Autoridades siguen violando derechos de alumnos de una primaria en Soledad
13 febrero, 2017
Recomendaciones
13 febrero, 2017

Mientras arrebata

Luis Ricardo Guerrero Romero

Sabes que no llegaré aún, los segundos en mi reloj de arena caen suspirando el minuto anterior, prevé nuestra distancia, sortilegio de un amor entretejido, mitad de mí, parte de tu rebato colérico. Somos en verdad, un fragmento de mentira que se rumora cariño de vez en cuando al estar separados, somos una ensoñación, un déjà vu, líquido aturdido por un fuego perpetuo. No llegaré a tus proposiciones, mientras arrebata.

Eran sólo estos cinco renglones lo que había escrito en la pared, ninguna otra característica que nos ayudara a descifrar quién había sido, varios especialistas en grafología, criminología, peritajes y demás prestigiosos cientistas acudían a releer el texto, pero no lograban distinguir al emisor. Para todos era importante saber el significado de tal mensaje, aunque era más relevante saber el origen de éste, ¿quién lo había escrito? Luego de varios intentos por entender aquel mensaje, un ocultista de nombre Decio Mus, –de quien se contaba había muerto y regresado a la vida por su loable sacrificio al entregarse a los dioses autóctonos: Júpiter, Marte y Quirino (tríada capitolina celestial, algo así como la divina providencia), logró dar con el origen de aquella escritura de los cinco renglones, aquella pentagrafía, mencionó era de una árabe, Decio Mus explicó: –las palabras rebato y arrebatar, al igual que ojalá, alboroto y álgebra, son herencias del árabe, además hay que disidir las letras de la imagen que está de fondo, la cual corresponde a un talismán, y ya sabemos que el talismán es árabe. El contexto bélico de la pentagrafía donde aparece la voz rebato, nos recuerda el sentido de las contiendas donde se jugarían la vida. Es decir que, la palabra rebato era un llamado, una exhortación que les procuraban los “centinelas” al pueblo árabe para no bajar la guardia, y salir al hecho trágico, llámese un desastre natural cualesquiera, llámese una dificultad. Todos sabemos que, el árabe para los combates era sumamente bueno, y también fue efectivo en heredar al español más de cuatro mil palabras. Ahora recordemos, el verbo arrebatar, el cual surge a partir de rebato, que indica combate, significa violencia, coraje. Así que ya no hay más que descubrir, la pentagrafía fue de una árabe, no fue ni fulano, zutano, mengano o perengano (indefinidos en el español de origen árabe).

Decio Mus, desapareció del lugar, después de revelarnos la información, y así como voluntariamente llegó a resolver el caso, así voluntariamente se quitó la vida, según nos cuentan los libros, bajo el sortilegio de la devotio. No obstante, al ser la devotio un acto de sacrificio por el pueblo, a todos los allí presentes, nos parecía un acto arrebatado, eso del suicidio por un pueblo.