Gallardo Juárez transparencia recolección de basura posadas programa de bacheo
Dice Gallardo que él no prometió aumentar el cupo en la UASLP
18 enero, 2016
Maestra denuncia despido de la UT como represalia a sindicato
18 enero, 2016

Muestra tu físico

Luis Ricardo Guerrero Romero

Era inevitable asomar la mirada por aquella ventana que revelaba todo lo que siempre deseé tener cerca de mí, distinguir desde unos cuantos metros tu físico mañana tras mañana incentivaba las ganas de salir a la aventura de vivir, y con suerte hacerme parte de ti hasta el anochecer (aunque en la cama nunca dejé de ser tuyo), ¡oh grandiosa Naturaleza!, motivante que por mi ventana estimulas al hacerme de ti, físico insondable es tu esencia, hermosa naturaleza que a todos exhortas a vivir.

Parece ser que al hablar de naturaleza sin duda hay empates semánticos con lo que significa lo físico, sin embargo la palabra físico, quien sabe por qué, tiene más connotaciones con el cuerpo, al oír: ¡Roxana, Rubí, Esmeralda, Cartica, Cleopatra, qué físico! Podemos pensar que a esta serie de mujeres se les adjudica tener escultural cuerpo, pero sin razón alguna, puesto que lo físico es lo natural, es decir, el desarrollo corporal sin implantes o rigurosos ejercicios. Lo físico es lo natural, nos lo dice el ya tan conocido antecedente de la palabra griega φυσιςnaturaleza (physis> fisis más ico, relativo a la naturaleza). Esto de tener un buen físico tiene más implicaciones con ser natural que con ser un modelo de pasarelas, no obstante, se asume que un buen físico es un buen cuerpo, pero se cae nuevamente en un error, pues un buen cuerpo es aquel que no se enferma, que no presenta modificaciones en su ser natural, no en vano se dice fisicoconstructivismo y fisicoculturismo –palabras nada “naturales”–, a quienes sí modifican su ser natural, a estos más bien tendremos que nombrarlos cambiando el orden de: buen físico a físico bueno o mejor entendido cuerpo bueno. Es necesario resaltar que la idea de buen cuerpo, buen físico es global y no es exclusivo del incremento muscular como en el caso de los cuerpos buenos. Quien goce de un buen cuerpo no padece ni mental ni físicamente, y se enferma de modo regular (ya sabemos que enfermar en algunos periodos es también síntoma de salud, por contrariado que esto sea). Lo físico en resumen, es lo que hay en la naturaleza, además de que esta palabra se asocie con el cuerpo también lo hace con la realidad, quizás por eso surgió la psicofísica, asimismo recordemos que ya muchos siglos antes, al médico se le llamaba físico, pues era el que conocía lo que sucede a nuestra naturaleza corpórea.

El sustantivo físico o física ha generado muchas otras disciplinas o ciencias que han ido trasformando su proceso evaluador de la naturaleza según su competencia, encabezando la lista la ciencia física y todas sus ramificaciones, físico: química,  ambiental, mecánico, matemático, cuántico, terapeuta, y la antiquísima fisonomía que por medio de la naturaleza de los rasgos posibilita juzgar el temperamento de las personas. No podía faltar en la lista la asignatura que todos acreditábamos con buena nota: educación física –hoy deportes, pues para el gobierno el tema de educar el físico se redujo al deporte–. Creemos que la correspondencia de un buen físico es indudablemente gracias a los helenos con sus gimnasios y olimpiadas, pero no olvidemos la sentencia: Mens sana in corpore sano (mente sana en el cuerpo sano), en ese orden, ejemplo de ello fue Milón de Crotona, que de su mente y actos resultó loado, por el buen uso de su inmensa musculatura.