo de las últimas tres décadas.

Los resultados adversos en la producción industrial de Estados Unidos y la debilidad del mercado interno nacional, punta el CIEN, han impactado negativamente en el ritmo de crecimiento de la actividad industrial mexicana. Si bien durante el primer trimestre de 2015 ésta acumuló un crecimiento de 1.4 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado, su evolución en marzo fue nula (cero por ciento) comparada con el mes anterior.

Sectorialmente, la construcción exhibió la tasa de crecimiento acumulada más elevada durante el primer trimestre del año (4.2 por ciento), impulsada por las obras de edificación (5.2) y de ingeniería civil (2.3); sin embargo, dada una menor cantidad de recursos destinada a proyectos de infraestructura, resultará complicado que esta actividad registre un mayor dinamismo en los próximos meses.

En cuanto a las manufacturas, detalla el citado centro de investigación, aumentaron 2.9 por ciento, contra 4.5 en el primer trimestre de 2014 debido a que durante marzo, 16 de los 21 subsectores que las conforman registraron una tasa de crecimiento anual por debajo de lo obtenido el año pasado, entre los que se encuentran los derivados del petróleo (-9.3 por ciento) y las industrias metálicas básicas (-10.7).

En otras industrias destaca el retroceso de 9.3 por ciento en los derivados del petróleo como consecuencia de la caída en los precios del hidrocarburo. Por su parte, la madera y la impresión fueron subsectores que prácticamente no presentaron variaciones en su desempeño, mientras el papel aumentó 3.9 por ciento, luego de alcanzar un incremento de 5.1 durante 2014. En cuanto a los ciclos, todos los subsectores mencionados exhiben un comportamiento a la baja, lo cual implica que en los próximos meses podrían presentar un desempeño aún inferior al observado recientemente.

Por su parte, la minería continúa en una racha de malos resultados, de tal forma que durante el primer trimestre del año acumuló una caída de 5 por ciento. Adicionalmente, “el panorama no luce favorecedor para dicho sector, ya que ante el descenso reportado en los precios de los metales a lo largo del año pasado (oro y plata, principalmente), algunas mineras podrían recortar su producción ante la inconveniencia de vender a precios más bajos”, lo que no quiere decir que dejen de incrementar sus inventarios.

En lo que respecta a electricidad, agua y suministro de gas, la tasa de crecimiento acumulada durante los tres primeros meses de 2015 fue de 3.3 por ciento. “No obstante, el peso que tiene dicho subsector en la actividad industrial es de alrededor de 4 por ciento, de tal forma que su contribución a la actividad industrial resulta marginal”.

Otro elemento a considerar es la confianza del consumidor, que en abril aumentó 1.1 por ciento a tasa anualizada. “Sin embargo, al comparar el desempeño del indicador con lo registrado el mes pasado, se aprecia una caída de 2.1 por ciento debido a que todos sus componentes se ubicaron en terreno negativo, siendo el más deteriorado aquel que mide las posibilidades de que los miembros del hogar realicen la compra de un bien durable (caída mensual de 3.3 por ciento)”.

Al parecer, señala el CIEN, el ritmo de crecimiento de la actividad industrial no exhibirá una mejora significativa para el segundo trimestre de 2015, ya que el sector externo del país deberá enfrentar una desaceleración en la producción industrial estadunidense, situación que tendrá un impacto negativo en las exportaciones hacia nuestro principal socio comercial en los próximos periodos, dado el alto nivel de correlación que existe en la producción industrial estadunidense y las manufacturas mexicanas. En efecto, al analizar el ciclo de la actividad industrial en Estados Unidos se puede inferir que su ritmo de crecimiento continuará siendo moderado, escenario que sin duda complicará el desarrollo del sector externo del país para los próximos meses.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Carísimas le salieron las vacaciones decembrinas a quien aseguró haberlas pagado de su bolsillo, aunque las pruebas apuntan en sentido contrario. Apolinar Mena Vargas, hasta ayer secretario de Comunicaciones del estado de México, causó baja de la nómina gubernamental mexiquense, porque la Contraloría estatal resolvió que “violó la Ley de Responsabilidades, al pedir favores a directivos de OHLMéxico para obtener un par de habitaciones en un hotel de lujo en la Riviera Maya, Quintana Roo”. Y de propina disfrazada de multa debe pagar 189 mil pesos. Ahora a este personaje sólo le queda pedir chamba a la trasnacional española, aunque a ésta ya no le es de utilidad.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.