Astillero, Pacto por México
Astillero: Renuncia en Morena DF
22 enero, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Disolver autoridades corruptas no es panacea: funcionario de la ONU
22 enero, 2015

México SA: EU: fracaso en Cuba

reforma energética

A hora que públicamente todo es sonrisa y “buena voluntad” hacia Cuba, porque “se dio fin a una política que ya había pasado por mucho su fecha de caducidad” (léase fracasamos), el inquilino de la Casa Blanca (la de allá) ha hecho un llamado al Congreso de su país para “acabar con el embargo” en contra de la isla, el cual, ilegal y brutal, se mantiene vigente desde hace más de medio siglo.

Barack Obama de nueva cuenta reconoce el rotundo fiasco de la permanentemente agresiva política exterior estadunidense en contra de Cuba y, tácitamente, la victoria del pueblo y el gobierno de la nación caribeña frente al imperio. Y como ahora todo es ¡azúcar!, así sea de saliva, el mandatario propone “crear más oportunidades” bilaterales e “iniciar un nuevo capítulo”, el cual, sin duda alguna, debe arrancar con el levantamiento total e incondicional del embargo.

Como se ha comentado en este espacio, en la memoria de muchos permanece el enorme precio económico que pagó Cuba por la guerra económica desatada y sostenida en su contra por 11 presidentes estadunidenses consecutivos (de Dwight D. Eisenhower a Barack Obama, quien al final de cuentas aflojó), pero pocos recuerdan lo que a la isla le significó la caída de la Unión Soviética, el desmoronamiento del bloque socialista y, consecuentemente, el llamado “periodo especial”de la última década del siglo pasado, durante el cual su comercio exterior se desplomó 80 por ciento.

Pero bueno, ayer en La Habana se iniciaron formalmente las negociaciones bilaterales (“constructivas y respetuosas”, de acuerdo con el pronunciamiento del gobierno cubano) y, como era de esperarse, el arranque se dio con el tema migratorio. Tratarán muchísimos más, de la A a la Z, pero uno de los más esperados es el económico, renglón en el que Cuba, a pesar de los gringos y el bloqueo, reporta importantes avances tras superar el doloroso “periodo especial”.

Como lo explica el gobierno cubano, “la economía nacional recorrió un intenso camino de transformaciones en aras de lograr un incremento sustancial de la eficiencia, la apertura e inserción en la economía internacional, la creación de espacios para nuevos actores económicos, la corrección del desequilibrio interno y externo y el perfeccionamiento empresarial. Todo ello matizado en el orden cualitativo por la conjunción de firmeza y flexibilidad en cuanto a la incorporación de estas transformaciones, como corresponde a un país que en momento alguno destruyó lo que había alcanzado en algo más de tres décadas, y que se impuso al gran desafío de defender sus conquistas en los terrenos social y político”.

El Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de la nación caribeña detalla que la apertura al capital foráneo “surge como respuesta a la imposibilidad de acceder a financiamientos externos, tecnologías de avanzada y mercados externos, debido principalmente al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos por más de 50 años. La inversión extranjera constituye un complemento al desarrollo de la economía nacional y se caracteriza por un alto grado de selectividad y promoción al desarrollo sostenible en correspondencia con el deber de cuidar el medio ambiente, y sobre la base del respeto a la soberanía e independencia nacionales”.

Con ese criterio, el gobierno cubano cuenta con una “cartera de oportunidades” para la inversión extranjera, que va de lo agrícola, forestal y alimentario a la industria farmacéutica y biotecnológica, pasando por los sectores azucarero, turístico, energético, del transporte, la salud, el comercio y la construcción, entre otros. Al cierre de 2013, la empresa mixta es la modalidad prevaleciente con 51 por ciento del total de los negocios aprobados. Los sectores de mayor inversión foránea han sido el turismo en primer lugar (con 42 por ciento del total), seguido por la actividad minera y de energía (13 por ciento). Sólo 4 por ciento del total son empresas de capital totalmente extranjero.

En la referida “cartera de oportunidades” destaca la Zona Especial de Desarrollo Mariel, localizada 45 kilómetros al oeste de La Habana, con una extensión de 465 kilómetros cuadrados que incluye un parque industrial de alta tecnología, infraestructura portuaria, hidráulica, ferroviaria y de telecomunicaciones, actividades agroalimentarias, de desarrollo agropecuario, para el petróleo, el transporte, un parque ecológico, desarrollo de las industrias siderúrgica, mecánica, ligera, química y electrónica, y muchas más, como en todo el territorio cubano.

Entonces, oficialmente existe “buena voluntad” entre los gobiernos y se “inaugura una nueva era”; los negocios y las condiciones necesarias para desarrollarlos allí están; los inversionistas estadunidenses han hecho públicas sus intenciones de participar en la isla, y etcétera, etcétera. ¿Qué falta, pues? Que los gringos finalicen el bloqueo.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Trabajadores de Bancomext denuncian que “el próximo miércoles, con bombo y platillo y en el Club de Industriales, el funcionario Enrique de la Madrid –alias El Principito– presentará su libro México en la generación del desarrollo, con prólogo de Luis Videgaray. Para empezar, el gobierno de EPN se comprometió a ser austero y a no despilfarrar los recursos públicos en este tipo de eventos, pero además quien coordinó los trabajos (para el libro) de un staff de 10 personas fue su secretario particular Salvador Leal, y se trata de personal de un banco del Estado que desvió su tiempo para otros fines distantes a los de la institución. Enrique de la Madrid –que estuvo al servicio del panismo– cree que con estas acciones lo van a convertir en secretario de Estado, porque ese es su sueño. Hay que preguntarle de dónde salieron los recursos para esta ‘maravilla editorial’, que nadie sabe a qué hora ‘escribió’, porque el señor se la pasa viajando por todo el mundo dizque para promover las exportaciones. ¿Quién pagó la edición y quién paga el evento con todo y vino de honor? Se creen dueños de las instituciones y de las personas que trabajan en ellas. Tenemos un país con más de 60 millones de pobres y estos personajes se siguen repartiendo los recursos públicos como si fueran de ellos. Basta de impunidad, no podemos vivir en un país de cínicos y simuladores” (por obvias razones no se mencionan los nombres de los denunciantes)… Mientras, de nueva cuenta el tipo de cambio supera la barrera de las 15 unidades, el barril petrolero se vende a 38.43 dólares y el inquilino de Los Pinos estrena escándalo.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.