La seguridad no debe reforzarse sólo en Semana Santa: Canaco
4 abril, 2017
Criterios
4 abril, 2017

Periodismo desprotegido

Guillermo Luévano Bustamante

El asesinato de Miroslava Breach el 23 de marzo pasado vuelve a poner en la agenda nacional el tema, tristemente recurrente, de la desprotección al ejercicio del periodismo en este país y de la violencia cotidiana contra las mujeres. La corresponsal del diario La Jornada había venido documentando y señalando las actividades de la delincuencia organizada en Chihuahua y la corrupción del gobierno de ese estado.

Ella es una de las 30 personas asesinadas que se dedicaban a la prensa durante lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, junto con las más de mil 200 agresiones contra el gremio en el mismo periodo, según reporta la organización Artículo 19 (https://goo.gl/1jQmld).  La cifra es muy alarmante, es un síntoma de la vulnerabilidad de quienes cumplen la imprescindible labor de comunicar los hechos públicos a la sociedad.

Hemos avanzado en el reconocimiento y garantía del derecho a la información, pero encontramos una terrible restricción material en la contención que hacen los poderes públicos y delincuenciales de la tarea de las y los periodistas. Más aún, en el caso concreto de Miroslava Breach, el hecho exhibe una muestra más de la violencia lacerante que se padece en este país, la que se ejerce contra las mujeres de forma cotidiana y que culmina con su vida.

El caso de la compañera del medio editorial cuya red acoge también a este diario local expone con crudeza las condiciones a las que se enfrentan quienes ejercen el periodismo crítico en el país, pulso necesario de las sociedades democráticas. Su asesinato lastima al gremio y a toda la comunidad, como el resto de los asesinatos contra periodistas. No se ve, sin embargo, una respuesta contundente de las autoridades por emprender de inmediato los mecanismos de protección al ejercicio libre y a la vida de quienes comunican, como profesión, por oficio, por necesidad o hasta por gusto.

Antier domingo, un grupo de periodistas de distintos medios, acudieron convocados por el director de este diario, Julio Hernández López, a una manifestación en la plaza de Armas de San Luis Potosí, a rendir su apoyo y solidaridad con la familia de Miroslava Breach, pero también a exigir de las autoridades respuestas satisfactorias. No pude acudir a dicha protesta por encontrarme fuera de la ciudad pero respondí a la invitación con palabras escritas solidarizándome y sugiriendo la incorporación de las demandas locales relacionadas con el suceso.

En San Luis Potosí, hay que hacer notar que la Ley de Protección a periodistas sigue siendo exigua en cuanto a sus alcances y que algunos criterios de salvaguarda que fueron planteados inicialmente fueron retirados en el proceso de dictaminación legislativa. El comité encargado del tema ha sido también insuficiente hasta ahora, que aunque no se hayan presentado aún hechos tan graves o reiterados sí hay antecedentes de amenazas y agresiones verbales de parte de políticos contra periodistas en la entidad.

Y en lo que respecta a la desprotección de las mujeres en general y de las periodistas en particular, hay que decir que tampoco se ha avanzado en las medidas preventivas ni aun en las punitivas que se deriven de la aplicación y ejecución de la alerta de género en San Luis, detenida burocráticamente, según parece. Sigue habiendo feminicidios impunemente en la entidad.

Es así, que en San Luis Potosí las y los periodistas siguen ejerciendo su labor en un contexto de desprotección legal, y, las mujeres, además, siguen padeciendo el riesgo permanente de vivir aquí.

Twitter: @GuillerLuevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.