De 60 migrantes diarios, el flujo en albergue potosino
8 Enero, 2017
Dilma
Dinero: ¿Quién está detrás de Peña Nieto?
9 Enero, 2017

México SA: Más gasolina al fuego

Más gasolina al fuego

Alzas apenas inician

Fisco y combustibles

El gobierno peñanietista incrementó de forma brutal el precio de los combustibles. ¿Por qué? Bueno, asegura que “se trata de un aumentoque viene del exterior” (EPN dixit) y que lisa y sencillamente se volvió más cara la gasolina en el mundo. Por lo mismo, dice, no hay manera de revertir (José Antonio Meade dixit) el megagasolinazo, que ha motivado la protesta social en cuando menos 25 estados de la República, y contando, amén del rechazo de los sectores productivos y la iniciativa privada en su conjunto, todo ello aderezado con alzas en las tarifas eléctricas y el gas.

El repudio ciudadano ha sido contundente, sin que el gobierno peñanietista atine a dar una explicación medianamente creíble de su decisión dolorosa, pero necesaria. Lo anterior, desde luego, en respuesta al primer mandarriazo gasolinero (de hasta 24 por ciento), pero no hay que olvidar que vienen más: el próximo 4 de febrero de nueva cuenta aumentará el precio (se estima que podría ser de 8 por ciento) y aún más el día 11 del mismo mes, todo para que a partir del día 18 los incrementos se den todos los días. La locura, pues, de tal suerte que EPN y sus muchachos decidieron apagar el fuego con gasolina.

Apenas el pasado 6 de octubre el secretario de Hacienda afirmó que no estamos ni cerca de afrontar una posible crisis en las finanzas públicas, pero el megagasolinazo confirma exactamente lo contrario, mientras el inquilino de Los Pinos pregunta a los ciudadanos ¿qué hubieran hecho ustedes? para evitar la mencionada alza de precios.

Bueno, de entrada Peña Nieto y sus muchachos debieron consultar a la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés), organismo del Departamento de Energía de Estados Unidos, el cual reporta que la gasolina que México importa de su país resulta ser la más barata desde 2004, es decir, todo lo contrario al pretexto del gobierno federal para aumentar hasta 24 por ciento el precio de los combustibles.

Prácticamente toda la gasolina que México importa proviene de Estados Unidos, es decir, del país donde, según sus instancias gubernamentales, el precio del combustible registra su menor cota de los pasados 13 años. De hecho, el reporte más fresco ubica el precio para el mercado estadunidense en un nivel 23.5 por ciento inferior al impuesto por Peña Nieto y sus muchachos a los consumidores mexicanos a partir del primero de enero de 2017.

La Jornada (Roberto González Amador) lo publicó así: “El precio de las gasolinas en Estados Unidos, uno de los factores esgrimidos por el gobierno federal para elevar el costo del combustible en México a partir de este mes, tuvo en 2016 el nivel más bajo desde 2004, reveló información del Departamento de Energía estadunidense. La gasolina en la región de Houston, principal punto de origen del combustible importado por México, tuvo el año que recién concluyó el precio más bajo de todo el territorio estadunidense, estableció la Administración de Información Energética.

“México importa, principalmente de Estados Unidos, 53 de cada 100 litros de combustible que consume, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía. Los precios minoristas de la gasolina regular en Estados Unidos promediaron 2.14 dólares por galón (3.78 litros) el año pasado, 29 centavos de dólar menos, reducción de 12 por ciento respecto de 2015, en lo que fue el promedio anual más bajo desde 2004, de acuerdo con un reporte de la EIA publicado ayer.

El bajo precio del petróleo crudo en 2015 fue la principal causa de la reducción en el costo de las gasolinas, añadió la EIA. En la costa del Golfo de México, área que incluye a Houston, los precios de la gasolina fueron los más bajos de Estados Unidos, apuntó la agencia. Esa región alberga la mitad de la capacidad de refinación y produce más gasolina de la que consume. Adicionalmente, los impuestos al combustible son de los más bajos del país, agregó. En 50 de las 52 semanas de 2016 los precios al menudeo de la gasolina en Houston fueron los más bajos de entre las 10 ciudades en que la EIA recolecta información, señala el reporte.

Es lo que informa la EIA, pero aquí el gobierno asegura que lisa y sencillamente se volvió más cara la gasolina en el mundo, aunque los precios imperantes en México son competitivos. Y sí, lo son, frente a los prevalecientes en Tanzania, Liberia, Sri Lanka, Níger y/o Congo, aunque por arriba de Islas Fiji, El Salvador, Vietnam y Guatemala.

Por otro lado, en su mensaje a la nación del jueves pasado, el inquilino de Los Pinos afirmó, tras lanzar una tanda de chantajes, que el gobierno no recibirá un centavo más de impuestos por el megagasolinazo. ¿Será? De acuerdo con la Ley de Ingresos para 2017, se estima que las arcas nacionales obtendrían alrededor de 285 mil millones de pesos por impuestos especial sobre producción y servicios (IEPS) a gasolinas y diésel, monto superior en 75 mil millones al estimado para el ejercicio 2016. Además, se carga IVA al precio final al consumidor.

No es una cantidad despreciable, pero todo indica que en los hechos será superada. Si se consideran ambos impuestos, los mencionados, en promedio por cada litro de Magna el gobierno obtiene 5.83 pesos, mientras por los de Premium y diésel capta 6.56 y 6.34 pesos, respectivamente.

Recientemente el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, detalló que México es el cuarto consumidor mundial per cápita de gasolina: alrededor de 190 millones de litros por día. Si se promedian las tres cifras citadas en el párrafo anterior, entonces cada 24 horas el gobierno peñanietista captaría algo así como mil 185.6 millones de pesos por concepto de impuestos a gasolinas y diésel, o lo que es lo mismo, 432 mil 744 millones en todo 2017, de tal suerte que los gravámenes a los combustibles serían uno de los pilares de las finanzas nacionales.

Entonces, más que una amenaza extraterrestre o que el gobierno presuma que serán nuestros hijos y nietos los que ganarán con el megagasolinazo (según la aventurada versión de Meade), el hecho es que sin rubor alguno los goodfellas gubernamentales están dispuestos a sacar las tripas a los mexicanos antes de permitir que se les agote su negocio.

Las rebanadas del pastel

¿Cómo amanecerá el tipo de cambio? ¿A cuánto el kilogramo de tortilla y demás productos básicos? No deje de ver la telenovela volatilidad pasajera, con guión del aclamado endeudador Luis Videgaray, ahora en su papel de aprendiz de canciller del (d) año.

Twitter: @cafevega