“Nos interesa que nuestros niños no estén expuestos al peligro de una base policiaca”, dicen padres de familia
11 febrero, 2015
Mario en la portería
11 febrero, 2015

Movida marcelista

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

“Medida de fuerzas”
Día de protestas

Ricarlos I

A  pesar de los anuncios “de unidad” que el Partido Acción Nacional hizo luego de que sus tres precandidatos, en diferentes entrevistas, acusaran presiones y movimientos al interior del partido con camarillas y grupos de poder queriendo imponer a sus aspirantes, ayer por la tarde los encargados de prensa de Sonia Mendoza se encargaron de divulgar la noticia de que el ex gobernador Marcelo de los Santos apoyaba, esta vez públicamente, a la senadora con licencia.

Esto no vino sino a confirmar los señalamientos de Alejandro Zapata respecto a que había “fuerzas” albiazules queriendo descarrilarlo, al igual que las declaraciones de Mario Leal, quien afirmó previamente que el problema del PAN fue haber dejado que gente sin convicciones usara al partido, otrora símbolo de la oposición al PRI, como mero trampolín.

El distanciamiento entre Alejandro Zapata y Marcelo de los Santos en bien conocido, al grado de que durante la elección de 2009, se rumoró que Fernando Toranzo, el candidato del Partido Revolucionario Institucional y parte del gabinete marcelista, era el verdadero candidato del gobernador, lo que influyó para que Zapata perdiera contra el tricolor pese a ser el abanderado del partido en el poder, tanto en el estado como a nivel nacional y municipal.

Y con Mario Leal, la postura del ex embajador respecto a los “panistas sin convicción” que llegaron a aprovecharse del nombre de Acción Nacional (como esos empresarios que se adherían al albiazul para ser candidatos inmediatamente después) lo ha mantenido alejado de los grupos de poder que se fueron formando durante su ausencia del estado, lo que él mismo admitió en una entrevista.

Así, la única salida para Marcelo de los Santos para seguir influyendo en la política panista era adherirse a Sonia Mendoza, quien ha sabido moverse al interior del partido y cuenta con contactos en prácticamente todo el estado. El único obstáculo real para la senadora es la dirigencia nacional de su partido, pues no hay que olvidar que en la elección cupular anterior apoyó al candidato derrotado, Ernesto Cordero.

Y como ella misma ha señalado, el CEN quiere a Zapata en las boletas de junio. Y no sólo ella, también Leal ha advertido que esta contienda interna es sólo el preámbulo, una “medida de fuerzas” de dos bloques a nivel nacional, los panistas de Gustavo Madero, y los panistas de Rafael Moreno Valle, los dos queriendo ser el candidato albiazul presidencial en 2018.

CampanaMientras, en la capital se vivió un día de protestas, con ambulantes y vecinos bloqueando calles y carreteras, en lo que parece ser una falta de comunicación entre gobernantes y gobernados. Primero, un grupo de ambulantes cerraron algunas calles de la Alameda, debido a que, con el 14 de febrero encima y la derrama económica que llega con ese día, no se han repartido permisos y espacios de manera, a su modo de ver, equitativa, ni respetando el tiempo y presencia que varios grupos de informales han tenido a lo largo de los años.

Además, muchos de ellos han sido directamente afectados por los retrasos en las obras del Eje Vial, sufriendo fuertes pérdidas en sus ingresos, lo que los ha llevado a un punto de enfrentamiento directo con la autoridad municipal, aún cuando varios de ellos pertenecen a organizaciones afines al gobierno priísta, como los antorchistas.

El gobierno capitalino, ya entrada la noche, sólo se dedicó a decir en comunicados que no aceptaría presiones de nadie, aunque mantendría el diálogo.

Luego, los padres de familia de la escuela Morelos, quienes se oponen a la construcción de la subcomandancia centro, renombrada “unidad de proximidad” por el gobierno municipal para evitar que se relacione a la edificación con la policía, aunque sí contará con policías desplegados en el lugar. Ya advirtieron los opositores a esta obra que de no ser escuchados (y seguir siendo tildados por las autoridades de “minoría”) volverán a las calles.

Esto, porque al parecer es como las autoridades reaccionan, cuando la ciudadanía toma las vías vehiculares. Ayer, tras más de un año sin agua, colonos de la avenida Industrias cerraron la carretera 57 y, como dijo uno de los voceros, repentinamente volvieron a recibir el servicio.

JSL
JSL