Si la Morena pide más
2 Septiembre, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Hasta hoy se hará público el contenido del tercer Informe
2 Septiembre, 2015

México SA: Tijeretazo adicional

reforma energética

E l tercer capítulo de la novela rosa peñanietista es recibido con un nuevo recorte a la estimación de crecimiento económico 2015 (el número ocho de ocho posibles, hasta ahora). Así, en el mejor de los casos, y sólo en él (en espera de lo que suceda en el último cuatrimestre), el PIB “crecería” 2.34 por ciento, para una tasa anual promedio en el trienio de apenas 1.8 por ciento, con todo y “reformas”.

Nadie espera un cambio de discurso ni un balance realista de la situación nacional. Por el contrario, Peña Nieto mantendrá sus mensajes marca Miguel Ángel Cornejo, hablará maravillas de sus fabulosas “reformas” y la “exoneración” que el tal Virgilio tuvo a bien garantizarle a la pareja presidencial (EPN y Videgaray; la Gaviota se cuece aparte), al tiempo que minimizará –entre otras tantas cosas y si llega a mencionarlas– el avance de la pobreza, la caída del bienestar, el raquítico comportamiento económico, la devaluación del peso, el déficit de empleo formal, las precarias remuneraciones, la informalidad galopante, la corrupción, la fuga de El Chapo, Ayotzinapa, Tlatlaya y conexos.

Ese es el mensaje que escuchará la monarquía política reunida en pomposo acto oficial en Palacio Nacional, en plena “austeridad”. Como ejemplo y para dar una idea de los costos ceremoniales, sólo por la “ceremonia del Grito de Independencia” dentro de Palacio Nacional en septiembre de 2014 –al que ni un solo mexicano de a pie tuvo acceso– se erogaron casi 20 millones de pesos (pagados a una empresa “amiga” sin licitación de por medio).

Entonces, ¿cuánto costará el acto monárquico de hoy, el besamanos, la transmisión televisiva, los machacones espots en medios electrónicos con motivo del tercer “Informe”, etcétera? Pero la distancia entre la novela rosa y la realidad es abismal. En Peñalandia todo funciona como relojería suiza, pero en el México real la cosa está que arde, algo que ni lejanamente se reflejará en el “mensaje” y el “informe del estado que guarda la nación”.

Con la credibilidad en el suelo, ayer el inquilino de Los Pinos mandó a decir –vía Gobernachong– que en la primera mitad de su estancia en la residencia oficial “superamos inercias (¡¡¡!!!) y sentamos bases sólidas para la transformación del Estado mexicano”, pues “hemos concretado cambios estructurales largamente esperados por los mexicanos”, siempre pensando “en el interés superior de la nación”, y reiteró que “entramos a esta segunda mitad con muchas ganas y más fuerza”. Bien, pero eso fue lo que dijo –palabras más o menos– cuando se aposentó en Los Pinos, y la mexicanada, en espera de los prometidos “resultados tangibles”, cada día que pasa ve cómo se deteriora su de por sí precario nivel de bienestar.

Pero mientras hoy suenan las fanfarrias y se escucha la ovación de la monarquía política congregada en torno al faraónico “mensaje” del inquilino de Los Pinos (“austeridad” garantizada), los especialistas en economía del sector privado nacional y extranjero (38 grupos de análisis y consultoría permanentemente consultados por el Banco de México) de nueva cuenta sacaron las tijeras para recortar la estimación oficial en materia de crecimiento.

En ocho meses de 2015 (enero-agosto), ocho recortes al hilo (suman 11 desde octubre de 2014), y ellos se han dado en medio del discurso oficial que pregona, un día sí y el siguiente también, “mayor crecimiento”, “blindaje” por doquier y “rumbo correcto”, algo que concretamente se traduce en una tasa anual promedio de 1.8 por ciento de “avance” en la primera mitad del gobierno peñanietista, con el tipo de cambio en el suelo. ¿Así, o más “crecimiento” y mayor “blindaje”?

Lo mejor del caso es que los citados especialistas no limitaron su recorte a la estimación de crecimiento económico en 2015, sino que se siguieron de largo con las de 2016 y 2017. Para el presente año el tijeretazo aplicado baja de 2.55 a 2.34 por ciento; reduce la de 2016 de 3.19 a 2.96 y la de 2017 de 3.66 a 3.37 por ciento, con todo y los “cambios estructurales largamente esperados por los mexicanos” (léase las tan cacareadas “reformas”).

Con esta revisión a la baja, y siempre que esos cálculos converjan con la realidad (en el entendido de que son de esperar cuatro recortes adicionales), con la pareja presidencial en Los Pinos la economía habría “crecido” entre 2.3 y 2.5 por ciento como tasa anual promedio en el periodo 2013- 2017, es decir a sólo 12 meses de abandonar (por el bien de la nación) la residencia oficial. Qué bueno que, según dicen, “superamos inercias”, pero ¿aguantará ese ritmo el país? Para no ir más atrás, México a duras penas sobrevivió Foxilandia y Calderolandia. ¿Resistirá Peñalandia?

La novedad del tercer acto monárquico de EPN es que ayer los mexicanos de a pie no pudieron consultar los maravillosos logros de sus primeros tres años de estancia en Los Pinos, porque “la Presidencia de la República dio a conocer que no difundirá hoy mismo el contenido del Informe de gobierno. De acuerdo con fuentes de comunicación social, será hasta hoy miércoles y una vez que el mandatario haya dado su mensaje a mediodía en Palacio Nacional, cuando se divulgará el contenido del documento que ayer por la tarde entregó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en San Lázaro. Es la primera vez, al menos en este sexenio, que Los Pinos se reserva el contenido del Informe, si bien desde hace varios días en la página electrónica de Presidencia hay una liga para el tercer Informe de Gobierno, que incluye datos estadísticos sobre los diversos programas del gobierno federal” (La Jornada, Rosa Elvira Vargas).

¡Lástima!, mexicanos ansiosos, que deben contener su entusiasmo y comerse las uñas en espera de que concluya el faraónico acto de este mediodía en Palacio Nacional (“austeridad” antes que otra cosa) para constatar los “logros” de ese “México en movimiento” que tanto les ha dado a lo largo de los últimos tres años. Serenos, pues, que de cualquier suerte ya gozan de los “grandes avances”, los “resultados tangibles”, el “buen gobierno” y, sobre todo, las mieles de Peñalandia.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

Es tal el entusiasmo por el tercer Informe de gobierno, que ayer el tipo de cambio brincó a 17.26 bilimbiques por billete verde, mientras el mercado bursátil cayó 1.85 por ciento y el barril de exportación se vendió a 41.30 dólares… Por cierto, en una decisión histórica, el Congreso aprobó retirar la inmunidad al presidente de la República para que sea juzgado por actos de corrupción. Pero no se entusiasmen, que eso sucedió en Guatemala.

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.