Arzobispado enviarán al Vaticano expediente del cura Noé Trujillo
5 abril, 2017
¡Gallarbots al rescate!
5 abril, 2017

Prensa libre

Israel López Monsivais

Rodolfo Walsh, periodista fundador del nuevo periodismo latinoamericano y de la agencia noticiosa cubana Prensa Latina junto a García Márquez. El 25 de marzo se cumplieron cuatro décadas de su muerte. Walsh fue ejecutado cuando distribuía la Carta Abierta a la Junta Militar, responsable de la dictadura que asesinaba y desaparecía personas en Argentina.

El Gabo califico la carta –investigación de los procedimientos de la dictadura– como obra maestra del periodismo libre. El periodista argentino publicó en 1958 Operación masacre, novela testimonial sin ficción que nació al escuchar en un bar la frase: “hay un fusilado que vive”. Rodolfo Walsh es la conciencia del periodismo libre en América Latina.

Mas no se trata tan sólo de los asesinatos periodísticos en las dictaduras latinoamericanas. Justo es decir que en México (país supuestamente democrático) ejercer el periodismo crítico es de alto riesgo. Históricamente los gobiernos mexicanos han sido un aparato represor que desinforma, censura y en últimas fechas no garantiza seguridad a los periodistas.

Como si fuera poco, cada 22 horas se registra en promedio una agresión a la prensa, así lo reportó Artículo 19. En concreto, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se incrementaron los ataques a periodistas. Las autoridades mexicanas primero critican a otros países latinoamericanos en sus debilidades democráticas antes de reconocer las propias.

Deseo, en este contexto, subrayar el informe Latinobarómetro 2016, donde se indica que sólo 22 por ciento de los medios de comunicación realizan su trabajo con independencia en México. Los ciudadanos perciben a la mayoría de los comunicadores como oficialistas. Pertinente es recordar que fue el duopolio televisivo el que apoyó al telepresidente.

Registrado esto, ahora hablaré de la protesta que realizaron periodistas, fotorreporteros y articulistas potosinos el pasado 2 de abril exigiendo que termine la violencia en el país. Acudiendo a la convocatoria de Julio Hernández López, director de La Jornada San Luis y autor de la columna Astillero. En el acto se recordó a Miroslava Breach, periodista ejecutada el 23 de marzo al salir de su hogar.

La corresponsal de La Jornada en Chihuahua fue asesinada por comunicarle a la ciudadanía los actos de corrupción de la clase política y sus vínculos con los narcotraficantes (gobernantes paraestatales en la región). Preocupante la normalización de la violencia e ingobernabilidad de las entidades. Gravísima la indiferencia del titular del Ejecutivo federal.

Se me figura, así de momento, que el panorama en San Luis Potosí es de contrastes. Por un lado, están los periodistas y articulistas críticos. Y, en una zona de confort se localiza la prensa oficialista. Platicando y escuchando a los asistentes a la protesta siento un clima autoritario del gobierno local encabezado por Ricardo Gallardo Juárez.

Los ataques autoritarios de Gallardo Juárez a la prensa potosina ya los hemos registrado en este espacio. Por eso señalo que es momento de identificar y denunciar los portales pro gallardismo que están operando en las redes sociales desvirtuando el periodismo al desinformar y atacar. Queda definido que los periodistas potosinos deben unirse para su protección.

El periodismo debe ser libre, crítico, y actuar como un contrapeso en las democracias. Veamos en la figura histórica de Rodolfo Walsh y en los trabajos de Miroslava Breach la ética y acción periodística que nos guíe en tiempos difíciles. Justicia, respeto y seguridad para reporteros, fotorreporteros, comunicadores y articulistas.

@francotiradort1

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.