Provocadores
17 noviembre, 2014
Astillero, Pacto por México
Astillero: Violencia ¿legítima?
17 noviembre, 2014

México SA: Va el presupuesto 2015

reforma energética

E l presupuesto de egresos de la federación para 2014 fue “histórico”, pero para efectos prácticos sólo sirvió para mantener aceitado el circuito político-empresarial y no, como se prometió, para “estimular el crecimiento económico y el bienestar de los mexicanos”, ambas asignaturas pendientes desde hace ya muchos años.

En días pasados la Cámara de Diputados aprobó –en lo general y en lo particular– el presupuesto de egresos para 2015, el que, una vez más, fue calificado de “histórico” por su monto (algo más que obvio, pues su cuantía se incrementa año tras año), aunque todo apunta que será ejercido como el de 2014, 2013, 2012, etcétera, etcétera, es decir, sin un efecto positivo para el crecimiento de la economía y menos, faltaba más, para el bolsillo de los mexicanos.

Año tras año, pues, crece el monto de recursos pero se reducen los resultados económicos y cae, aún más, el bienestar de los mexicanos, de cuyos bolsillos sale la carretada de dinero que generosa e improductivamente  se gasta el circuito políticoempresarial,que se sirve con la cuchara grande. El desarrollo nacional, entonces, se mantiene en lista de espera.

Para el próximo año los inquilinos de San Lázaro –únicos legalmente autorizados en cuestiones presupuestales– aprobaron un gasto público por 4 billones 694 mil 677.4 millones de pesos, resultado – explica el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados– de un proceso de reasignaciones que involucraron reducciones por 47 mil 392.5 millones y ampliaciones por 65 mil 832.8 millones. “De esta manera, el presupuesto es 0.4 por ciento mayor al proyecto (presentado por Enrique Peña Nieto) y 1.6 por ciento al aprobado en 2014, en términos reales”.

De acuerdo con el recuento de los analistas de San Lázaro, las reasignaciones presupuestarias más destacables en el grupo de ramos autónomos fueron las siguientes: el proyecto original para 2015 ascendía a 105 mil 482.9 millones de pesos, pero fue disminuido en 4 mil 860 millones, para finalmente autorizarse 100 mil 622.9 millones. Los ramos afectados con disminuciones fueron: la Cámara de Senadores, con 250 millones; el Poder Judicial, con 4 mil 500 millones (en este caso fue el Consejo de la Judicatura Federal donde se aplicó el recorte) y el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, con 150 millones. El Información Nacional Estadística y Geográfica recibió 40 millones adicionales.

Para los ramos administrativos se aprobó una reasignación neta por 6 mil 620.8 millones de pesos, la cual consideró reducciones por 22 mil 11.4 millones y ampliaciones por 28 mil 632.2 millones. Por sus reasignaciones destacan el Ramo 9 Comunicaciones y Transportes, con una reducción de 11 mil millones de pesos y una ampliación de 16 mil 388.8 millones, para consolidar un aumento neto de 5 mil 388.8 millones; en segundo término el Ramo 11, Educación, cuya reducción por 4 mil 500 millones “no pudo ser compensada” por la ampliación que recibió de 3 mil 815.6 millones, para consolidar un presupuesto menor en 684.4 millones de pesos con respecto al proyecto original. En tercer lugar se cuenta al Ramo 16, Medio Ambiente y Recursos Naturales, al cual se le aplicó una disminución de 300 millones y al mismo tiempo se le aprobaron mil 100 millones para otros programas o unidades responsables.

Los ramos con ampliaciones destacables  son el 8, Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (4 mil 379.8 millones de pesos), así como la Comisión Reguladora de Energía (400 millones) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (350 millones). En la situación  opuesta, con reducciones, están los ramos20, Desarrollo Social (con un recorte de 2 mil 544.8 millones de pesos) y el 21, Turismo (con una baja de 500 millones). Por cierto, estos dos últimos renglones han sido considerados como “prioritarios”, tanto por el Ejecutivo federal como por el Congreso.

En los Ramos Generales, el relativo a Gasto Programable, el caso relevante es el Ramo 23, Provisiones Salariales y Económicas, cuya ampliación alcanzó 34 mil 862.6 millones de pesos, en contra de una reducción de 650.7 millones. “Las ampliaciones están destinadas a diversos fondos con recursos que se distribuirán a las entidades federativas y municipios”, apuntan los analistas de San Lázaro, y señalan que “con tales modificaciones el presupuesto aprobado para el ramo es 36.7 por ciento superior al presentado por el Ejecutivo federal”.

En sentido contrario, en los Ramos Generales del Gasto No Programable sus montos proyectados por la Secretaría de Hacienda fueron modificados a la baja en una cantidad neta de 17 mil 978.8 millones de pesos. Este saldo deriva de una ampliación por mil 851.6 millones aprobada para el Ramo 28, Participaciones Federales a Entidades Federativas y Municipios, y reducciones a los Ramos 24, Deuda Pública, por 5 mil millones, y el Ramo 30, Adeudos  de Ejercicios Fiscales Anteriores (Adefas), por 14 mil 830.4 millones menos. En este último caso la disminución representa 47.7 por ciento con respecto a la propuesta original del Ejecutivo federal.

Las entidades sujetas a control presupuestario directo y empresas productivas del Estado (IMSS, ISSSTE, Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad) se aprobaron en los términos presentados por el Ejecutivo federal.

En términos generales esos fueron los ajustes que los inquilinos de San Lázaro consideran prudentes para mantener aceitada la maquinaria del circuito político empresarial. A Pemex se le otorgaron recursos por 540 mil 600 millones de pesos y a la CFE por 314 mil 500 millones. Al IMSS y al ISSSTE se les canalizaron 497  mil 700 y 208 mil 800 millones de pesos, respectivamente.

Ese es el panorama, pero si las decisiones de los diputados no consideraron el crecimiento económico que tanto requiere el país y el beneficio social para quienes pagan por todo ello, es lo de menos porque otra vez tenemos “presupuesto histórico”.

LAS REBANADAS DEL PASTEL

La política económica del inquilino de Los Pinos falló rotundamente en 2013 y 2014. Para 2015 promete que, ahora sí, la economía se reactivará y avanzará maravillosamente. Bien, por promesas no para, pero el problema es que pretende hacerlo con la misma “técnica”, el mismo manual y los mismos “operadores” que utilizó en el primer bienio de su estancia en la residencia oficial, es decir, cuando no sirvieron para mayor cosa. Entonces, ¿qué se podrá esperar para el próximo año?

Carlos Fernández Vega
Carlos Fernández Vega
Autor de la columna México SA de La Jornada. Presidente del Comité Editorial de filiales y franquicias de La Jornada.