Revisan condiciones de seguridad en mercados municipales de SLP capital
16 julio, 2018
La presa de Santos y las otras juventudes potosinas
17 julio, 2018
  • Llega R.M. Salinas de Gortari
  • Dedicatorias a Meade
  • ¿Mensaje de Manelich?

Julio Hernández López

Ya sin gran cosa que cuidar en términos electorales inmediatos, hundidos como nunca, los priistas ven llegar una peculiar heráldica a sus dos máximas posiciones de dirección: a la presidencia del partido, Salinas de Gortari, como segundo apellido compuesto de Claudia, la hija del asesinado José Francisco Ruiz Massieu (quien fue esposo de Adriana, hermana de Carlos, el expresidente de la República); a la secretaría general, Moreira, el primer apellido de Rubén, exgobernador de Coahuila que a su vez sucedió, con un interino escenográfico de por medio, a su hermano Humberto, ambos abundantemente mencionados en escándalos en el ejercicio del mando de aquella entidad norteña.

Ambiente funerario en el que alguna vez fue motejado como “el partidazo”, la máquina electoral aplanadora, el rey de los “carros completos”. Se va René Juárez Cisneros (quien a su vez había relevado a Enrique Ochoa Reza) y deja como presunto legado un responso en el que, a destiempo, obviamente, critica la antidemocracia del Revolucionario Institucional, la falta de respeto a la militancia y, por si todo lo anterior no pareciera llevar dedicatoria a José Antonio Meade Kuribreña y flota tecnocrática que le acompañó en esta aventura electoral catastrófica, el exgobernador de Guerrero apuntó, queriendo hacer gala de ingenio verbal durante la misa partidista de cuerpo presente, que “cuando nos cerramos no entendimos los cambios de la sociedad, la sociedad se abrió y nosotros nos cerramos; hoy nos abrimos a destiempo”.

El propio discurso “crítico” del dinosáurico René Juárez tiene como marco de referencia el destiempo. Reprocha lo que él mismo no pudo hacer y lanza retos y proclamas aunque él ya se marcha a una curul y a la posibilidad de ser el coordinador de la más raquítica e impotente bancada del tricolor en una cámara federal de diputados.

La toma de control del grupo salinista, con la sobrina Claudia como frágil encargada del fideicomiso de liquidación, pretende resanar el viejo aparato priista y, acaso cambiando de nombre y etiquetas, intentar la constitución de un polo de resistencia al paso hasta ahora avasallador del lopezobradorismo. Tarea muy difícil de alcanzar, a como van las cosas, aunque en círculos de poder electoralmente derrotado se propaga la versión de que el tabasqueño irá enfrentando tantos problemas, derivados de la crisis heredada, que poco a poco podría ir de regreso al priismo, o como se llame para entonces, una buena porción de las voluntades ahora adversas.

Una primera resistencia creciente se está dando en el terreno de los recortes a salarios y prestaciones en poderes distintos al ejecutivo. La propuesta de austeridad que ha hecho López Obrador, al igual que otros planes de reordenamientos y reasignaciones, están generando incertidumbre y rechazo, lo cual es natural, entre empleados de confianza e incluso personal de base.

A la cabeza de esa resistencia se ha colocado el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como ya se dio cuenta en la anterior entrega de esta columna, pero este lunes se ha sumado el consejero del Instituto Nacional Electoral, Ciro Murayama, quien ha señalado que no se pueden reducir las formas de ingreso económico del personal de carrera en el servicio electoral.

El actual ocupante de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, ofrece resistencia al juicio de la historia y desde hoy proclama, como si fuera candidato de oposición, que los resultados en materia de seguridad pública “aún están lejos de ser satisfactorios”. Aunque, asegura, esa falla no se debe a la falta de compromiso de la policía federal, que cumplió ayer noventa años de fundada. Por cierto, peculiar el llamado del comisionado de esa policía, Manelich Castilla (herencia de Osorio Chong), en el sentido de que “antes de implementar estrategias se revisen procesos y personas. Experiencia y honorabilidad deben encabezar las áreas de seguridad” (https://goo.gl/NtfjTD ). ¿Mensaje de Manelich contra quién o quiénes?

El lector Ricardo G. Parra comenta: “Recordamos que en el tiempo del Presidente Luis Echeverría, el propio mandatario hizo suya en su campaña la idea de cambiar de ciudad las secretarías del gobierno federal, aunque después cambió de parecer y retiró la propuesta por los altos costos, económicos y sociales, que dicha tarea implicaba.

El verdadero problema de funcionalidad en el Gobierno es el centralismo; todas las atribuciones importantes están  concentradas ahora en la capital del país y, por lo visto, un cambio de domicilio no resolverá nada por sí solo, sino podría complicar más las cosas, porque desde los estados del norte o del sur, tal vez algunas secretarías ahora quedarán más retiradas, y el viaje de los ciudadanos que tramitan será más largo y costoso.  Como ejemplo, la Secretaría de Agricultura se propone ubicarla en Ciudad Obregón, Sonora, de tal suerte, a los agricultores chiapanecos, oaxaqueños, campechanos y otros les quedará más retirado y costoso”.

Astillas: Los diálogos para la pacificación no contarán con la participación del papa Francisco, como lo había anunciado Loretta Ortiz, asesora en materia de derechos humanos de la virtual presidencia lopezobradorista. Greg Burke, portavoz del papa, dijo en El Vaticano:  “La noticia de que el Santo Padre participará en la conferencia carece de todo fundamento”… Por cierto, el futuro vocero de la Presidencia de la República será Jesús Ramírez Cuevas, “periodista, documentalista y escritor”, según su propia descripción en Twitter. Ramírez Cuevas participó, con buenos resultados, en debates en medios electrónicos con representantes de otros candidatos… Y, mientras se reabre la polémica respecto a la construcción del nuevo aeropuerto federal de la capital del país, luego que Javier Jiménez Espriú, propuesto para dirigir la secretaría de comunicaciones y transportes, informara que el asunto se someterá a una consulta popular, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.