Las huellas del poeta felino
24 noviembre, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: Golpeadores de “civil” en Veracruz
24 noviembre, 2015

México SA: Llega Santaclós petrolero

reforma energética

El “ministro del (d) año” ya puso el arbolito navideño, porque Santaclós a punto está de arribar con su costal lleno de petrodólares, aunque no todos los originalmente anunciados por el propio Luis Videgaray el 13 de noviembre de 2014, pues en aquella fecha aseguró que, “gracias a la estrategia gubernamental de contratar coberturas petroleras”, para 2015 el ingreso proveniente del oro negro mexicano “está garantizado al ciento por ciento”.

Desde Nueva York llega la noticia (Notimex) de que “las coberturas petroleras usadas por México para garantizar el precio del crudo para este año en un mínimo de 76.40 dólares por barril le redituarían a las arcas del país alrededor de 6 mil 800 millones de dólares, apuntó la agencia de información Bloomberg”, aunque “aclaró que esta cifra podría variar debido a que algunos detalles de los acuerdos no son públicos y a que la cotización del crudo podría cambiar hacia finales de este mes”.

Y agrega que “de acuerdo con cálculos difundidos ayer, México obtendría una ganancia récord de los instrumentos financieros empleados para garantizar precios mínimos del petróleo, luego de que la cotización promedio del crudo mexicano durante el año fue de 46.61 dólares por barril. El gobierno de México obtendría la diferencia entre el precio en el mercado del crudo y las garantías adquiridas para 228 millones de barriles a un precio de 76.40 dólares por cada uno entre el primero de diciembre de 2014 y el 30 de noviembre. La diferencia fue de casi 30 dólares por barril. El precio de cobertura fue obtenido por México mediante una serie de acuerdos financieros con varios bancos, incluidos Goldman Sachs Group, JPMorgan Chase y Citigroup, que tendrían que pagar al país el siguiente mes”.

Entonces, de lo perdido, lo que aparezca, dirán los optimistas, pero, de entrada, a la cifra referida habrá que restarle 773 millones de dólares por concepto de “prima” (como si fuera un seguro) pagada por las coberturas petroleras, cuya equivalencia en pesos, al tipo de cambio de entonces, fue de 10 mil 467 millones. Aun así, presumía el “ministro”, las finanzas públicas se mantienen “blindadas” y el ingreso petrolero “garantizado al ciento por ciento” en 2015.

Pero el costal de Santaclós está agujereado y en el trayecto del Polo Norte a la Secretaría de Hacienda dejó un regadero de petrodólares que ni lejanamente se integrará a las arcas nacionales, por mucho que Videgaray asegurara, en aquella conferencia del 13 de noviembre de 2014, que “el gobierno de la República ha cubierto al 100 por ciento los ingresos petroleros para el ejercicio 2015”.

¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que las coberturas petroleras ni de lejos ampararon el 100 por ciento de la producción petrolera nacional. De hecho, apenas cubrieron 26 por ciento de ella (228 de 876 millones de barriles) y 57 por ciento de las exportaciones totales estimadas para 2015.

Como en su momento se comentó en este espacio, en los Criterios Generales de Política Económica para 2015 el gobierno peñanietista fijó en 2 millones 400 barriles diarios la plataforma de producción de crudo y en un millón 90 barriles por día, en promedio, la plataforma de exportación. Anualizados, el primer concepto suma 876 millones de barriles y el segundo 398 millones, en números cerrados. Originalmente Hacienda estimó un precio de 82 dólares por barril de exportación, para poco después reducirlo a 81 dólares y finalmente a 79. Las coberturas garantizan un precio de 76.40 dólares.

De entrada, ese recorte (de 82 a 79 dólares por barril) implicó dejar de captar 11 mil 308 millones de pesos, pero si varió el precio y lo acordaron el Ejecutivo y Legislativo, no hicieron lo propio con el volumen de producción ni el de exportación.

Entonces, ese debió ser el universo considerado (876 millones barriles) en las coberturas petroleras si en realidad la pretensión era garantizar el 100 por ciento del ingreso proveniente del oro negro aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación para 2015. Pero no, porque sólo consideraron 228 millones de barriles para todo 2015, es decir el equivalente a 95 días de producción (poco más de tres meses).

En noviembre pasado, Luis Videgaray anunció que el gobierno concretó las coberturas petroleras mediante “43 operaciones en los mercados de derivados internacionales” para así “proteger un precio de 76.4 dólares por barril”. Por ellas se pagaron 10 mil 467 millones de pesos. Así, detalló, “se han cubierto 228 millones de barriles, que es lo que corresponde al riesgo neto, la exposición equivalente del gobierno federal”.

Sin embargo, el “ministro” presumía que “la estrategia cubre por completo el riesgo del gobierno federal en sus ingresos”, lo cual “sin duda es una buena noticia para el país, para la estabilidad macroeconómica y para el ejercicio de los recursos públicos federales del año entrante que tendrán la seguridad, la certeza de tener soporte en los ingresos petroleros al precio al cual se estableció en la Ley de Ingresos” (dicho sea de paso, dos meses después del anuncio recortó el presupuesto federal y se le fue a la yugular al de Pemex).

En aquella fecha el barril mexicano de exportación se cotizó en 70.60 dólares. Un año después, ayer para ser preciso, se vendió a 33.30, el precio más bajo desde el 8 de diciembre de 2008.

También para 2016 el gobierno federal contrató coberturas petroleras, sólo que en esta ocasión el precio pactado fue de 49 dólares por barril. Para ese año el precio promedio aprobado por el Congreso se fijó en 50 dólares. Pero desde ya se vende a 33.30 dólares (las ventas se concretan con seis semanas de anticipación, de tal suerte que con ese precio, o incluso menor, iniciará Pemex sus exportaciones el primero de enero de 2016).

Para el próximo año tales coberturas son menores en volumen y precio, pero a un costo mayor. Amparan 212 millones de barriles (7 por ciento menos que en 2015), cada uno de ellos garantizados a 49 dólares, y por ello se pagó mil 90 millones de dólares (41 por ciento más con respecto al precio 2015). De cualquier suerte, como en 2015, ni lejanamente ampara la producción y/o exportación total de crudo. Pero bueno, ya viene Santaclós.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Pues nada, que según la lectura de Aurelio Nuño la “reforma” educativa comienza con la pedagogía del madrazo, porque ya advirtió que “enfrentarán a la fuerza pública quienes intenten impedir la evaluación de desempeño magisterial”. ¿Así lo trataron en la Ibero y en Oxford?

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.