Por una lu$
1 julio, 2015
Descubierto
1 julio, 2015

Negociando plazas

Israel López Monsivais Elizondo

D urante todo junio del presente año el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de Gobierno del Estado (SUTSGE) y el Sindicato Independiente de Trabajadores y Trabajadoras de Gobierno del Estado (SITTGE) han mantenido negociaciones con la administración saliente para la entrega de bases laborales para los agremiados, trascendiendo que son 400 plazas en total las que demandan ambos sindicatos. ¿Cuál es el procedimiento a seguir para la selección del nuevo personal que será basificado antes de que concluya la gestión de Fernando Toranzo Fernández?

Fue durante la primera crisis económica de 1873 cuando los trabajadores comenzaron a organizarse en sindicatos y partidos socialistas, apoyados en los primeros trabajos de Karl Marx, derivados del estudio de las relaciones entre obreros y capitalistas. Con el espíritu de la Comuna de París de crear una sociedad sin explotados ni explotadores.

De igual forma, mañana 2 de julio se cumple el centenario del fallecimiento en Francia de Porfirio Díaz, dictador que ordenó la opresión de los huelguistas de Cananea y Río Blanco. En una breve oración terminó con uno de los primeros movimientos sindicales del país, “mátenlos en caliente”. Posiblemente en el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río y su política de masas, es donde los sindicatos trabajaron codo a codo con el cardenismo, sin renunciar a la lucha laboral ni subordinarse al yugo gubernamental.

Al contrario de lo que sucedió en el sexenio de Miguel Alemán Valdés, los sindicatos dejan de ser un contrapeso del gobierno, olvidan la lucha obrera y se adhieren al partido oficial (PRI) siendo hoy un sector (CTM). Nacen los líderes charros, desde Fidel Velázquez Sánchez a los actuales. Las organizaciones de trabajadores en su mayoría realizan una metamorfosis para convertirse en sindicatos blancos, vendiendo el voto corporativo al mandatario en turno.

Recordando uno de los pocos movimientos sindicales en la administración de Adolfo López Mateos, reprimido por su entonces secretario de Gobierno, Gustavo Díaz Ordaz. Oprimiendo a ferrocarrileros y maestros. Es así como en el movimiento estudiantil de 1968 no se dio una gran participación sindical, como sucedió en Francia con las Jornadas de Mayo. En México los sindicatos son blancos en su mayoría, cuando se manifestaban eran y son oprimidos por el autoritarismo.

Después del movimiento estudiantil, el mandatario Luis Echeverría Álvarez emprendió una estrategia de controlar a la juventud rebelde integrándola a la administración pública, naciendo el famoso hueso de campaña. Al incluir a jóvenes profesionistas a las distintas secretarías de gobierno. Patrón de conducta que se sigue repitiendo en la actualidad, quien anda en campaña con el candidato asegura trabajo por los siguientes tres o seis años, esto origina como consecuencia la falta de criterios en la selección del personal y una nula profesionalización.

Son pocas las dependencias gubernamentales que contemplan un servicio civil de carrera, incluso en el sexenio de Vicente Fox Quesada se publicó una ley referente a estos temas de la administración pública. El mejor ejemplo es la Secretaría de Relaciones Exteriores que se ha dedicado a profesionalizar a sus empleados, de igual forma con la llegada de los tecnócratas al poder en el Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hacen lo propio.

Afirmaré ahora que del estudio de la administración pública se desprende la ciencia política, con el tiempo surgieron dos ramas más dentro de estas políticas públicas y la gestión pública. Con grandes lagunas jurídicas y legislativas para definir los criterios de la profesionalización de los servidores públicos. Mientras la teoría habla de la nueva gestión pública, en el país no se ha podido implementar un servicio civil de carrera homogéneo y con criterios similares de ingreso, ascenso y basificación de los trabajadores.

Admitamos que los agremiados tienen el derecho de pedir la base de sus trabajadores. Sin embargo, ¿cuáles son los criterios para lograrlo? Al contentillo de las líderes sindicales Bernardina Lara Argüelles (SUTSGE) y Francisca Reséndiz Lara (SITTGE). O que se queden los recomendados de los funcionarios salientes de la administración actual: primo, amiga, conocida, concerté, amante e incluso a los escoltas se les asignan bases sin méritos dentro de la administración pública.

Retroceso en la funcionalidad de los organismo públicos, aumento de una nómina insostenible en un futuro para pensiones y nepotismo en la selección de los que obtienen una base sindical. Al margen de todo esto en este año el legislador Alejandro Lozano presentó una iniciativa para la profesionalización de los servidores públicos estatales. Por tiempos procesales que recién concluyó el segundo periodo ordinario del tercer año legislativo, la iniciativa se quedará en comisiones hasta que el Congreso renovado en septiembre desahogue el tema de tan urgente naturaleza.

Si conjuntamos: sindicatos blancos, seudopolíticos que sólo hacen campaña para obtener un hueso en el proceso, recomendados de la administración pública y cero profesionalización de los organismos públicos, el resultado es el conocido: una reprobable gestión pública. Ahora veamos, la lucha sindical de masas se inició contra el capitalismo salvaje, ya en el funcionamiento del Estado de Bienestar y ganadas algunas conquistas laborales. El artículo 123 de la Carta Magna se dividió en dos apartados A (todos los trabajadores) y B (trabajadores al servicio del Estado).

Mientras la CTM acepta los contractos colectivos a modo del patrón y abandonó la lucha sindical. Los trabajadores al servicio del Estado han chantajeado a los gobernadores para conseguir mayores prestaciones de las merecidas. Considero oportuno que se legisle de forma concreta y se definan los criterios de selección del personal que obtendrá una base sindical, que quiten el poder a las líderes sindicales del estado en la asignación de plazas, se profesionalice y que el principal argumento sea la meritocracia, no el compadrazgo.  Twitter: @francotiradort1

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.