“Se quedarán los personajes de siempre”, dice el ayuntamiento sobre ambulantes
8 Enero, 2016
Ambulantes del Centro Histórico rechazan reubicación en el Tepeché
8 Enero, 2016

¿Por cuál camino andaremos?

Ignacio Betancourt

Escribió el narrador y dramaturgo argelino Albert Camus (1913-1960) una reflexión que pareciera escrita pensando en el México del siglo XXI: Vivimos en la época de la premeditación y del crimen perfecto. Nuestros criminales ya no son aquellos jovenzuelos desalmados que invocaban la excusa del amor. Por el contrario, son adultos y su coartada es irrefutable: es la filosofía que puede servir para todo, hasta para transformar a los criminales en jueces.

Todos los ciudadanos sobrevivientes de este áspero país (más de cien millones) hemos envejecido un año más, quizá ahora entendamos más para cambiarlo todo o tal vez solamente hemos envejecido un año soportando gobiernos nefastos y deshumanizando profundamente la coexistencia social. La incertidumbre radica en cómo habremos de asumirnos en este año que inicia, pero eso dependerá de cada ciudadano y la actitud podría situarse en dos extremos que se explicitan en dos proverbios mexicanos: No hay mal que dure cien años, ni pendejo que los aguante, y ese otro que dice. El que es güey hasta la coyunda lame. ¿Por cuál camino andaremos?

Como cada inicio de año esta columna consultó al I Ching (milenario y sapiencial libro chino) respecto a qué recomendación o consejo puede encontrarse en alguno de sus 64 sabios y metafóricos hexagramas para las vicisitudes sociales de la mayoría de los agobiados mexicanos. La consulta se efectuó el pasado 6 de enero, se tiraron los dados y el azar determinó el hexagrama 34 titulado “El poder de lo grande”, que fue la respuesta a la pregunta sobre cuál será la mejor actitud de la ciudadanía frente a la problemática política del país.

El I Ching manifestó que la combinación de movimiento y fuerza es lo que da sentido al poder de lo grande y que este año será el tiempo adecuado para un formidable ascenso de valores internos, aunque advierte que la utilización del propio poder no debe alejarse nunca de lo honesto.

También resulta de suma importancia entender cuál es el momento más conveniente para actuar, por lo tanto nada práctico sería adelantarse, como incorrecto lo sería el actuar con retraso; por lo tanto es propicia la perseverancia pues la insistencia en la observación y el análisis de la cambiante realidad social habrá de propiciar la caracterización del momento preciso para la acción ciudadana organizada y consciente.

También recomienda el I Ching precaverse contra la prepotencia (más o menos común en el momento de algunos logros), se debe tener claro que sólo se podrá acceder a los objetivos previstos con acciones rectas y justas. El milenario libro concluye diciendo a nuestra consulta que si la ciudadanía comprende que grandeza y justicia deben ir siempre unidas, entonces podrá comprenderse el sentido de todo el acontecer universal, es decir la política internacional, lo ecológico, lo metafísico y todo lo demás que interacciona y determina infinidad de situaciones sociales o subjetivas. Cada ciudadano es mucho más de lo que suponen los políticos nefastos e incluso mucho más de lo que el propio ciudadano puede pensar de sí mismo. Simplemente hay que intentarlo, simplemente habrá que atreverse.

Magnífica resultó la reinauguración (celebrada ayer jueves) de la “Retrospectiva 1985-2015” del pintor Jesús Calvillo organizada por el Colectivo de Colectivos a través de la llamada “Comisión Mixta” (tres representantes de la Secult y tres representantes de los colectivos), la muestra permanecerá hasta el fin de este mes en Centro cultural Mariano Jiménez de la calle de 5 de Mayo 610 en el Centro Histórico. Se trata de comenzar a recuperar a artistas locales o independientes que por diversas razones han sido ignorados por la burocracia cultural del Estado, lo mismo se espera que para muchos jóvenes talentos que deberían ser impulsados con todo tipo de apoyos el Colectivo de Colectivos sea una opción; todos los interesados pueden ponerse en contacto con el Colectivo “Es hora de hacernos agua” o con el grupo de teatro y yíteres Camaleón, de diez a catorce horas en 5 de Mayo 610.

Los académicos y los artistas integrantes del Colectivo de Colectivos, quienes lograron impedir que la Secretaría de Cultura desapareciera el pasado 2015 el Centro Cultural Mariano Jiménez y que (pese a todo) ya llevan más de un año coordinando las actividades del mismo, sólo están a la espera de acordar con la nueva Secult las  actuales condiciones de funcionamiento para dicho centro (la reubicación de los empleados de la Secult que sólo se dedican a boicotear las actividades de los colectivos, el mantenimiento del inmueble, etcétera) y todas las acciones que propicien la participación directa de ciudadanos en las actividades del Centro Cultural recuperado. Se trata de consolidar un espacio independiente sin renunciar a la vinculación con todo tipo de instituciones y personajes.

El próximo jueves 14 de enero a las ocho de la noche se presentará en la Casa de la Cultura (de avenida Carranza) el último libro escrito por Miguel Donoso Pareja (1933-2015), editado en esta ciudad por la editorial Trébol. Se trata de La realidad es lo increíble, un libro de cuentos que será comentado por César Yáñez, Alfredo Contreras y quien esto escribe.

Del poeta francés Charles Baudelaire (1821-1867) va el fragmento de un poema publicado en su libro Las flores del mal (1857) titulado Letanías de Satán: (…) ¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria!// Tú, cuya larga mano al sonámbulo errante/ al borde de las casas los abismos ocultas./ ¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria!/ Tú, q ue mágicamente, los viejos huesos sanas/ al ebrio rezagado que los caballos pisan./ ¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria!// Tú que a mezclar enseñas azufre con salitre,/ para darle consuelo al doliente hombre frágil./ ¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria.// Tú que pones tu marca, oh cómplice sutil en la frente del vil y el despiadado.// ¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria!// Bastón del exiliado, luz de los inventores,/ confesor del ahorcado y del conspirador.// Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria!/ Padre adoptivo de esos que en su cólera negra/ Dios padre del Edén Terrenal ha expulsado./ ¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria! (…)