Cuentas inconsistentes e impunidad anticipada
24 junio, 2015
éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Oposición que sí protesta
24 junio, 2015

Permisividad silenciosa

Jaime Nava Noriega

D urante el fin de semana circuló la noticia sobre una riña entre jóvenes en el municipio de Rioverde que resultaron ser hijos de políticos y funcionarios vinculados al Partido Revolucionario Institucional. El mérito de los jóvenes es el de ser hijos de quienes actualmente mueven algunas piezas del ajedrez político.

Aparentemente el famoso “estado de derecho”, con el que seguido se llenan la boca quienes ocupan algún cargo público, únicamente se aplica para las personas que no están vinculadas al poder económico o político en este país. Basta recordar el reciente asesinato de un escolta a manos de un importante empresario potosino a quien amablemente invitaron las autoridades para que rindiera su declaración y, posteriormente, dejaron en completa libertad.

Cualquier potosino que no posea un apellido que no merezca que se realicen unas cuantas llamadas telefónicas o que no sea sinónimo de bancos y morralla puede olvidarse de que se le considere inocente hasta no demostrar lo contrario. Y lo peor no es que los hijos de la impunidad puedan cometer cualquier delito sabedores de los privilegios que gozan, lo peor es que el silencio de la ciudadanía se vuelve tolerancia cómplice de sus arrebatadas conductas.

El vacío de poder ciudadano, que debe ser construido a partir del fortalecimiento del sentido colectivo, está siendo aprovechado por un poder que está en constante crecimiento: el temor. Como ciudadanía debería importarnos que el agresor del agente de la Policía Federal, comisionado como escolta personal de uno de los involucrados en la riña de Rioverde, se haga responsable del hecho cometido.

De igual manera, el interés público debería posarse sobre la constructora vinculada al empresario conocido como el Chato López y el millonario adeudo que mantiene con el ayuntamiento de la capital por concepto de pago de predial, quien no contento con causarle un perjuicio a las finanzas públicas pensó que podría silenciar las voces ciudadanas que se atrevieron a ponerle nombre y apellido a los intocables morosos.

El Chato López, heredero del apellido y las propiedades de quien alguna vez intentó despojar a la UASLP de los terrenos donde ahora se ubica la zona universitaria, quiso acallar al portal de nombre Proyecto Tábano por poner al alcance de los potosinos información pública. López, a excepción de los anteriormente mencionados, no ha necesitado ocupar puestos públicos para que se respete el pacto no escrito de permisividad.

Para muestra basta y sobra la concesión que el otrora presidente municipal panista, Jorge Lozano Armengol, junto con algunos miembros del Cabildo le otorgaron a una de sus empresas: Aguas del Poniente, que presta el servicio de agua en una delimitada zona de la ciudad y que le causa un perjuicio a Interapas por más de 52 millones de pesos que ha dejado de percibir el organismo público.

El temor no tolera que se le cuestione de frente, que se desnude el entramado de relaciones que se infieren de los negocios y beneficios que disfrutan desde el poder, de manera que, el poderoso empresario –en un intento de emulación presidencial– pretendió silenciar a las voces críticas que a sus intereses incomodan. Así, el temor que a unos paraliza e impide que se concreten frentes de resistencia y transformación colectiva, en otros se manifiesta como intentos dictatoriales que buscan acallar por herencia, parentesco o capital.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.