éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Municipio, tareas pendientes
22 julio, 2015
iniciativa el desarrollo científico posiciones diputados, desaparición forzada
Golpe a la CNTE; se le quita poder en el instituto oaxaqueño de educación
22 julio, 2015

México SA: Grecia: receta a la mexicana

reforma energética

L os griegos deben estar felices: llevaron al poder a un político que les prometió “recuperar la dignidad”, “poner fin a la austeridad” y “rescatar al país” de la troika. Sin embargo, más tardó Alexis Tsipras en ofrecer el gran paquete “para recobrar la soberanía” que en hacer exactamente lo contrario y proceder tal cual lo hicieron los gobiernos precedentes.

El lunes todo el mundo (financiero) se tranquilizó y se mostró “entusiasmado”, porque finalmente Grecia comenzó a recibir la “ayuda” de la troika, y como parte de ella apareció un grueso cheque “para aliviar las urgencias” del gobierno de Tsipras, por mucho que de ese dinero los helenos no vieron ni una fotocopia de ese mismo cheque, pues en automático fue a parar directamente a las arcas del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), es decir, dos de sus “salvadores”.

Pero lejos de ver y “gozar” los beneficios del dinero que supuestamente los “salvó”, los griegos fueron enterados de que el lunes mismo entró en vigor el paquetazo que aceptó el citado personaje que les devolvería la dignidad.

Los reportes que llegan desde Atenas detallan que el pasado lunes “Grecia transfirió al BCE y al FMI pagos pendientes de su deuda por un monto de 6 mil millones de euros, cumpliendo con una de las primeras condiciones fijadas por sus acreedores extranjeros para comenzar en las próximas semanas un nuevo proceso de negociación de su deuda”.

Además, ese mismo día el gobierno del primer ministro, Alexis Tsipras, hizo efectivo el incremento de 13 a 23 por ciento del impuesto al valor agregado (IVA) sobre alimentos envasados, restaurante y taxis, con el consabido efecto inmediato: el comercio local reportó ventas a la baja y precios al alza. “Los hoteles y hostales, con un fuerte flujo de turistas extranjeros, no son sujetos de las nuevas tasas tributarias, mientras a medicinas, libros y espectáculos se les aplicará un impuesto reducido de 6 por ciento” (La Jornada).

Con las modificaciones fiscales impuestas, el gobierno griego estima una captación adicional de 795 millones de euros en lo que resta de 2015, y de 2 mil 400 millones a partir de 2016. “Alexis Tryphon, ministro de Finanzas encargado de los asuntos fiscales, se comprometió a no dejar perder ni un solo euro derivado del incremento al IVA, para lo cual haremos todo lo posible para que este aumento vaya a las arcas del Estado y no a los bolsillos de los infractores” (ídem).

La “salvación”, pues, refuerza el desplome en el nivel de vida de los griegos, se traducirá en menor empleo y menores salarios para los privilegiados que lo conserven, y crecientes niveles de pobreza y miseria. A juicio de la troika y de su ahora oficialmente contlapache Tsipras, esa es la ruta para que Grecia finalmente encuentre la redención (en México el gobierno lo denomina “vamos por el camino correcto”, y allí están los resultados).

Cuando los “salvadores” de Grecia entraron al quite, allá por el año 2010, la deuda helénica superaba 100 mil millones de euros. Cinco años y varios paquetes de “rescate” después, ese débito se multiplicó por tres y el país, junto con sus habitantes, permanece en el hoyo y éste cada día se hace más profundo.

No podía faltar el anuncio de que se creará un “comité contra la corrupción y el fraude fiscal” (hasta ahora ninguno de los funcionarios de gobiernos anteriores ha pisado un juzgado por manipular la contabilidad y volumen de la deuda griega), otra de las exigencias de los acreedores europeos “a fin de fortalecer la capacidad del Estado para generar ingresos”.

Pero bueno, Grecia virtualmente recibió el cheque y más tardó en firmar de recibido que en soltarlo. El resumen, publicado por La Jornada, dice así: fuentes del Ministerio de Finanzas informaron que el rembolso a los acreedores ha sido posible gracias al crédito puente de 7 mil 160 millones de euros que el viernes pasado concedió al país la Unión Europea, mediante el Mecanismo Europeo de Estabilidad. De los 4 mil 200 millones que liquidó al BCE, 3 mil 500 millones corresponden al capital y 700 a intereses.

Además, el gobierno griego también pagó mil 560 millones de euros al FMI, que debió liquidar el 30 de junio pasado, cuando las negociaciones con los ministros de finanzas de la zona euro se estancaron y el gobierno carecía de flujos de dinero. Por si fuera poco, Grecia entregó al Fondo 457 millones de euros que dejó de pagarle el 13 de julio, por lo que desembolsó a la institución dirigida por Christine Lagarde un total de 2 mil 17 millones de euros.

El gobierno de Tsipras tiene también previsto transferir unos 500 millones de euros al Banco de Grecia (central) para su capitalización. El desembolso de 6 mil 820 millones de euros agotó prácticamente el “crédito puente” de 7 mil 160 millones de euros otorgado la semana pasada por el BCE. “El cumplimiento de estas condiciones de política económica son requisitos básicos para que los 18 socios de Grecia en la zona euro –sin el FMI– comiencen a negociar un crédito de entre 82 mil millones y 86 mil millones de euros para su entrega en un periodo de tres años, con el que Tsipras pretende superar las crisis financiera y económica que su país arrastra desde 2008. Este será el tercer paquete de financiamiento para Grecia, después de los pactados en 2010 y 2012”.

Grecia, pues, “se salvó”.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Como la “volatilidad pasajera” llegó para quedarse y el “blindaje” es de menor grosor que un kleenex, el dólar en ventanilla se vendió ayer a 16.30 bilimbiques, con lo que la devaluación en el año supera el 8 por ciento. En este contexto, “reportes del Banco de México señalan que en los últimos siete meses se utilizaron unos 5 mil 500 millones de dólares de la reserva de divisas del país para evitar movimientos bruscos en la paridad entre ambas monedas, dentro de una tendencia descendente en la valoración del peso respecto al dólar”, el cual ha roto récord con todo y utilización de las sagradas reservas. Ya los industriales aglutinados en la Canacintra advierten el peligro por la inestabilidad cambiaria, e incluso “vemos algunas posibilidades de que el tipo de cambio pueda llegar a 17 pesos, no en ánimo alarmista, sino para que los asociados tomen sus precauciones al hacer operaciones de compra de insumos, de bienes de capital o de productos terminados”… Mañana el Coneval actualiza el inventario de pobres en México y detallará el incremento registrado en el primer bienio de EPN.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.