¿Y las becas, don Vito?
30 junio, 2015
Cercanía
30 junio, 2015

México SA: El ‘‘ ministro ’’ confiado

reforma energética

P odéis estar tranquilos, mexicanos crédulos, que ya lo dijo el “ministro del (d) año”: la crisis griega nos hace los mandados, porque “los mercados mexicanos operan con orden y liquidez”, aunque por tratarse de “un evento importante” es menester “darle seguimiento inmediato a este fenómeno global”. Y tanta confianza inyectó, que el tipo de cambio peso-dólar volvió a trepar a 16 bilimbiques por billete verde, mientras el mercado bursátil mordía el polvo, en vías de empeorar.

Tras escuchar tan alentador mensaje, de inmediato viene a la memoria otro que, más o menos en el mismo tenor, pronunció siete años atrás quien hoy despacha en la oficina principal del Banco de México, es decir, Agustín Carstens, el mismo que en febrero de 2008, en su calidad de secretario de Hacienda y ya con el tsunami financiero a la vista de todos, tranquilamente diagnosticó un “catarrito” para nuestro país como máximo efecto interno por la crisis estadunidense.

Se conocen y padecen los resultados del “catarrito”, como en su momento los de la defensa canina del peso (JLP dixit), la decidida acción para que el país “no se nos deshaga en las manos” (De la Madrid dixit) y tantos otros registrados a lo largo de las últimas décadas, durante las cuales los mexicanos no han dejado de escuchar maravillosos discursos –marca Miguel Ángel Cornejo– que “inyectan confianza”, “evitan lecturas equivocadas” de la población y celebran que México es más sólido que una roca, mientras en la realidad sacudidas van y sacudidas vienen.

De la defensa canina (febrero de 1982) a la fecha, el dólar se apreció algo así como 80 mil por ciento (de 20 a 16 mil pesos) frente a la moneda nacional, mientras en igual periodo los mexicanos no dejaron de ser brutal y recurrentemente impactados por crisis de todos los tamaños, colores y sabores. Habrá que ver la magnitud real del nuevo “catarrito” diagnosticado por el “ministro” porque, en lo económico y financiero, la ola expansiva griega alcanza a todos.

En vía de mientras, el Centro de Investigación en Economía y Finanzas (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, advierte que la economía nacional “continúa avanzando a un ritmo moderado de acuerdo con los resultados más recientes del indicador global de la actividad económica (IGAE), variable que permite conocer y dar seguimiento del sector real de la economía a corto plazo”.

En efecto, durante abril pasado el IGAE aumentó 0.7 por ciento con respecto al mes previo, lo que representó un avance de 2.1 por ciento a tasa anualizada. El sector terciario fue el que impulsó en esta ocasión el desempeño de la actividad económica general, con un aumento de 0.4 por ciento comparado con marzo pasado (2.5 por ciento en términos anuales) debido a los resultados favorables reportados por el comercio (3 por ciento anual).

Sin embargo, las actividades secundarias limitaron su evolución, al presentar una caída de 0.1 por ciento en términos mensuales debido a un avance moderado de la construcción y de las manufacturas (0.1 y 2 por ciento, respectivamente, comparadas con el mes previo), considerando que estas últimas se habían ubicado en territorio negativo en marzo pasado. Dichos resultados fueron compensados a la baja por el desempeño de la minería, que mostró una contracción mensual de 3.6 por ciento, cifra que representó una pérdida de 8.3 por ciento en términos anuales.

El CIEN detalla que “la tendencia del IGAE continúa exhibiendo un comportamiento positivo debido al movimiento alcista de las actividades terciarias; no obstante, las actividades primarias presentan un comportamiento negativo y las secundarias empiezan a dar signos de estancamiento. En cuanto a los ciclos, el IGAE se ubica ligeramente por encima de la tendencia de largo plazo, al igual que las actividades terciarias. En contraste, los sectores secundario y primario muestran un ciclo a la baja que se ubica por debajo del potencial. Lo anterior podría implicar que el IGAE exhiba tasas de crecimiento positivas para los próximos periodos impulsado principalmente por el desempeño de las actividades terciarias”.

Por otro lado, apunta el CIEN, la trayectoria descendente exhibida por la inflación en lo que va del 2015 “permitió que el comercio presentara resultados alentadores durante el cuarto mes del año en curso. El comercio al por mayor, que comprende a las unidades económicas dedicadas principalmente a la compraventa de bienes de consumo intermedio para ser vendidos a otros comerciantes, distribuidores, fabricantes o productores de bienes y servicios, registró una tasa de crecimiento anual de 4.7 por ciento medido con cifras originales, ya que sólo uno de sus componentes registró variaciones negativas para el periodo en cuestión (vestidos, electrodomésticos y esparcimiento, una caída de -2.5 por ciento)”.

El comercio al por menor, que comprende las unidades económicas dedicadas a la compraventa de bienes de consumo final, mostró un incremento anualizado de 4.6 por ciento, ya que el rubro de alimentos, bebidas y tabaco fue el único de sus componentes que se ubicó en terreno negativo (-0.8 por ciento). “Si bien la estabilidad en el nivel de precios ha sido un factor determinante en el desempeño del comercio minorista, existen factores de riesgo que podrían mermar su evolución positiva. Entre ellos están un avance lento en la confianza del consumidor y la falta de recuperación en el poder adquisitivo de la población”.

Ante la desaceleración que enfrenta el sector secundario, señala el centro de investigación, “el desempeño de la economía nacional se ha mantenido a flote gracias a los resultados de las actividades terciarias, en particular del comercio. No obstante, la pérdida de vigor en la recuperación económica de nuestro país reflejada en los pronósticos a la baja en las tasas de crecimiento por parte de distintas entidades tanto nacionales como internacionales, junto con la volatilidad en el tipo de cambio como factor de riesgo en la estabilidad de precios de los productos cuyos insumos son de origen importado, son algunos de los elementos que podrían impactar en forma negativa el comportamiento del comercio, lo cual implicaría que nuestro país continúe inmerso en el letargo económico de los últimos años”.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Las calles de Atenas y otras ciudades griegas comienzan a nutrirse de ciudadanos que rechazan terminantemente el ultimátum de la troika. Sin embargo, se necesitan muchos más que 20 mil para salir airosos y así enfrentar sólidamente el coletazo comunitario.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.