Lista negra
1 Mayo, 2015
Liberado
1 Mayo, 2015

Poco aportan los candidatos

Carlos López Torres

A nte un auditorio a medias, los candidatos de las diversas fuerzas políticas contendientes a la presidencia municipal capitalina, poco aportaron sobre los temas relativos a seguridad y empleo, no obstante la estrecha relación de ambos tópicos en la agenda actual de una entidad donde las oportunidades para los jóvenes son estrechas.

Ciertamente el creciente pandillerismo y el aumento del consumo de drogas y alcohol entre nuestros jóvenes, tiene que ver con esa especie de frustración que se mantiene entre las y los muchachos a quienes una y otra vez se les han dado muestras de desconfianza y falta de interés para su futuro desarrollo.

No se trata, por supuesto, de una interpretación mecánica dada la complejidad del contexto que viven y la personalidad juvenil de nuestro tiempo, aunque no se puede dejar pasar desapercibido el panorama económico-social y las señales enviadas por los gobernantes a propósito de sonados casos como el de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, la insuficiente inversión en educación media superior y superior y una oferta de trabajo de ingresos bajos y de poca garantía para la permanencia en el empleo que ofrecen los empresarios.

Son miles los jóvenes que semestralmente cambian o buscan oportunidades en los diferentes servicios y el comercio de tiendas de conveniencia o departamentales, donde además de recibir percepciones bajas, sus prestaciones son sumamente disminuidas, sin derechos laborales, o en el mejor de los casos son precarios, dada la contratación mediante outsourcing.

Elefantes blancos como el Impojuve, convertido en trampolín político para la obtención de cargos públicos, o el desfasado Tutelar de Menores, cuya tarea rehabilitadora y de reinserción social no se cumple cabalmente, son instituciones que requieren una transformación a fondo con la participación de las instancias municipales, dado que el aumento de menores infractores tiene que ver con la vida comunitaria.

La inseguridad en la zona conurbada no se atiende mediante criterios compartidos y una estrecha coordinación en la suma de esfuerzos municipales, las corporaciones policiacas lejos de proyectar seguridad se han convertido en enemigos de los ciudadanos, especialmente de los jóvenes, a quienes intimidan, acosan y desvalijan en cada detención arbitraria que llevan a cabo.

Después de la escandalosa conducta de los defenestrados jefes de la Secretaría de Seguridad del Estado y la persistente red de agentes policiacos en el municipio capitalino, cuya especialidad pareciera ser la recaudación acelerada en los últimos meses de la administración, conjuntamente con los gruyeros que han vuelto por sus fueros, uno esperaba escuchar en el debate organizado en el Tecnológico de Monterrey, campus San Luis, todo un cúmulo de propuestas en relación con la temática señalada. Sin embargo, pareciera que la crisis no sólo ha paralizado el país, sino ha devenido en falta de análisis, imaginación y creatividad en las propuestas que, por supuesto, brillaron por su ausencia en dicho foro.