Se manifiestan en la UAM para mostrar apoyo a Gallardo Cardona
11 diciembre, 2015
lista para impedir
Llama la CNTE a huelga nacional contra la reforma
11 diciembre, 2015

México SA: Larrea en la picota

reforma energética

En el gobierno mexicano encendieron la señal de alarma y están más que preocupados, porque uno de sus favoritos está a punto de morder el polvo. Internamente lo han mantenido impune y le han dado cobertura en todas las que ha hecho, que son muchas, pero ahora sus guardianes se ven harto limitados, pues Germán Larrea, el inenarrable zar del cobre, está a punto de perder la demanda que por incumplimiento de contrato interpuso en su contra el consorcio británico Infund LLP, con lo cual podría perder el control de Grupo México.

Tras años de demandas penales, contrademandas, amparos, solicitudes de suspensión, cabildeos y juicios en Inglaterra, Estados Unidos y México, el juzgado de distrito en materia civil en la ciudad de México se apresta a dictar su resolución, tan rápido como en enero de 2016, la cual, todo apunta, será contraria a Larrea, el otrora denominado “empresario sin rostro”.

Como en su momento se anotó en este espacio, Germán Larrea ha sido copiosamente demandado en México, Estados Unidos y Perú, en especial por los trabajadores, dada la permanente violación de los contratos colectivos. Pero su pasión por los pleitos judiciales lo ha llevado a una demanda, promovida por la británica Infund LLP, por “incumplimiento de contrato” (firmado en 2003) por casi 75 millones de dólares (que lo obligaba a entregar 65 millones de acciones del Grupo México). Infund jamás las recibió. Por ello, en junio de 2013 un juez en Londres congeló los valores en disputa y restringió su transferencia y poder de voto mientras se mantenga el litigio, al tiempo que ordenó la comparecencia directa del empresario ante tribunales de aquel país, lo que también aquél incumplió, por lo que se le declaró “confeso” en las imputaciones en su contra.

Así, a Larrea le dieron machetazo a caballo de espadas, y al insaciable barón le pegaron en la única parte que le duele, la del dinero. Como siempre, el barón mexicano pretendió evadir la responsabilidad y culpó a otros por el incumplimiento contractual y adujo “razones de préstamos personales” en su intento por salvar el pleito, pero en los juzgados nacionales le dijeron que de ninguna manera, y que él resultaba el único responsable del incumplimiento, que en 2003 costaba 75 millones de dólares y hoy vale 2 mil millones de billetes verdes.

Más de dos años después de aquella medida cautelar, las acciones que Larrea nunca entregó a Infund LLP tienen un valor cercano a 2 mil millones de dólares, de acuerdo con las estimaciones de la propia firma británica. Según la revista Forbes, el vocero del consorcio demandante, José Antonio Marván Lizardi, advirtió que “la complejidad de la operación financiera, el involucramiento de distintas sociedades de Grupo México, la independencia de Infund respecto del grupo y la aportación de otros factores por parte del fondo de inversión inglés, son elementos que no dejan lugar a duda de que la causa de la operación fue la adquisición de acciones por parte de Infund”. La defensa de Germán Larrea presentó un nuevo recurso para tratar de levantar la medida cautelar que mantiene congeladas las acciones del demandado en Grupo México, pero “el sexto juzgado de distrito civil confirmó que dicha medida deberá mantenerse hasta que se resuelva en definitiva el juicio, a efecto de garantizar el posible resultado de éste sea positivo para el fondo”.

Y ese medio especializado remata con lo siguiente: “como resultado de las pruebas presentadas en el juicio y los alegatos formulados por ambas partes el pasado 28 de octubre, Infund espera una sentencia definitiva que obligue a Germán Larrea a rendir cuentas y a entregarle las 65 millones de acciones reclamadas de Grupo México Serie B, indicó el fondo en un comunicado de prensa”.

En torno a este litigio, el Financial Times comentó que “incluso para un país enamorado de las telenovelas, la saga legal que rodea a Grupo México es extensa… Germán Larrea Mota-Velasco, segundo hombre más rico de México, con una fortuna estimada por Forbes en 13 mil 900 millones de dólares, se enfrenta a ser potencialmente desbancado como el mayor accionista individual de Grupo México, pues un tribunal se prepara para pronunciarse sobre una batalla legal de larga duración”.

Bajo el manto protector del gobierno, en México Germán Larrea ha cometido cualquier cantidad de excesos, pero siempre ha salido impune. Ha derramado tóxicos por toda la República (en Sonora, lo más reciente), su empresa ha sido responsable de homicidio industrial (Pasta de Conchos), ha gozado de todo tipo de prebendas del gobierno federal, se ha hinchado de dinero con los bienes de la nación, ha intentado aplastar al sindicato minero y a su líder (fallidamente, desde luego) y muchísimo más, y de todo ha salido no sólo impune, sino fortalecido, gracias a la protección gubernamental. Pero ahora su guardián no tiene mucho margen de acción. Habrá que ver cómo sortea esta situación, en la que todo apunta, la británica tiene todas las de ganar.

Mientras ello sucede, con el pronóstico de que Larrea muerda el polvo, como cada diciembre de los últimos tres años en esta temporada navideña se escuchan los cánticos, buenos deseos y mejores pronósticos de las presuntas autoridades económico-financieras del país. Como es costumbre, sus augurios hablan del “fuerte impulso”, la “mejoría frente a otras naciones”, el “crecimiento acelerado”, el “futuro promisorio”, el “bienestar para los mexicanos”, el “éxito de las reformas” y tantas otras gracias igual de repetidas que de incumplidas. En la primera mitad del gobierno peñanietista resultaron totalmente fallidos los pronósticos del “ministro del (d) año” y su coro, y para 2016 nada hace pensar que esa dinámica se corrija.

Entre los “buenos augurios” se presumía la “fortaleza” del tipo de cambio del peso frente al dólar y la “solidez” de la moneda mexicana ante lo que definieron como “volatilidad pasajera”. En los hechos, el peso languidece frente al billete verde y en lo que va del sexenio peñanietista se ha devaluado alrededor de 30 por ciento, mientras el precio del barril de exportación se mantiene en picada. Ayer la divisa estadunidense se vendió a 17.48 bilimbiques y el tonel de crudo 29.04 billetes verdes.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Una buena y otra mala para los trabajadores en vías de pensionarse: la primera, que en 2015 las utilidades sumaron 27 mil millones de pesos, el mayor monto en los 18 años del Sistema de Ahorro para el Retiro; la segunda, que esa ganancia no es para ellos, sino para los dueños de las Afore por concepto de cobro de comisiones.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.