Peligro latente, por las condiciones de la presa, advierte alcalde de Mexquitic
18 septiembre, 2015
Participación ciudadana… en serio.
18 septiembre, 2015

Para transparentar al gobierno

María Elena Yrízar Arias

L a proposición denominada “punto de acuerdo” la forman algunas propuestas que los legisladores ponen a consideración del pleno de la Cámara de Diputados, que no sean iniciativas de ley, sino pronunciamientos sobre asuntos políticos relevantes, culturales, económicos o sociales que afectan a una comunidad o grupo particular, para formular algún pronunciamiento, exhorto o recomendación para alguna autoridad. Sobre este aspecto, el diputado federal panista Marco Gama Basarte presentó al pleno de los diputados un  documento que contiene un punto de acuerdo, suscrito por diputados de diversos partidos políticos, en el cual se exhorta al gobernador de San Luis Potosí, Fernando Toranzo Fernández, y al gobernador electo, Juan Manuel Carreras López, que se haga público el contenido del acta de entrega-recepción del gobierno estatal y sus anexos, que se está elaborando con motivo del cambio de gobierno, lo anterior tiene como objetivo que la ciudadanía potosina pueda convertirse en una contraloría social que coadyuve con la autoridad electa a transparentar todas las áreas, programas y obras de la administración estatal. Gama Basarte precisó que “transparentar toda la información del proceso de entrega-recepción será el mejor paso que el gobernador electo, Juan Manuel Carreras, pueda dar para manifestar su interés por encabezar una gestión en caja de cristal, a la vista de todos los potosinos”.

Eligieron a la priísta Esther Angélica Martínez Cárdenas como coordinadora de su bancada en el Congreso potosino. La decisión fue respaldada por el resto de diputados priístas, lo que no les ha de haber gustado del todo, ya que con esa designación dejó a un lado la posibilidad de ser coordinadores a su compañero diputado torancista Fernando Chávez, así como a Óscar Bautista y Rebeca Terán, que juntos haciendo un bloque de contrapeso podrían traerle inconvenientes a la lideresa formal.

Al parecer la ahora lideresa se ganó la confianza del gobernador electo al haberse responsabilizado del  proceso de entrega-recepción del Poder Legislativo. Sabemos que no es una mujer improvisada y que tiene la responsabilidad de reivindicar esa postura que ahora asume en esa nueva Legislatura. De antemano suponemos que su oficio político le hará más fácil desempeñarse en su papel, a diferencia de su antecesora, que adolecía de esas virtudes. Con el desempeño de esa responsabilidad podrá dignificar la tarea política en manos femeninas. Inclusive, si llegara a tener la sensibilidad para convencer a sus compañeros diputados de la oportunidad política de reducir sus salarios a un porcentaje aceptable para todos sus compañeros, podría ella como lideresa dar una muestra de congruencia con los nuevos reclamos de algunos actores sociales de estos nuevos tiempos políticos. No creo que les dañe una reducción razonable entre el 20 y 25 por ciento de sus percepciones, tomando en consideración que son los diputados con mayor salario y prestaciones comparados con sus homólogos de los diversos estados del país, que tienen salarios bajos, que no reciben prestaciones como aguinaldos, vacaciones, gastos médicos particulares y no requieren de un séquito de empleados a los cuales les designan el apelativo de asesores, especialistas, que en realidad no son tan necesarios, bueno, eso depende de la capacidad de cada diputado, a mayor incapacidad, mayor número de asesores. Inclusive, quienes ya han sido diputados locales y federales, saben que no es necesario tanto “ayudante” y también saben que los salarios de diputados son exagerados. Ni modo que nos engañemos y digan que no les alcanzan para sus gastos.

Para quienes no lo sepan, Martínez Cárdenas se inició en la actividad política de la CTM, fue diputada local de 2006 a 2009; de ahí pasó al Congreso de la Unión, donde fue diputada federal y hoy regresa nuevamente a una curul local, como la líder de bancada priísta.

El 26 de septiembre próximo, Josefina Salazar Báez, diputada del PAN, como presidenta de la mesa directiva de la LXI Legislatura, será la encargada de preguntar al priísta Juan Manuel Carreras López si protesta guardar y hacer guardar la Constitución Política de San Luis Potosí, la general de la República y las Leyes que de ellas emanen. Necesitamos los potosinos sentirnos orgullosos del nuevo gobierno, ojalá el nuevo mandatario inicie su administración con la prudencia que se necesita, para afianzar el estado de derecho.

[email protected]