Continúa Ceepac buscando más recursos para el proceso electoral
28 diciembre, 2014
Es momento de poner un alto a los malos gobiernos: Joaquín Muñoz
28 diciembre, 2014

México SA: Otro año “perdido”

reforma energética

C oncluye un año más del regreso tricolor a Los Pinos, y el paraíso prometido por los del “México en movimiento” brilla por su ausencia. Si bien va, este 2014 registrará un raquítico crecimiento cercano a 2 por ciento, proporción que ni siquiera alcanza para el primer abono del doble premio del ministro Videgaray, aunque sí para cubrir en una sola exhibición el jacalito en Malinalco.

Así, en su primer bienio en la residencia oficial, el gobierno peñanietista puede presumir que su promedio anual de crecimiento económico resulta ser el peor desde el sexenio de Miguel de la Madrid, es decir, en tres décadas, aunque todavía le queda tiempo para empeorar el marcador.

En vía de mientras, la Cepal, por medio de su versión ampliada del Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2014, estima que este año la tasa anual de crecimiento del producto interno bruto mexicano será de 2.1 por ciento, proporción 50 por ciento inferior a la originalmente ofrecida.

Apunta el organismo que el déficit fiscal aumentará y a finales de año equivaldrá a 1.5 por ciento del PIB, porcentaje que se elevaría a 3.5 al incluir la inversión de Petróleos Mexicanos, en comparación con 2.3 en 2013. La inflación anual será superior a 4 por ciento, de modo que el Banco de México incumplirá la meta que se fijó en esta materia. El déficit en cuenta corriente se ubicará en torno a 1.8 por ciento del PIB, misma cifra observada en 2013, mientras la tasa media anual nacional de desempleo se mantendrá estable en alrededor de 5 por ciento de la población económicamente activa.

Para 2015 la Cepal estima que la economía mexicana crecería 3.2 por ciento. De cumplirse tal pronóstico, el promedio anual en la primera mitad del sexenio de Enrique Peña Nieto resultaría igual de mediocre que la reportada por sus cinco antecesores en Los Pinos, de tal suerte que ese periodo se sumaría al de por sí grueso inventario de años perdidos en materia económica y social.

El organismo especializado de la ONU subraya que “persiste el reto de dinamizar el consumo interno con una masa salarial que se expande a tasas insuficientes”, aunque todo indica que este renglón no es prioritario para la actual administración –como tampoco lo fue para las cinco precedentes– porque el poder adquisitivo del salario se mantiene a la baja.

En 2014 la política fiscal se caracterizó “por una orientación expansiva, que redundó en el mayor déficit fiscal en más de una década, con el objetivo explícito de impulsar la actividad económica. En los primeros nueve meses del año el gasto total del sector público exhibió un crecimiento interanual real de 8.5 por ciento, que contrasta con el 0.4 por ciento observado en el mismo periodo del año anterior. El gasto en desarrollo social tuvo un incremento real de 5.7, mientras el gasto en materia de desarrollo económico se expandió 10.3”. Sin embargo, ello no detonó el crecimiento.

Los ingresos presupuestales del sector público registraron un aumento interanual real de 2 por ciento en el periodo enero-septiembre de 2014. Por el contrario, los ingresos petroleros mostraron una reducción real anual de 2.2 por ciento debido a la disminución del volumen de producción y del precio de la mezcla mexicana. En contraste, los ingresos tributarios no petroleros se incrementaron 6.1 por ciento. La recaudación del impuesto al valor agregado creció 16.9 por ciento en términos reales, impulsada por la homologación de la tasa en la región fronteriza, así como el incremento de 49.1 por ciento por concepto de impuestos especiales a la producción y los servicios, en gran medida por el nuevo gravamen a la enajenación e importación de alimentos no básicos de alta densidad calórica.

Por el contrario, la recaudación del conjunto de impuestos sobre la renta tuvo una disminución real de 2.6 por ciento, debido a que en 2014 no se contó con los ingresos extraordinarios que se obtuvieron en el mismo periodo de 2013 como resultado del programa para la regularización de deudas fiscales implementado ese año.

A finales de septiembre la deuda neta del sector público federal fue equivalente a 37.5 por ciento del PIB, frente a 35 por ciento al concluir 2013. “Si bien la deuda pública se encuentra aún dentro de niveles sostenibles y es inferior al promedio de la que presentan los países miembros de la OCDE, ha mostrado un crecimiento significativo en los últimos años, por lo que habrá que poner atención a su evolución en el corto y mediano plazos”.

Hasta septiembre pasado, con todo y reforma financiera, el crédito bancario al sector privado presentó un crecimiento interanual de 4.1 por ciento en términos reales, contra 6.8 en el mismo periodo de 2013. Las reservas internacionales sumaron 192 mil 720 millones de dólares a finales de noviembre de 2014, monto que representa un incremento nominal de 9.1 por ciento respecto del registrado al término de 2013. Además, México continúa teniendo acceso a una línea de crédito flexible del FMI por 73 mil millones de dólares.

La Cepal señala que una vez aprobadas las reformas estructurales y sus leyes secundarias, “dos elementos prioritarios de la agenda en los años restantes del actual gobierno, que termina en 2018, serán la dinamización de la actividad económica y el combate a la inseguridad pública. En materia de acuerdos comerciales, en marzo de 2014 concluyeron las negociaciones del tratado de libre comercio entre Panamá y México. Por otro lado, el país ha seguido participando en las diversas rondas de negociación del Acuerdo de Asociación Transpacífico”.

Los ingresos por remesas familiares sumaron 19 mil 629 millones de dólares en los primeros 10 meses de 2014, lo cual representó un crecimiento interanual de 7.2 por ciento y el mantenimiento de la recuperación observada desde el segundo semestre de 2013. Por otra parte, la inversión extranjera directa sumó 15 mil 310 millones de dólares en los primeros nueve meses del año, monto sensiblemente inferior a los 28 mil 234 millones de dólares registrados en el mismo periodo de 2013.

Y de cereza, entre octubre de 2013 e igual mes de 2014 el salario mínimo real registró una caída de 0.3 por ciento, mientras el salario medio real se incrementó 0.3.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Para los funcionarios, 2014 concluye bien, en un ambiente normal: la Casa Blanca, la otra casa, Malinalco, las camionetas del delegado, el Porsche del Infonavit, el banco del góber, Oceanografía y lo que se acumule, siempre con el moño de los contratos públicos.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.